Coleccionables, criptomonedas y la monetización de las influencias

Aunque las NFT existen desde hace años, en las últimas semanas se ha producido una explosión de interés y se han invertido cientos de millones de dólares en estos activos.

La mayor historia del último mes en el mundo de las criptomonedas ha sido el rápido ascenso de los tokens no fungibles. Para los no iniciados, los NFT son básicamente “obras de arte” o “tarjetas” únicas que se ponen en la cadena de bloques y se subastan a coleccionistas o especuladores.

Aunque las NFT existen desde hace años, en las últimas semanas se ha producido una explosión de interés y se han invertido cientos de millones de dólares en estos activos. Mucha gente habla sin parar de cómo las NFT representan el futuro del mercado del arte y desencadenarán un florecimiento de la creatividad y nuevas formas de valor, etc.


El Takeaway

La explosión del interés por las NFT refleja el impacto de la tecnología en la forma en que valoramos los activos, incluida la influencia de los líderes del culto en las inversiones. Las NFT no son arte, pero los buenos inversores deberían tomarlas en serio.

Yo soy un poco menos optimista. Para mí está bastante claro que la explosión de las NFT es un reflejo del impacto de la tecnología en cómo valoramos los activos, y ofrece un claro ejemplo de cómo la gente está respondiendo racionalmente a las nuevas realidades e incentivos del tecnocapitalismo de 2021.

Cada vez más, los inversores minoristas están empezando a comportarse de formas que podrían parecer descabelladas desde el punto de vista del antiguo pensamiento económico, pero que tienen mucho sentido dadas las nuevas realidades del tecnocapitalismo moderno. La moda de la NFT es sólo el último ejemplo.

Para entender lo que está sucediendo y las implicaciones para el futuro de la inversión y la economía en general, ofreceré algunas ideas sobre cómo considerar estos mercados como inversor.

Cómo la tecnología está cambiando la forma de valorar los activos

La tecnología moderna, en general, e Internet, en particular, están afectando a la valoración de los activos de dos maneras fundamentales.

La primera es que Internet aumenta drásticamente la liquidez de los activos históricamente ilíquidos, lo que aumenta su valor y disminuye el valor relativo del pequeño número de activos altamente líquidos.

La segunda es que Internet crea una asimetría económica históricamente inédita. Esto se debe a que, cuando las cosas se vuelven exitosas o populares, pueden crecer mucho más rápido de lo que podían hacerlo antes. Esto cambia radicalmente la forma en que mucha gente piensa en la asignación inteligente de carteras. Se crea un sesgo hacia la inversión en cosas de alto riesgo que pueden ir en parábola en lugar de activos que crecen de forma segura y consistente.

Las implicaciones del cambio en la liquidez son claras.

Históricamente, sólo había un pequeño número de divisas, acciones y otros activos mundiales de gran liquidez con los que se podía pedir un préstamo o negociar rápidamente cuando fuera necesario. Todo lo demás -desde las tarjetas de béisbol hasta los bienes inmuebles- eran activos reales, pero se pagaba una fuerte penalización de liquidez por poseerlos, ya que era difícil encontrar compradores en un momento dado.

En los últimos 20 años, Internet ha creado más liquidez para estos activos históricamente ilíquidos. En un mundo en el que se puede llegar a todo el mundo en un instante y de forma gratuita, resulta mucho más fácil construir un mercado o llegar a un grupo de vendedores en un momento dado para cualquier cosa que se posea. Esta simple realidad, que plataformas como eBay empezaron a expresar hace décadas, se ha hecho más evidente con el auge de todo, desde GOAT, Farfetch y Net-a-Porter hasta el más amplio ecosistema de las criptomonedas.

Lo que esto significa es que la tecnología, de repente, elimina la penalización que solía existir por invertir en activos ilíquidos, haciendo que la inversión en coleccionables y NFTs sea racional incluso a escala.

Puede que no sea obvio cómo la liberación del límite superior del éxito mejora el impacto de la tecnología en la gestión racional de la cartera, pero es importante entenderlo.

Perdonen la analogía del juego: Imaginemos que podemos obtener un pequeño pero garantizado rendimiento de nuestro dinero o que podemos ir a la ruleta y ganar 100 veces nuestro dinero. Ahora imaginemos que el impacto de la tecnología sobre el tamaño de las empresas y la rapidez con la que pueden escalar ha amplificado esa ganancia en la ruleta en cien o incluso mil veces.

Mientras que antes la rentabilidad garantizada podría haber sido la opción racional, si el techo de tus ganancias aumenta mucho, entonces se vuelve racional jugar sistemáticamente a la ruleta.

Especialmente teniendo en cuenta el entorno de bajos tipos de interés en el que vivimos y los disparatados niveles de desigualdad a los que nos enfrentamos, es perfectamente racional que la gente construya una cartera de apuestas basada en un máximo teórico de ganancias, en lugar de invertir prudentemente en buenas empresas de alta certeza.

Históricamente, la búsqueda de una asimetría extrema en las oportunidades de inversión se limitaba a los inversores de capital riesgo, a los gestores de fondos de cobertura que utilizan derivados esotéricos y al mercado del arte, que, seamos sinceros, está compuesto básicamente por los mismos tipos de fondos de cobertura y de capital riesgo. Esto ya no es así.

El resultado es que la tecnología hace que la inversión en activos extraños o de nicho sea más atractiva y que la gestión racional de la cartera se oriente hacia el juego del derby de home-run en lugar de los singles.

El capitalismo de culto y la monetización de la influencia

Debería ser obvio, por extensión, por qué el mercado de los coleccionables en general y las criptomonedas en particular encajan en esta narrativa. Estos activos se benefician directamente de la tendencia al aumento de la liquidez y tienen toneladas de la ventaja asimétrica de los comodines que buscan los tecnocapitalistas.

Sin embargo, nos enfrentamos a otra realidad cultural muy importante hoy en día que realmente está haciendo que el 2021 sea el momento para las NFT: el aumento y el reconocimiento del poder de los cultos digitales y los líderes de los cultos.

En los últimos meses hemos visto repetidamente la capacidad de los cultos y los memes para crear distorsiones económicas masivas.

El incidente de GameStop elevó a Keith Gill a la categoría de líder de un culto y demostró cómo el seguimiento de una comunidad podía crear un evento económico masivo (cuyo impacto persiste hasta hoy, con GameStop cotizando a 20 veces su valor anterior).

El enfoque de Elon Musk en Dogecoin a raíz de GameStop puso un punto más intencional en el mismo tema. Musk, que es claramente uno de los mayores líderes de culto de nuestro tiempo, fue capaz de señalar de forma críptica y divertida a sus discípulos que compraran la criptodivisa.

Musk básicamente pagó a sus seguidores más fervientes por simplemente hacer lo que él les dijo, con la expectativa de que muchos más en la multitud seguirían su llamada y el impulso de comercio que se iniciaría.

La cuestión es que los cultos digitales que deciden colectivamente seguir una sola voz son cada vez más conscientes de que pueden generar de forma independiente ventajas económicas para ellos mismos si se dirigen a un activo específico y se hacen cargo de la narrativa.

Sin embargo, el problema para la mayoría de los líderes de las sectas y los cultos es que hay que ser realmente poderoso (o afortunado) para utilizar las acciones de una empresa pública o incluso un gran proyecto de criptografía como activo fundamental para coordinarse. Cosas como esas son demasiado grandes y demasiado líquidas en general para que un grupo las afecte.

Dicho esto, un determinado objeto de colección o una NFT digital o un grupo de NFT generados o bendecidos por un líder del culto es un activo mucho más accesible para que un grupo de personas se coordine en torno a él, impulsando el precio hacia arriba, hacia abajo o de la forma que necesiten para hacer dinero.

Como resultado, la mejor manera de entender lo que está pasando con las cripto NFT es que un grupo de líderes o gente notable se ha dado cuenta de que ellos también pueden jugar una versión a pequeña escala del juego que Musk jugó magistralmente con Dogecoin (y que muchos han jugado con diferentes activos antes que él).

Las NFT representan la forma más sencilla de crear un artículo al que una persona influyente pueda dotar de valor a través de su influencia y alcance, y del que sus seguidores puedan, en teoría, sacar provecho.

La dinámica de garantizar la influencia en forma de fichas con las que la gente puede comerciar es una forma de recompensar a los seguidores más fervientes de las personas influyentes y de incentivar a esos seguidores para que amplíen el culto por ellos.

Mientras el capital social del influencer siga apreciándose, todos ganan. Pero, por supuesto, hay mil maneras de que el culto se desmorone, destruyendo masivamente su valor.

Sugerencias sobre cómo actuar como inversor en estos mercados

Como inversor en 2021, ignorar la realidad de cómo la tecnología está cambiando la inversión sería un gran error. La combinación de una mayor liquidez, el aumento de las ventajas para los ganadores y el auge del capitalismo de culto son fenómenos nuevos, importantes y extraños.

He aquí algunos principios a tener en cuenta:

1. Este ecosistema va a ser demasiado grande como para permitir elegir acciones o activos individuales para comprar como generalista.

Recuerdo que hace mucho tiempo mi padre, que era banquero de inversión de carrera, hablaba de cómo el viejo Wall Street se mostraba incrédulo ante la posibilidad de tener más de unos cientos de acciones. Habría demasiadas cosas que seguir. Incluso como inversor en las primeras etapas de Silicon Valley, acostumbrado a seguir cientos de nuevas empresas, este nuevo mundo de las NFT es imposiblemente grande y complicado de pensar.  Por supuesto, cuando se deja que todo el mundo acuñe activos, ¿cómo podría alguien llevar un rastreo?

A no ser que conozcas algo en profundidad desde el punto de vista de la comunidad, la idea de elegir inversiones individuales que cuestan cientos o algunos miles de dólares cada vez es imposible. Del mismo modo, dado que cada activo es único y de valor relativamente bajo, todo el mundo de la NFT es bastante resistente estructuralmente al capital institucional, ya que es difícil poner millones de dólares a trabajar de forma sensata. Está sesgado hacia los inversores minoristas individuales, lo que forma parte de su atractivo fundamental y es la razón por la que funciona.

2. Puedes hacerlo bien si eliges el culto adecuado al que unirte.

Aunque no creo que tú, como persona ajena, puedas elegir activos individuales en los que invertir con éxito, en teoría podrías elegir el culto adecuado al que unirte y el líder del culto al que seguir y luego simplemente indexar lo que haga esa persona o grupo.

Si vas a seguir este enfoque, la clave es encontrar una comunidad en la que puedas ser auténtico y un líder en el que puedas confiar a largo plazo para hacer crecer su audiencia y crear NFTs sin sobreproducirlas. Efectivamente, estás eligiendo un banquero central, así que elige sabiamente.

3. Las NFT son especialmente buenas para crear una ventaja asimétrica porque representan una triple apuesta.

Invertir en cripto NFTs, incluso más allá de los coleccionables tradicionales, representa una interesante forma de triple apuesta: primero, el activo digital único en sí mismo; segundo, una unidad de una colección de activos digitales similares; y tercero, una unidad del trabajo de un creador único. Esto significa, efectivamente, que hay tres caminos diferentes hacia la subida de precios: la obra de arte, la colección o el creador pueden alcanzar la popularidad por cualquier motivo.

4. Considera la posibilidad de invertir en fondos para NFT o coleccionables, así como en la infraestructura que permite este ecosistema.

Lo que estoy esperando es una plataforma -como los sindicatos de AngelList- en la blockchain para fondos de NFT gestionados por particulares. La gente podría enviar valor (en forma de bitcoin, éter, lo que sea) a una dirección para invertir. El controlador de la dirección podría utilizar esos tokens para comprar NFT. Los inversores podrían auditar fácilmente lo que se comprara y participar en las ganancias de cualquier venta de NFT.

Yo invertiría con gusto en fondos como estos (u otros vehículos similares que pagaran a un creador de gustos culturalmente afinados para adquirir y comerciar NFTs para mí).

También hay mucho dinero que hacer en la infraestructura que ayuda a que el mundo de las NFT sea cada vez más líquido, crea una ventaja cada vez más asimétrica para los inversores que la buscan y permite que los cultos digitales se fortalezcan.

Conclusiones

Estamos viviendo un periodo muy extraño de la historia de la humanidad. Nuestra infraestructura de comunicaciones humanas ha cambiado profundamente en cuestión de pocos años y, en gran medida como resultado de este cambio, la sociedad está sufriendo graves trastornos.

Este trastorno se extiende, sin duda, a la forma en que pensamos en el valor y en cómo comerciamos entre nosotros.

En un mundo con un crecimiento estructural relativamente bajo y una desigualdad creciente, no debería sorprender la idea de que los cultos evolucionen para jugar a “disparar a la luna” con activos digitales esotéricos.

Las NFT no tienen que ver con el arte. Tampoco son una nueva forma loca de desbloquear un nuevo ecosistema masivo. Son una forma de monetizar la influencia y crear productos de inversión que se ajustan a las nuevas realidades en torno a la liquidez y los incentivos.

Los buenos inversores deberían tomárselos en serio aunque a primera vista parezcan bastante tontos o escandalosos.


Previous Post

Cinco empresas de software empresarial a punto de salir a bolsa

Next Post

La última financiación de Instacart apunta a un debut público con un precio elevado

Related Posts