China está ganando la guerra de las divisas digitales a Estados Unidos.

China ya está años, miles de millones de dólares y (al menos) cientos de ingenieros por delante de Estados Unidos en sus esfuerzos

He aquí una pregunta: Eres de China. Sabes que en las próximas dos décadas los pagos se trasladarán continuamente al ámbito digital. Con la ambición de convertir el renminbi en la moneda de reserva del mundo, y con una estrategia de vigilancia de tus ciudadanos y del resto del mundo, ¿qué harías entonces?

La respuesta es clara: intentar crear la plataforma global dominante para el dinero digital.

Esta es más que una pregunta ociosa. China ha anunciado el desarrollo de su moneda digital nacional, el Pago Electrónico de Moneda Digital. El objetivo del DCEP es ampliar el alcance internacional del renminbi y sustituir al dólar estadounidense como moneda mundial de facto. Esto va de la mano con el mandato del presidente Xi Jingping de “acelerar el desarrollo de la tecnología blockchain en el país”.

China ya está años, miles de millones de dólares y (al menos) cientos de ingenieros por delante de Estados Unidos en sus esfuerzos. Y las implicaciones de que China logre convertir su versión de dinero digital en el estándar para las transacciones a nivel mundial son -como se puede imaginar- preocupantes. Con el control de esa infraestructura, China tendría visibilidad de los flujos comerciales mucho más allá de sus fronteras, así como una herramienta sin precedentes para controlar las actividades de los individuos dondequiera que estén.

Los pensadores de la tecnología y las finanzas hablan mucho de los méritos de la moneda digital: auto-soberanía, libertad financiera, etc. Yo creo -y apoyo- todo eso. Pero la realidad es que la tecnología blockchain también puede utilizarse para todo lo contrario: Si quieres ver a dónde va todo el dinero y si quieres tener más control sobre las transacciones financieras de la gente, entonces blockchain es una fuerte opción de infraestructura. Todas las transacciones pueden almacenarse en un libro de contabilidad visible públicamente; piénsalo como una base de datos, que el gobierno chino puede utilizar para crear aplicaciones para controlar a sus ciudadanos (y, lo que es aún más preocupante, a los ciudadanos de todo el mundo).

Puede que le parezca una exageración, pero ya estamos en ello. Piensa en tu día a día: La mayoría de los pagos ya son digitales. En China, la mayoría de las transacciones no implican dinero físico.

Se necesita muy poca imaginación para ver cómo China podría pasar del renminbi al DCEP. La infraestructura es diferente: el DCEP utiliza una infraestructura basada en una cadena de bloques y un libro de contabilidad distribuido. Pero técnicamente el cambio es muy factible. El banco central actuará como emisor y prestamista, y los socios bancarios serán los mismos. El gobierno puede acelerar las cosas exigiendo que los ciudadanos chinos paguen cualquier impuesto en DCEP. Es probable que el consumidor final ni siquiera note la diferencia.

Si alguno de los sistemas de pago que utiliza a diario pasara de denominar sus cuentas en dólares estadounidenses a una “moneda digital del banco central” o “dólar digital”, ¿lo sabría? ¿Le importaría? Si estás leyendo esto, probablemente estés en sintonía para estar atento a ese cambio, pero… piensa en tu primo. En tu abuela.

Pienso que la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China tiene fases: 1. infraestructura física (carreteras y puertos), 2. infraestructura de telecomunicaciones (5G), 3. infraestructura financiera y dinero digital (DCEP) y 4. espacio (llegaremos a eso en un futuro artículo de opinión).

Si estás conmigo hasta ahora, crees que el futuro tendrá más pagos digitales que físicos; crees que China quiere que el renminbi sea la moneda de reserva del mundo; crees que el DCEP es parte de su plan para conseguirlo; y crees que el DCEP es parte de su Iniciativa Belt and Road. El siguiente paso es creer que no sólo China intentará conseguir la adopción internacional del DCEP, sino que también ayudará a otros países a construir su infraestructura de moneda digital.

Empecemos por la adopción internacional del DCEP. Esta parte es fácil. Sólo hay tres certezas en la vida: la muerte, los impuestos y comprar cosas de China. China puede exigir que cualquier socio comercial de las empresas chinas realice las transacciones en DCEP. Si quieres productos de China, los compras con DCEP. Q.E.D.

Además, en las dos últimas décadas China ha establecido una presencia en el hardware de telecomunicaciones utilizado en África y otros lugares, una ventaja que puede utilizar para impulsar la adopción del DCEP. Por ejemplo, al menos el 64% de los smartphones que se venden en África se fabrican en China, y los nuevos teléfonos, como el Mate 40 de Huawei, vienen con un monedero DCEP.

Reconozco que el renminbi no es el candidato ideal a moneda de reserva mundial. En resumen, los activos están diseñados para atender a la economía china doméstica y no a la global. Estas características podrían impedir la adopción masiva del DCEP. Además, sólo alrededor del 2% de todas las reservas de divisas se mantienen en renminbi. Y el volumen de transacciones en renminbi es igualmente pequeño.

Pero el cambio transformador hacia los pagos digitales que se está produciendo en todo el mundo ofrece a China una poderosa oportunidad de hacerse con una cuota de mercado. La adopción de divisas tiene efectos de red que hasta ahora han ido en contra de China y a favor de Estados Unidos: por lo general, uno quiere utilizar la misma moneda que sus socios económicos. Pero con este nuevo capítulo, China podría desplegar sus relaciones globales para ganar rápidamente velocidad para el DCEP y poner en desventaja a EE.UU., que ha sido más lento en el camino.

Esto se vuelve más aterrador cuando se piensa en todos los países con líderes a los que les encantaría tener más control financiero sobre sus ciudadanos. La Fundación de Derechos Humanos calcula que más de 4.000 millones de personas viven bajo regímenes autoritarios. Todos sus dirigentes (presumiblemente) quieren una infraestructura de pago con “monedas de vigilancia” que permita al gobierno conocer todas las transacciones y a las personas que las realizan. Y, por suerte para ellos, a China le encantaría ayudarles a construirla y desplegarla.

Antes de que pienses que esto es ciencia ficción, debes saber que ya está ocurriendo. Se informó en 2018 que el presidente venezolano Nicolás Maduro orquestó la participación de la empresa de telecomunicaciones china ZTE en el desarrollo de los “carnés de la patria.” Los carnés de la patria -que en la práctica se están imponiendo a los venezolanos- son necesarios para pagar un número cada vez mayor de compras y rastrear actividades como el voto. China ha construido una infraestructura de Internet y telecomunicaciones en África y otros lugares que ha ampliado sus propias capacidades de vigilancia y las de otros gobiernos. En resumen, China está ayudando a crear un sistema de crédito social y un estado de vigilancia.

Entonces, ¿qué debe hacer Estados Unidos?

China va muy por delante. Pero no se parte de cero. Después de todo, el dólar es la moneda de reserva mundial. Además, el talento que se necesita para ganar es evidente. Este talento ya está trabajando en proyectos que podrían ayudar a garantizar que el dólar estadounidense siga siendo la moneda de reserva en este mundo cada vez más digital.

El gobierno de EE.UU. debería lanzar una solicitud de propuestas para una solución para un dólar digital distribuido y una red de pagos. Esta solicitud de propuestas debería incluir requisitos como la preparación técnica, la seguridad, los planes de adopción y alcance de los usuarios, el potencial de la plataforma, la interoperabilidad y la apertura de los desarrolladores.

Aunque China tiene la ventaja de que los líderes autoritarios probablemente compartirían sus bases de usuarios, Estados Unidos tiene empresas de tecnología de plataformas con bases de usuarios que rivalizan con las suyas en tamaño. Si Estados Unidos quiere armar una base de tamaño similar con dólares digitales, puede hacerlo. (Imagínate lo fácil que podría haber activado a más de 150 millones de usuarios distribuyendo cheques digitales de estímulo utilizando esa tecnología de moneda digital).

En el mejor de los casos, en lo que respecta al dinero digital, China está jugando al Go y Estados Unidos a las damas: China lleva mucha ventaja. Pero Estados Unidos es el que lleva la delantera, y cuenta con un gran talento técnico, empresas y proyectos capaces y dispuestos a ayudar, así como una moneda con un poderoso efecto de red.

La partida aún no ha terminado.


Morgan Beller (@beller) es socio general de VC firm NFX y cofundadora del sistema de pago Libra. También fue jefa de estrategia de Novi, el monedero digital de Facebook para Libra. Beller dirigió el desarrollo corporativo de Medium y trabajó en el equipo de acuerdos de Andreessen Horowitz.



HyperNoir.

Post Anterior

Las ventas del servicio de atención telefónica de Amazon aumentaron un 150% en 2020

Siguiente Post

¿Qué hace Nadella?

Posts Relacionados