El MIT dice que esta nueva técnica te permite hackear tus ondas cerebrales

Los investigadores del MIT dicen que les han enseñado a los sujetos de prueba cómo manipular sus propias ondas cerebrales alfa, mejorando así la atención

Los investigadores del MIT dicen que les han enseñado a los sujetos de prueba cómo manipular sus propias ondas cerebrales alfa, mejorando así la atención en una tarea determinada. La clave: dar a los participantes comentarios en vivo de su actividad cerebral.

El estudio, publicado el miércoles en la revista Neuron , sugiere la posibilidad de enseñar a las personas, en particular a las personas con discapacidades de aprendizaje, cómo mejorar su enfoque mediante neurofeedback.

“Hay mucho interés en usar neurofeedback para tratar de ayudar a las personas con diversos trastornos cerebrales y problemas de conducta”, dice Robert Desimone, director del Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro del MIT. “Es una forma completamente no invasiva de controlar y probar el papel de los diferentes tipos de actividad cerebral”.

El equipo de científicos descubrió que al suprimir las ondas alfa en la mitad de su corteza parietal, el lóbulo responsable del tacto, sentido espacial, navegación, así como atención: los sujetos podían prestar más atención a los objetos en una pantalla.

La conexión entre la atención y las ondas alfa ha sido establecida por estudios previos. Lo que no estaba claro hasta ahora, como afirman los autores en una declaración oficial , es si la conexión fue un subproducto de un proceso diferente, o si las ondas alfa controlan directamente la atención.

En un experimento inteligente, los participantes recibieron neurofeedback en vivo que describía sus ondas alfa. Tuvieron que mirar un patrón de rejilla en el centro de un monitor y se les dijo que hicieran un esfuerzo mental para aumentar el contraste del patrón, haciéndolo más visible.

El contraste se hizo más visible a medida que la asimetría de las ondas alfa en el hemisferio izquierdo y derecho de la corteza parietal crecía en base a datos en vivo recogidos por un monitor de actividad cerebral. En otras palabras, las ondas alfa se suprimieron en un lado mientras aumentaban en el otro.

Un grupo aprendió a suprimir las ondas alfa en la izquierda, otro en el lado derecho del cerebro. Ambos grupos mostraron resultados opuestos: más respuesta o atención a los destellos de luz en el lado derecho e izquierdo de la pantalla, respectivamente.

Sorprendentemente, después de diez minutos de ejercicio, los sujetos aprendieron cómo aumentar el contraste, aumentando así el control sobre su atención.

“Después del experimento, los sujetos dijeron que sabían que estaban controlando el contraste, pero no sabían cómo lo hicieron”, dijo el autor principal Yasaman Bagherzadeh en el comunicado. “Creemos que la base es el aprendizaje condicional: cada vez que haces un comportamiento y recibes una recompensa, estás reforzando ese comportamiento”.

“La manipulación alfa realmente estaba controlando la atención de las personas, a pesar de que no tenían cualquier comprensión clara de cómo lo estaban haciendo “, agregó Desimone.

Quedan algunas preguntas importantes, como cómo los sujetos controlaban sus ondas cerebrales alfa en primer lugar. El equipo tampoco sabe cuánto duran los efectos de esta manipulación de ondas cerebrales, a pesar de algunas señales de que los efectos “parecieron persistir después”, según Desimone.

Los científicos tampoco saben si la técnica realmente se podrá aplicar a escenarios de la vida real, como enseñar a las personas con problemas de conducta cómo mejorar la atención. Tampoco está claro si la técnica se aplica a otros tipos de ondas cerebrales, como las ondas beta que se han relacionado con la enfermedad de Parkinson en el pasado.

Pero, al mismo tiempo, el experimento parece demostrar que tenemos un sorprendente grado de control subconsciente sobre la mecánica de nuestros propios cerebros.


Paty Vazquez.

Post Anterior

El acelerador Urban.Us y BMW Mini se centró en lo urbano la innovación nombra a su última cohorte

Siguiente Post

RaySecur, una startup de seguridad oficinas correo, recauda $ 3M en fondos semilla

Posts Relacionados