Dentro del próspero sector tecnológico de Ucrania

Las empresas tecnológicas ucranianas han ganado miles de millones. Pero como la mayoría de los ejecutivos no pueden reunirse con clientes extranjeros, los buenos tiempos pueden no durar.
Dentro del próspero sector tecnológico de Ucrania
Ilustración de Gluekit

LVIV, Ucrania – Los problemas no terminan nunca para Yuriy Adamchuk, un ejecutivo ucraniano que pasa la mayor parte de sus horas de vigilia convenciendo a 3.000 programadores de software para que entreguen los proyectos a tiempo, a pesar de los obstáculos y los horrores ocasionales de la guerra y de una serie interminable de interrupciones.

Sentado en su despacho, empieza a elaborar, y luego es interrumpido. Los sonidos de las sirenas antiaéreas llenan las calles de esta histórica y elegante ciudad y se oye una voz automatizada, procedente de altavoces en todas las direcciones, que insta a los ciudadanos a dirigirse al refugio antibombas más cercano.

El Sr. Adamchuk, director de operaciones de Avenga, una empresa de desarrollo de software con sede en Lviv, de 43 años, no se muestra preocupado. Se resigna a evacuar el edificio y se levanta, con una camisa Lacoste turquesa y la sonrisa de mala gana de un hombre cansado del mundo.

“En cierto modo acaba con tu productividad”, dice, recogiendo algunas pertenencias y dirigiéndose a la planta baja junto con un puñado de otros empleados. “Al principio, ocurría dos veces al día”.

A pesar de esto y de muchas intrusiones realmente aterradoras, el sector tecnológico está prosperando en Ucrania, una rara noticia optimista en una nación con profundas dificultades económicas. Mediante interrupciones de la cadena de suministro, bloqueos de puertos e incluso robos, Rusia ha estrangulado la industria del grano y el comercio de metales, las mayores exportaciones de Ucrania. Según el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, se espera que la economía se contraiga un sorprendente 30% este año, lo que contribuirá a desencadenar la inflación mundial y aumentará los temores de recesión y pérdida de puestos de trabajo.

Pero no hay forma de asediar a los 200.000 ingenieros informáticos y escritores de código de este país, profesionales que sólo necesitan un ordenador portátil y una conexión a Internet para ganarse la vida. Las cifras del Banco Nacional de Ucrania muestran que, en los cinco primeros meses de este año, las empresas tecnológicas obtuvieron 3.100 millones de dólares de ingresos de miles de clientes, muchos de ellos de la lista Fortune 500, lo que supone un salto respecto a los 2.500 millones de dólares del año anterior.

En lugar de estar exultantes, los ejecutivos y los trabajadores de la tecnología entrevistados aquí parecían ansiosos por la inminente caída, y preocupados porque tenían pocos recursos para detenerla. Un problema práctico: los hombres ucranianos de entre 18 y 60 años tienen prohibido salir del país. Esto ha puesto fin a casi todas las relaciones de cortesía que forman parte del mantenimiento de los clientes y a las interacciones cara a cara que son prácticamente necesarias para conseguir nuevos negocios.

Los clientes, desde Silicon Valley hasta Seúl, han ofrecido montones de ardientes afirmaciones del tipo “Estamos con Ucrania” durante las videollamadas, dicen los ejecutivos tecnológicos, y muchos parecen deseosos de apoyar y enriquecer al país. Lo que preocupa es que en algún momento, quizá pronto, este noble impulso choque con los imperativos no sentimentales de dirigir un negocio.

Un espacio de co-working en Promprylad, que acabará albergando a 150 empresas, entre ellas una docena de tecnológicas. Emile Ducke
Un espacio de co-working en Promprylad, que acabará albergando a 150 empresas, entre ellas una docena de tecnológicas. Emile Ducke

“Sólo hay un breve periodo de empatía por parte de los clientes”, dijo el Sr. Adamchuk antes de que sonaran las sirenas aquella tarde reciente. “Hay un periodo de empatía, y luego pasará. En ese momento la pregunta es: ¿puedes cumplir o no?”

La respuesta tiene ahora un peso enorme. “Estas empresas cobran en dólares y euros, y si no los tenemos, no podremos pagar la gasolina del ejército o los medicamentos, y nuestra moneda se depreciará y eso estimulará la inflación”, dijo Hlib Vyshlinsky, director del Centro de Estrategia Económica, un grupo de reflexión de Kiev. “La informática es crucial”.

A mediados de mayo, un grupo de empresas tecnológicas se reunió con Yulia Svyrydenko, ministra de Desarrollo Económico y Comercio, para pedir una exención que permitiera a los empresarios salir y volver a entrar en el país.

La ministra se mostró receptiva, según los asistentes a la reunión, pero aún no se ha tomado ninguna medida. Konstantin Vasyuk, director de la Asociación de Tecnologías de la Información de Ucrania, cree que sus miembros, y con ellos el resto de Ucrania, pronto empezarán a sufrir.

“Nos sustituirán por otros proveedores de informática”, predijo. “Ocurrirá gradualmente, en uno, dos o tres meses. Quizá cuatro. Pero ocurrirá”.

Dormir en la oficina

Conocida como “el granero del mundo”, Ucrania lleva mucho tiempo centrada en la ingeniería informática, que comenzó en la época soviética, cuando uno de los frentes de la Guerra Fría consistía en superar a Estados Unidos en los campos científicos. Desde la independencia en 1991, los padres y educadores han impulsado el inglés como lengua del comercio internacional.

Antes de la invasión de febrero, la administración del presidente Volodymyr Zelensky empezó a presentar Ucrania a los gobiernos e inversores de todo el mundo como si fuera un nuevo y brillante aparato. Creó el Ministerio de Transformación Digital, que hizo road shows para presentar el país como el destino de vanguardia donde los impuestos eran bajos, el papeleo era mínimo y el talento era abundante. Los emprendedores de la criptomoneda fueron llamados enérgicamente.

El ministerio afirma que el país alberga unas 5.000 empresas tecnológicas, que trabajan en el comercio electrónico, el desarrollo de juegos y aplicaciones, el software de criptodivisas y las actualizaciones web. Las tarifas por hora son entre un 10 y un 20 por ciento inferiores a las de sus rivales en lugares como Polonia, y los clientes van desde pequeñas operaciones que buscan asistencia externa hasta empresas como Microsoft, Google y Samsung.

Oleg Chernyak en la oficina de CHI Software en Lviv, adonde él y otros empleados acudieron tras huir de Jarkiv, la ciudad sede de la empresa. Emile Ducke para The New York Times
Oleg Chernyak en la oficina de CHI Software en Lviv, adonde él y otros empleados acudieron tras huir de Jarkiv, la ciudad sede de la empresa. Emile Ducke para The New York Times

Todas las empresas que tenían una sede en el este de Ucrania tienen su propia historia de cercanía. El día de la invasión, Oleg Chernyak, jefe de desarrollo empresarial de CHI Software en Jarkiv, recibió una llamada de un amigo militar que le pidió que llevara una pala y un hacha para ayudar a construir una fortificación en el norte de la ciudad. (“Soy un hombre de campamento”, explicó el Sr. Chernyak). Poco después de llegar, un piloto de un caza ruso lanzó bombas que cayeron a unos 300 pies de distancia.

“Estuvimos un tiempo tumbados boca abajo en el suelo”, recordó. “En ese momento me di cuenta de que tenía que sacar a mi familia de la ciudad”.

Llevó a su mujer y a su hijo a la frontera polaca, y ahora viven en Barcelona, España, junto con un bebé nacido hace unas semanas. Unos 470 empleados de CHI también abandonaron Kharkiv, a unos 600 kilómetros de Lviv, y se han instalado allí, junto con el Sr. Chernyak. Más de una docena acabaron viviendo durante semanas en la oficina de la empresa aquí, repartidos en un puñado de habitaciones.

Utilizaban la cocina de la oficina para cocinar borscht, albóndigas, patatas y otras comidas, y se duchaban en los baños. En junio, unos cinco empleados seguían pasando las noches en la cafetería de la oficina. Había sacos de dormir en el suelo y artículos de aseo en una mesa auxiliar.

Durante una visita reciente, unas 20 personas trabajaban en los ordenadores en el tipo de silencio asociado a las partidas de ajedrez. Se tomaron un descanso para charlar sobre el extraño purgatorio de sus vidas actuales, un extraño interregno que está evolucionando hacia algo más permanente.

Cuando todos vivían en la oficina, el lugar tenía el aspecto de una fiesta de pijamas, con un debate mínimo sobre qué película ver en la televisión de pantalla grande: una noche era “Taxi Driver”, otra una película de Los Vengadores. Las únicas normas eran mantener el orden y apagar las luces a las 10, como parte de una prohibición en toda la ciudad para hacer de Lviv un objetivo menos visible para los rusos.

“Me resultaba muy cómodo”, dijo Ann Polevaya, directora de la oficina de la empresa, tras un rápido paseo por el local.

Se había mudado recientemente a un apartamento, y no está lo suficientemente cerca para su gusto. “Se supone que tengo que estar aquí a las 9 de la mañana”, dijo. “Cuando vivía en esa habitación”, y aquí señaló por encima del hombro, “me despertaba a las 8:45”.

Anton Priadko, que trabaja en CHI Software, y su esposa, Anastasia, que se está formando para trabajar en informática, huyeron de Jarkiv y viven en una habitación de la oficina de la empresa en Lviv. Emile Ducke
Anton Priadko, que trabaja en CHI Software, y su esposa, Anastasia, que se está formando para trabajar en informática, huyeron de Jarkiv y viven en una habitación de la oficina de la empresa en Lviv. Emile Ducke

Un plazo interrumpido por los bombardeos

Las empresas tecnológicas han conservado el 95% de sus contratos por volumen, según la Asociación IT Ucrania. El Sr. Adamchuk, de Avenga, sólo conocía a un cliente que puso fin a sus relaciones con la empresa, alegando un protocolo que le prohibía contratar a un proveedor en una zona de conflicto. Otros clientes dicen que, por mucho que quieran respaldar a Ucrania y ayudar a su economía, la guerra les ha hecho reflexionar. Uno de los problemas ha sido la rotación de personal; alrededor del 5% de los trabajadores de tecnologías de la información se han alistado en el ejército.

“Mi homólogo ucraniano está sustituyendo a parte de su equipo con trabajadores temporales, por lo que no siempre es fluido”, dijo Nate Moshkovich, de ClearLine Mobile, una empresa de Los Ángeles que trabaja con un desarrollador de software, Allmatics, que sigue teniendo su sede en Kiev, aunque muchos de sus empleados viven ahora en otras ciudades y países. “Me preocupan mucho estas personas, pero mi proyecto necesitaba avanzar más rápido. Así que aumenté mi equipo contratando en la India”.

El Dr. John Salmon, patólogo de Lynchburg (Virginia), se mostró inicialmente escéptico de que Cleveroad, su proveedor ucraniano de informática, pudiera mantener su ritmo de trabajo mientras le ayudaba a construir y poner a punto una aplicación de redes sociales llamada Delta Sport. Cuando se conoció la noticia de la invasión, tuvo que preguntarse si debía contratar a un equipo en una parte del mundo menos volátil.

“Creo que sería un pobre empresario si no lo considerara”, dijo. “Tengo tres empleados en Estados Unidos, tenemos patentes y estamos buscando inversores. Tengo una familia, y les debo ser inteligente, y no serviría de nada que gestionara mal este proyecto y muriera”.

El 25 de febrero, un día después de que Rusia invadiera Ucrania, el Dr. Salmon se puso al teléfono con el director del proyecto, que le tranquilizó, y el trabajo ha continuado sin problemas. Con una excepción. Un viernes por la noche a principios de abril, unas semanas antes de su lanzamiento en Google Play y la App Store de Apple, Delta Sport no se cargaba correctamente en las pruebas beta de los teléfonos Android. Un mensaje enviado a Cleveroad quedó sin respuesta durante 48 horas, lejos de la respuesta casi instantánea que es la norma. Ese lunes, el Dr. Salmon se enteró del motivo.

Gran parte del equipo había pasado el fin de semana en sótanos, siendo bombardeados por misiles rusos.

Dejando de lado ese contratiempo, la empresa pasó a una velocidad superior.

“De hecho, han cogido velocidad”, dijo el Dr. Salmon. “Quiero decir que apruebo cada línea de código, a medida que se escribe, así que puedo ver lo rápido que están trabajando, en tiempo real. Han trabajado más. El director del proyecto me dijo: ‘Tenemos que hacer esto. Así es como luchamos'”.

Daryna Hameliak tiene que asegurar a los clientes potenciales de Avenga que la empresa puede cumplir los plazos a pesar de la guerra. Emile Ducke
Daryna Hameliak tiene que asegurar a los clientes potenciales de Avenga que la empresa puede cumplir los plazos a pesar de la guerra. Emile Ducke

Reclutar nuevos clientes, en lugar de complacer a los existentes, ha resultado más difícil. Daryna Hameliak, que genera oportunidades de negocio en Avenga, terminó una vez apresuradamente una llamada de ventas en la casa de sus padres en Irpin porque oyó el aterrizaje de misiles a unos pocos kilómetros de distancia.

Algunos clientes potenciales la han desviado, y algunos le explicaron sin rodeos que les preocupaba que no se cumplieran los plazos, dada la precaria situación de muchas ciudades ucranianas.

“Lo que es realmente frustrante son los clientes que trabajan con empresas rusas y no están dispuestos a cambiar”, dijo la Sra. Hameliak. “Intento ser cortés”.

El problema de la corrupción

El año pasado, el Índice de Percepción de la Corrupción publicado por Transparencia Internacional clasificó a Ucrania como el segundo país más corrupto de Europa, por detrás de Rusia. Durante años, un pequeño grupo de oligarcas fue dueño de una gran parte de la economía, y los sobornos eran habituales. Además, una economía sumergida de transacciones no declaradas ha erosionado durante mucho tiempo la base fiscal. Hace cuatro años, el Instituto Internacional de Sociología de Kiev estimó que el 47% del producto interior bruto de Ucrania era esencialmente invisible para el gobierno.

La situación está mejorando, dicen muchos ejecutivos de aquí, a medida que más empresas compiten por contratos en la economía internacional, donde la integridad es más apreciada. Pero los jóvenes empresarios comprenden que, antes de que la guerra convirtiera al país en un símbolo de resistencia, tenía un problema de imagen. Y no tenía sentido esperar a que el gobierno lo arreglara, ni siquiera a que proporcionara servicios sociales básicos, como una red de seguridad. Aquí la gente vive con lo que gana o no se jubila, o vive en la miseria.

El personal comprendió que las empresas corrían el riesgo de sufrir una hemorragia de clientes y desaparecerían si no podían demostrar que eran tan viables como el día anterior al inicio de las hostilidades. Además, centrarse en el trabajo era una buena forma de ignorar los horrores que se estaban produciendo.

“Sentíamos muchas emociones, y la mayoría eran bastante negativas”, dijo Illia Shevchenko, una gerente ucraniana de EPAM Systems, una empresa de diseño de productos digitales con sede en Pensilvania y con oficinas en toda Ucrania. “La mejor manera de distraerse de estas emociones es trabajar. Hay una tarea concreta. Te sientas y piensas en ella”.

El Sr. Shevchenko hablaba por videollamada desde un pequeño dormitorio de un apartamento de Kremenchuk, donde su mujer y sus dos hijos se trasladaron poco después de que Jarkiv, su antigua ciudad natal, fuera atacada. Llevaba una camiseta roja con una ilustración de Einstein, y realizó una visita a su nueva oficina que duró unos seis segundos. Levantó su ordenador portátil y señaló la pequeña mesa y la silla donde ahora trabaja.

“Encontramos este lugar a través de amigos de amigos”, dijo el Sr. Shevchenko. “Tardamos dos días en conseguir una conexión a Internet estable”. Desde esta percha, supervisa a 140 ingenieros, que trabajan en proyectos de tecnología de juegos y scripts de Java.

Sea cual sea la razón -el miedo a la penuria en la vejez o una ética del trabajo que está “codificada en el ADN nacional”, como dijo un directivo de Cleveroad-, Ucrania parece rebosar de impulso empresarial. Un buen lugar para ver este fenómeno es Promprylad, un centro de innovación de 40.000 pies cuadrados que se está construyendo en Ivano-Frankivsk, una ciudad de 240.000 habitantes a unos 130 kilómetros al sureste de Lviv.

La estructura es una antigua fábrica soviética -el nombre se traduce como “Equipo Industrial”, que era lo que producía la fábrica hace décadas- y alrededor del 15 por ciento ya ha sido reformado para una amplia gama de empresas y proyectos. Pasea por ella y encontrarás una galería de arte, un espacio de co-working, un estudio de danza, un restaurante, un bar de café expreso y docenas de otras empresas.

 

El taller de Anoeses, una empresa de lencería en el centro de innovación Promprylad.Emile Ducke
El taller de Anoeses, una empresa de lencería en el centro de innovación Promprylad.Emile Ducke

También está el taller de Anoeses, fabricantes de lencería erótica con temática bondage: piensa en ropa interior de cuero, mordazas, correas, esposas, máscaras y collares con muchas correas, cremalleras y cadenas. Entre los fans de la empresa está Madonna, que lució un corsé de Anoeses en un post de Instagram en marzo, así como en un vídeo y durante los espectáculos.

“Creo que todo empezó cuando la hija de Madonna, Lourdes, llevó uno de nuestros corsés a un evento”, dijo la directora de marketing de la empresa, Olya Tretyak.

Anoeses no pudo aprovechar la oleada de interés cuando los fans descubrieron dónde había comprado Madonna la prenda de 450 dólares. En ese momento, la empresa había cerrado su sitio web para que sus 30 empleados pudieran huir de su antigua sede en Kiev, ya que el ejército ruso amenazaba la ciudad.

“Estábamos sentados en refugios antibombas”, dijo la Sra. Tretyak, “y no queríamos que la gente comprara y luego esperara”.

Algunos de los artículos de Anoeses, que cuenta con Madonna entre sus clientes. Emile Ducke
Algunos de los artículos de Anoeses, que cuenta con Madonna entre sus clientes. Emile Ducke

 

Un puñado de proyectos como Promprylad están en construcción en todo el país.

“Tenemos cientos de viejas fábricas soviéticas y terrenos baldíos como éste en Ucrania”, dijo Yuriy Filyuk, director ejecutivo de Promprylad, que cuenta con 12 millones de dólares de fondos de más de 1.000 inversores, algunos privados (BMW, Bosch) y otros públicos (la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional).

Hablaba junto a un modelo a escala del complejo, que tiene cinco edificios de varios pisos separados, pero conectados. Era el sueño de un urbanista o la visión febril de un utópico hipster. Cuando el Sr. Filyuk pasó por delante del restaurante, Promfood, señaló un patio inacabado, poco más que ladrillos dispersos.

“Vamos a tener cervecerías artesanales allí”, dijo.

Una vez terminado, a finales de 2023, Promprylad albergará 150 empresas, una docena de ellas del sector tecnológico. Los planes presuponen que el sector tecnológico sigue siendo vibrante, lo que no es una conclusión previsible cuando hablas con gente como el Sr. Chernyak, de CHI Software. Cree que la empresa está a punto de perder muchos contratos nuevos.

“Últimamente he estado haciendo prospecciones en países como Kazajistán y Uzbekistán, y por alguna razón, las reuniones en persona son absolutamente esenciales allí”, dijo. “Así que tengo dos o tres llamadas al día con clientes que me dicen: ‘Chicos, por favor, venid a visitarnos. Entendemos que es difícil, pero buscad la manera'”.

Incluso con tantas bromas ahora cómodamente online, hay una diferencia entre mantener una relación comercial y empezarla.

“Mirar a los ojos de los clientes es importante”, dijo el Sr. Adamchuk de Avenga. “Y no a través de una interfaz web”.

Un espacio de co-working en Promprylad, que acabará albergando a 150 empresas, entre ellas una docena de tecnológicas. Emile Ducke
Un espacio de co-working en Promprylad, que acabará albergando a 150 empresas, entre ellas una docena de tecnológicas. Emile Ducke

A estas alturas de nuestra entrevista, la sirena de misiles aéreos le había obligado a bajar cuatro tramos de escaleras hasta un refugio situado al final de una calle adyacente. Una fila de personas entró en el primer piso de un viejo edificio de oficinas, y luego en el sótano, donde una luz fluorescente parpadeaba cinematográficamente. Unos 30 trabajadores de diversas empresas no tardaron en mezclarse, como si se tratara de un acto social que nadie había planeado, en lo que parecía un vestuario para empleados, con estantes de perchas y muchos bancos.

Había señal de móvil para cualquiera que subiera las escaleras del sótano y metiera la mano por la puerta abierta. La gente se turnaba para recibir actualizaciones en los canales de Telegram y en las aplicaciones que transmitían regularmente noticias del gobierno. Una de ellas decía que un misil había aterrizado en Zolochiv, a unos 65 kilómetros de distancia.

La señal de “todo despejado” sonó en los teléfonos 90 minutos después de que sonara la sirena por primera vez. El grupo volvió a subir, pasando por delante de una anciana que barría el suelo y que nunca se había molestado en entrar en el sótano. Sin levantar la vista ni detenerse, maldijo a toda Rusia.

“Llevándose a nuestra generación más joven”, fue la parte imprimible.

El Sr. Adamchuk se dirigió a su despacho, retrasado por una llamada telefónica.

 

David Segal es reportero de la sección de Negocios con sede en Londres. @DSegalNYTimes
Fotografías de Emile Ducke; Ilustración de Gluekit

Una versión de este artículo aparece impresa el 24 de julio de 2022, en la sección BU, página 1 de la edición de Nueva York con el titular: A Battered Economy’s Bright Spot Flickers.


David Segal.

Post Anterior
La región mexicana concede a Tesla y a sus proveedores un carril exclusivo para cruzar la frontera

Mexico concede a Tesla y a sus proveedores un carril exclusivo para cruzar la frontera

Siguiente Post
Crehana adquiere la argentina Wormhole

Crehana adquiere la argentina Wormhole

Posts Relacionados