El movimiento de relaciones públicas de Google en materia de privacidad

Google ha sido noticia al anunciar hoy que redobla su compromiso de dejar de rastrear a las personas que navegan por la web, un paso “hacia una web más respetuosa con la privacidad”, como lo llama Google.

Google ha sido noticia al anunciar hoy que redobla su compromiso de dejar de rastrear a las personas que navegan por la web, un paso “hacia una web más respetuosa con la privacidad”, como lo llama Google. Sin embargo, en muchos sentidos, esto parece más un movimiento de relaciones públicas que algo sustancial. Ciertamente, no hará mucho para garantizar la privacidad de nadie.

En primer lugar, hay pocas “noticias” reales. El gigante de la publicidad en línea anunció la parte principal de esto hace un año. El anuncio de hoy fue una continuación, confirmando que un tipo particular de orientación de la publicidad digital es probable que muera. Más aún, el impacto del nuevo enfoque de Google es mucho más limitado de lo que la gente podría pensar. Cuando uno se encuentra dentro de los muros de Google -en búsquedas, YouTube o mapas- todavía puede ser rastreado. Lo mismo ocurre con Apple, que ayudó a iniciar este impulso a la privacidad, pero que también está construyendo su propio negocio de venta de publicidad en la App Store y Apple News, así como otras plataformas basadas en la publicidad como Snap o Pinterest. Todas esas plataformas seguirán teniendo imágenes detalladas de las actividades de sus usuarios, que podrán utilizar para vender anuncios.

Sí, será más difícil para cualquiera construir un perfil suyo basado en sus hábitos de navegación por la web. Así que, por ejemplo, en el futuro su búsqueda en un sitio web de recetas no podrá llevar a que se le muestre un anuncio relacionado cuando esté en un sitio de noticias. Pero Google podría seguir utilizando su actividad de búsqueda para dirigirle anuncios de YouTube. ¿Es una cosa necesariamente peor que la otra?

El movimiento de Google es una respuesta al lobby de la privacidad, que está obsesionado con la idea de que rastrear los movimientos de la gente a cambio de darles productos digitales gratuitos es algo malo. El verdadero mal de la privacidad, por supuesto, es la explotación desenfrenada de los fallos del software por parte de delincuentes y espías para robar la información de la gente o tomar el control de los ordenadores. Hoy hemos visto otro ejemplo de ello, cuando Microsoft ha advertido de cuatro “fallos de seguridad” en su servicio de correo electrónico empresarial Exchange Server. Si este problema recibiera la misma atención que el de la privacidad de la publicidad, estaríamos mucho más seguros.

AMENAZA DE LA APP STORE DE ARIZONA

El éxodo tecnológico puede estar a punto de llegar a Arizona. La Cámara de Representantes de ese estado aprobó una ley que impediría que las tiendas de aplicaciones de Apple y Google exigieran a los desarrolladores el uso de un determinado sistema de pago, según informó The Verge. El artículo aludía a posibles problemas constitucionales, sugiriendo desafíos legales si la ley es aprobada por el Senado del estado. Esto significa que este asunto podría prolongarse durante años.

Pero algunos desarrolladores han señalado que planean actuar con rapidez. Como señala el artículo de Verge, el cofundador de Basecamp, David Heinemeier Hansson, un crítico acérrimo de Apple, tuiteó que su empresa “preparará actualizaciones de la aplicación tanto para Android como para iOS que den a los habitantes de Arizona el derecho a inscribirse en el servicio utilizando nuestra configuración normal de procesamiento de pagos. Después, empezaremos las conversaciones con los abogados sobre lo que supondrá trasladar Basecamp a Arizona.”

EL DEBUT BURSÁTIL DE OSCAR HEALTH

Nadie puede decir que Oscar Health haya dejado dinero sobre la mesa. La empresa de seguros médicos fijó el precio de su OPI el martes por la noche en 39 dólares por acción, por encima de su rango preliminar, vendiendo un 20% más de acciones de lo previsto. Desgraciadamente, Oscar podría haber dado un mordisco demasiado grande a la manzana. Las acciones de Oscar cayeron casi un 11% para cerrar a 34,80 dólares, y cayeron aún más en las operaciones posteriores, lo que la sitúa muy cerca del precio de OPI propuesto originalmente de 34 dólares por acción.

Probablemente no ayudó el hecho de que las acciones tecnológicas se vendieran de nuevo hoy, la última señal de nerviosismo del mercado en respuesta a la subida de los tipos de interés. Es posible que esos nervios hayan mermado el apetito de los inversores por las OPI. Tal vez la naturaleza del negocio de Oscar -seguro de salud- desanime a algunos inversores. En cualquier caso, el episodio es un recordatorio de que no todas las OPIs tendrán enormes ganancias.

EN OTRAS NOTICIAS…

  • Amazon está negociando la licencia de los derechos exclusivos para transmitir los partidos de la NFL en su plataforma Prime Video, lo que supone la primera vez que el gigante del comercio electrónico otorgaría la licencia de partidos que no se emiten al mismo tiempo en las cadenas de televisión, informó el Wall Street Journal.
  • Parler, una red social popular entre la extrema derecha que dejó de funcionar tras ser suspendida por Amazon Web Services, ha abandonado el caso antimonopolio que presentó contra Amazon hace dos meses. Pero Parler no se rinde: Presentó una nueva demanda -que fue descubierta por NPR- en un tribunal del estado de Washington en la que alega incumplimiento de contrato, competencia desleal y violación de las leyes de protección del consumidor.
  • Un grupo de senadores demócratas escribió a Amazon para cuestionar el despliegue de cámaras de vídeo en el interior de las furgonetas de reparto de Amazon, que utilizan inteligencia artificial para controlar a los conductores, informó CNBC. The Information fue el primero en revelar el mes pasado que Amazon instalaría las cámaras de alta tecnología en las furgonetas de reparto.
  • Okta va a comprar AuthO, una plataforma de identidad, por 6.500 millones de dólares en acciones. Okta anunció el acuerdo simultáneamente con sus resultados del cuarto trimestre, en los que preveía que el crecimiento de los ingresos se ralentizaría hasta el 30% el próximo año, frente al 43% del año que acaba de terminar. Las acciones de Okta cayeron bruscamente en respuesta.

Martin Peers es el editor jefe de The Information, donde trabaja desde 2014. Anteriormente trabajó para The Wall Street Journal y Daily Variety, entre otras publicaciones. Tiene su sede en Nueva York y está en Twitter @mvpeers.

Previous Post

La adquisición de Kustomer por parte de Facebook, por valor de 1.000 millones de dólares, se enfrenta a una amplia revisión antimonopolio

Next Post

Cómo se desmoronó la fachada de Katerra

Related Posts