De fundadora de Tech a política, conoce a Brynne Kennedy

0 Shares
0
0
0

Mientras que los líderes tecnológicos con opiniones sobre política son una docena, los que se lanzan y se presentan a las elecciones son muy raros, por lo que me intrigó cuando supe que Brynne Kennedy se presentaba al Congreso.

Kennedy está claramente adelantada a su tiempo como ejecutiva en tecnología y como fundadora de una compañía que hace software para administrar empleados remotos, Topia.

Se enfrenta a una dura lucha en un distrito republicano de California que incluye el lago Tahoe y Yosemite.

Tuvimos una amplia conversación sobre cómo dirigir una empresa se traduce en presentarse a un cargo, cómo regularía la tecnología si fuera elegida y otras cosas que la han sorprendido en la inusual campaña virtual de este año. A continuación, extractos editados.

¿Por qué presentarse al Congreso?

Pasé 15 años en el sector privado, y la mayoría de ellos en mi mesa de la cocina, y crecí para operar en todo el mundo. A medida que [Topia] tuvo más éxito, me invitaron a Washington para dar retroalimentación a los legisladores sobre el rumbo de la economía. Y honestamente, me horrorizó. Sentí que la gente de ambos partidos está tan desconectada de la realidad de las pequeñas empresas, las familias trabajadoras y la innovación, y de cómo podemos asegurar que nuestro país sea un líder en el mundo. Este es el mayor problema al que nos enfrentamos: volver a unir nuestro gobierno y preparar nuestra nación para el futuro. Así que me lancé.

¿Cómo ha sido la transición de ser un fundador a postularse para el Congreso?

Mucho de ello es, día a día, muy similar. Cuando uno está empezando y haciendo crecer una compañía, mucho de ello es tener ideas sobre cómo hacer las cosas de manera diferente, conseguir que la gente se sume a ellas, recaudar dinero para financiarlo, y compartir la visión y reunir a la gente detrás de eso, lo cual es muy similar a [una] campaña.

La gran, gran diferencia, que honestamente fue difícil para mí y todavía lo es en cierto modo, es que la gente de nuestra nación ama a los emprendedores. Todos quieren serlo. La gente odia a los que se presentan a las elecciones. Es un ambiente polarizado, así que la gente sería como, ooh, eres un candidato. Eres un político. Bueno, hace dos meses, cuando era un emprendedor, tuviste una reacción muy diferente. Sigo siendo la misma persona, y me presento porque esa reacción es con la que tenemos que jugar para que podamos volver a unir nuestro país.

¿Por qué iniciaste Topia y hacia dónde crees que se dirige el trabajo?

Al principio de mi carrera, trabajé en finanzas. Viví en Asia y en Europa, y durante ese tiempo, regresaba a los Estados Unidos regularmente, y me di cuenta de que la gente ya no iba a trabajar en una empresa en una oficina de nueve a cinco cada día. La gente trabajaba en diferentes ciudades. Trabajaban en parte en casa, en parte en la oficina, en parte en un avión o en una cafetería. Y pensé, cielos, esto tiene enormes implicaciones para el futuro del trabajo, porque no sólo es un lío personal cuando trabajas así. También es una oportunidad para nosotros como país para decir, OK, si no tienes que vivir en la ciudad, puedes vivir en algún lugar con un menor costo de vivienda donde está tu comunidad y conectarte a una economía más amplia, y tal vez sólo viajar a la oficina o en un viaje de negocios.

Y eso tiene implicaciones masivas para comunidades como la mía porque la gente podría quedarse en la comunidad. Pueden gastar dinero localmente y en pequeños negocios independientes. Así que quise construir la compañía que define el rumbo de la economía. Y fue algo adelantado a su tiempo inicialmente. Pero ahora, Covid viene y cambia la forma en que trabajamos de la noche a la mañana.

¿Cuáles son las consecuencias del trabajo a distancia que podrían venir a mordernos si no empezamos a pensar en ellas?

Lo que creo que estamos pasando por alto masivamente es la inversión en infraestructura, que es lo que la mayoría de la gente dice que necesitamos y en lo que no se puede estar de acuerdo en Washington. Si no tienes conectividad de banda ancha, no puedes trabajar desde cualquier lugar. Y en mi distrito, por ejemplo, esto es California, estamos en el año 2020. Esto es América, y tenemos un enorme desierto de Internet. Tenemos niños que tuvieron que sentarse en coches y aparcamientos para conectarse al Wi-Fi de la biblioteca para descargar sus tareas escolares. Quiero decir, eso no está bien.

¿Cómo ha sido postularse para el cargo de forma remota?

Definitivamente he echado de menos algo de esa energía que viene de los eventos en vivo, y creo que cualquier candidato que no diga eso estaría mintiendo, porque eso es parte del camino de la campaña – mirar a la gente a los ojos, conectarse con ellos, y sentir su esperanza y su energía y compartir sus historias.

Dicho esto, ha estado bien. Quiero decir, es como el trabajo, probablemente más eficiente. Podemos hacer más reuniones de personas en un área geográfica más amplia. Podemos llamar a más gente de la que podemos conducir entre diferentes comunidades hasta su puerta. Podemos recaudar más fondos porque estamos llamando y llegando a la gente con más regularidad desde la sala de estar. Y podemos realmente dirigir esa campaña. El equipo ha girado fabulosamente. También lo han hecho los voluntarios, y estamos en una posición increíble, a pesar del entorno.

Has sido una mujer en la tecnología, que es una industria muy dominada por los hombres. Ahora eres una mujer en política, también una industria muy dominada por los hombres. ¿Hay diferencias?

La tecnología y las finanzas eran bastante similares. Experimenté algunas cosas bastante terribles. Es una de las razones, además de ver a Washington en primer lugar, por la que decidí postularme. Viví todos los comentarios que todos escuchamos en la sala de juntas o de los inversores, y sobreviví a un violento ataque sexual cuando tenía 23 años y trabajaba en la banca. Así que sé lo que es ser tratado de manera diferente.

Pero hay una forma más amplia de pasar la página del liderazgo de la que quiero formar parte que también me inspiró para entrar en la campaña. En política, creo que es más un prejuicio hacia este o aquel partido que el género en estos días. Lo primero que oigo en la campaña es que no pareces un demócrata, no suenas como un demócrata, no te vistes como un demócrata. Realmente creo que tenemos que volver a lo básico de conectar como personas, dejando a un lado estas etiquetas y respetándonos de nuevo como americanos en lugar de republicanos o demócratas o hombres o mujeres u otro género, y de eso se trata mi campaña.

Si sales elegida, te enfrentarás a un montón de propuestas sobre la regulación de la tecnología. ¿Deberían las grandes compañías tecnológicas ser disueltas, y qué otra regulación podría ser necesaria para comprobar su poder?

Necesitamos gente en la sala que entienda cuáles son sus modelos de negocio y lo que realmente está pasando. Respetuosamente, yo diría que no hay muchas de esas personas. Seré la primera mujer fundadora y CEO en el Congreso. Hay muy pocos hombres fundadores y CEOs. Creo que el 6% del Congreso tiene experiencia en software. Es profundamente difícil regular algo tan matizado como estos negocios a menos que realmente entiendas lo que está pasando.

Necesitamos actualizar y reformar la ley antimonopolio para la era moderna. [Nuestras leyes] fueron construidas en una era donde el principal riesgo del monopolio era el control de precios. Ese es un riesgo hoy en día, pero creo que el mayor riesgo es el control de la información, tanto personal como de la sociedad en general y de las noticias. Y creo que la primera pregunta que deberíamos responder es, ¿cómo entendemos lo que está sucediendo en la economía hoy en día y reajustar la ley antimonopolio para que sea relevante para hoy y para la innovación del futuro? La otra pregunta es, ¿cuál es la más urgente? Con el crecimiento de la economía de plataforma, creo que en realidad es la desinformación. Si no nos ponemos de brazos cruzados ante la epidemia de desinformación, seguiremos involucionando en el partidismo tribal que nos desgarra.

¿Cómo podemos hacer eso?

Hay tecnologías ahí fuera, impulsadas por la IA, tecnologías impulsadas por el aprendizaje automático que surgen casi a diario, identificando la desinformación e identificando falsificaciones profundas.

¿Deberían esas [clases] de tecnologías ser [propiedad] de empresas privadas, o debería haber una institución más amplia para asegurar que la información sea verdadera y fiable? ¿Puede alguien correlacionar el aumento de la desinformación con la derogación de la Doctrina de la Equidad? [La Doctrina de la Equidad es una ley federal ahora revocada que requería que los radiodifusores dieran múltiples opiniones sobre temas controvertidos]. ¿Y cómo es una Doctrina de Equidad moderna y cómo se implementa desde una perspectiva regulatoria? No va a ser implementada por los humanos. Es demasiado amplia de escala; los negocios son demasiado sofisticados. Así que creo que necesitamos gente en el Congreso que entienda cuál es el problema, cómo funcionan los algoritmos, cómo podemos, a escala, regular nuestros algoritmos, que probablemente va a venir de [algún] tipo de solución impulsada por la IA o el aprendizaje automático.

¿Qué consejo tienes para cualquier empresario que quiera postularse a un cargo?

No puedes sentarte aquí y poner los ojos en blanco y decir que es un desastre y no hacer nada. Mi consejo es que el mayor problema que enfrentamos como nación es que el Congreso no trabaja para el pueblo estadounidense. Y enraizado en eso está el problema de la polarización y la toxicidad que crea apatía y esa sensación de que la gente no quiere estar involucrada. Si eres un empresario, lo que haces es resolver grandes problemas. Creo que cada persona inteligente, cada persona que ama resolver grandes problemas, cada persona que se siente frustrada debería convocar su servicio a nuestra nación, su patriotismo, su capacidad de resolver problemas y debería saltar para ayudarnos a servir a nuestro país de nuevo juntos.


Jessica E. Lessin
Via The Information

You May Also Like