El Starliner de Boeing se lanzó a la órbita equivocada gracias a un error de reloj

El primer vuelo espacial del Starliner de Boeing, una nave espacial que la compañía está desarrollando para transportar astronautas hacia y desde la órbita, se complicó por un mal funcionamiento después de su lanzamiento el viernes.

La misión, llamada Boeing Orbital Flight Test (OFT), solo transporta carga, no humanos. Si bien despegó con éxito a las 6:36 a.m. de Cabo Cañaveral, Florida, los propulsores responsables de empujar la nave espacial a la órbita de la Tierra no funcionaron según lo planeado porque el reloj que rastrea cuánto tiempo había pasado durante la misión experimentó un error.

El Starliner está en una órbita estable, pero su baja altitud impide una cita con la Estación Espacial Internacional (ISS), que era el objetivo central de esta misión de prueba. OFT está cargado con 600 libras de equipo de la tripulación, que incluye comida, regalos navideños, experimentos y un muñeco de prueba lleno de sensores llamado Rosie la Astronauta. La tripulación de la ISS no depende de esta entrega para su supervivencia, aunque podrían perder algunos regalos adicionales para las vacaciones.

En una conferencia de prensa, el administrador de la NASA Jim Bridenstine enfatizó que “muchas cosas salieron bien” y dijo que si la cápsula hubiera estado llevando astronautas, podrían haber solucionado este mal funcionamiento manualmente, permitiéndoles acoplarse con el ISS

Starliner es parte del programa de Desarrollo de Tripulación Comercial de la NASA, que es una serie de asociaciones que la agencia ha establecido con compañías para producir vehículos que pueden guiar a las tripulaciones hacia y desde el espacio exterior. El programa también incluye el vehículo de la tripulación Dragon 2 de SpaceX, un sucesor de la cápsula de carga Dragon, que se espera que lleve a sus primeros astronautas a la ISS en los próximos meses.

Las cápsulas comerciales permitirán a los astronautas de la NASA viajar hacia y desde la Tierra sin tener que depender de la cápsula Soyuz de Rusia, que actualmente es la única nave espacial disponible para las tripulaciones de la ISS.

Starliner es similar en diseño a la cápsula Orion de la NASA, otro vehículo tripulado en desarrollo, aunque la nave espacial de Boeing es un poco más pequeña. Boeing planea tener una capacidad de hasta siete astronautas en la versión tripulada del Starliner. No está claro, en este momento, si el mal funcionamiento durante el vuelo OFT afectará el horario de Boeing para futuros lanzamientos, incluidos los que involucran a astronautas.

Originalmente se esperaba que la cápsula se acoplara a la ISS durante aproximadamente una semana, antes de separarse de la estación el 28 de diciembre y regresar a tierra en White Sands Missile Range en Nuevo México. Starliner está programado para aterrizar en Nuevo México en los próximos días.

 

 


Por Becky Ferreira