La fuerza laboral de América Latina se está adaptando a una nueva normalidad y está aquí para quedarse

Por Courtney McColgan

En noviembre de 2020, mi empresa de software de recursos humanos encuestó a más de 375 empresas con operaciones en América Latina sobre el futuro del trabajo en la región, y menos del 5 por ciento dijo que planean volver a la oficina en los próximos 12 meses. Sorprendentemente, esta cifra proviene de algo más que de compañías tecnológicas: los sectores de finanzas, marketing, manufactura, educación y energía también estuvieron bien representados en la encuesta.

En todas las industrias, los directivos están adoptando rápidamente nuevas tecnologías y están abiertos a una mayor digitalización en un futuro próximo. Entonces, ¿qué significa esto para el futuro de la fuerza laboral de América Latina? Es probable que esta región experimente una línea de tiempo más acelerada hacia la transformación digital, la innovación y la adopción de tecnología. Sin embargo, esta implementación será desproporcionada.

Si bien la mayoría de las empresas encuestadas están dispuestas a adoptar tecnologías impulsadas por la inteligencia artificial el año próximo, en un informe del PNUD de julio de 2020 se señaló que sólo una quinta parte de los trabajadores de América Latina son capaces de adoptar el trabajo a distancia. No obstante, la democratización de estas tecnologías está haciendo posible que las más pequeñas tiendas de artículos para mamá y papá, hasta los mega fabricantes, puedan trasladar sus operaciones en línea, con la presión añadida de la pandemia que aumenta la velocidad de adopción.

Los directores de recursos humanos de América Latina de docenas de industrias se están preparando para soportar la pandemia y están haciendo planes para la próxima crisis. Esto es lo que se puede esperar de la fuerza laboral latinoamericana post-pandémica.

Equilibrar y aprovechar las herramientas digitales para una semana laboral híbrida

Los negocios en América Latina se hacen tradicionalmente cara a cara. De hecho, en algunos países se considera descortés tratar de hacer una sociedad o un trato con alguien hasta que se haya almorzado o tomado un café al menos una o dos veces. Dada esta costumbre, no es sorprendente que sólo el 14% de los ejecutivos de RRHH de la región dijeran que se sentían preparados para la crisis actual.

Courtney McColgan, founder and CEO of Runa HR.
Courtney McColgan, fundadora y CEO de Runa HR.

Sin embargo, a medida que COVID-19 barría la región en marzo, las empresas y sus empleados han encontrado rápidamente nuevas formas de comunicarse y llegar a acuerdos. De las empresas encuestadas, el 100 por ciento señaló que han implementado nuevos programas informáticos desde el inicio de la pandemia. Dos tercios de este grupo están utilizando software de videollamadas para gestionar la comunicación a distancia, ya que algunos trabajadores vuelven a la oficina y otros se quedan en casa.

Más allá del Zoom, casi la mitad de estas empresas han adoptado un software para controlar el trabajo a distancia de los empleados. Con el 55 por ciento de las empresas de la región adoptando un retorno híbrido a la oficina -lo que significa días de trabajo alternativos para empleados específicos con el fin de reducir el contacto- el futuro del trabajo en América Latina parece mucho más flexible y menos dependiente del contacto humano que antes de la pandemia.

Ir más allá de los requisitos legales para los beneficios

La mayoría de las empresas en América Latina han reconocido las amenazas que COVID-19 representa para la salud física y mental de sus empleados. En respuesta, casi dos tercios de los departamentos de RRHH compartieron que han aumentado los beneficios para los trabajadores, incluyendo la financiación del mobiliario de la oficina en casa, el aumento de los beneficios de salud, o la oferta de oportunidades adicionales de desarrollo de habilidades. La empresa de arranque Rappi y la plataforma de educación Platzi han sido incluso pioneros en una política permanente de “trabajo desde cualquier lugar”, similar a la política de Twitter, entre las grandes empresas tecnológicas de la región.

Si bien estos cambios ya se vislumbraban en el horizonte, son particularmente innovadores en América Latina, donde los empleadores se enfrentan a estrictos requisitos legales para las prestaciones de los empleados y rara vez traspasan esos límites. Sin embargo, a medida que el panorama del empleo se hace simultáneamente más competitivo y más precario para los trabajadores, las empresas de todos los sectores están encontrando nuevas formas de retener a sus empleados y garantizar su seguridad.

La mayoría de los nuevos beneficios que trajo COVID-19 el año pasado se desarrollaron de forma privada, sin el incentivo de un cambio de política. Y aunque algunas compañías tecnológicas ya estaban ofreciendo beneficios más progresivos a los empleados, como opciones de compra de acciones, horarios flexibles, etc., la pandemia está empujando a empresas más grandes y tradicionales a seguir su ejemplo.

Después de probar los pros y los contras de una fuerza de trabajo híbrida o remota, es probable que muchas empresas en América Latina nunca vuelvan a la oficina tan estrictamente como antes. Se espera que estos nuevos beneficios construyan una base para una fuerza laboral más feliz, más rica y más estable con un nivel de vida significativamente mayor en la región después de que la pandemia haya terminado.

La tecnología de punta está aquí para quedarse

De las empresas que participaron en nuestra encuesta, el 45 por ciento planea implementar la IA dentro de sus operaciones en el próximo año; el 35 por ciento respondió de manera similar sobre la robótica. Desde el reclutamiento hasta los algoritmos para los préstamos de nómina, las compañías de toda la región están trabajando en la automatización de las tareas para cambiar su fuerza de trabajo hacia una labor más creativa e intelectual. A pesar de la preocupación común de que la automatización sustituye a los humanos, el 92 por ciento de las empresas están apostando por la tecnología como una forma de aprovechar las capacidades humanas, en lugar de un método para reducir su fuerza de trabajo.

A November 2020 survey by Runa HR of over 375 companies with operations in Latin America about the future of work in the region.
Una encuesta realizada en noviembre de 2020 por Runa HR a más de 375 empresas con operaciones en América Latina sobre el futuro del trabajo en la región.

Sin embargo, la integración de estas tecnologías sigue siendo controvertida, frustrante y desequilibrada en todas las industrias. No está claro, por ejemplo, cómo podría utilizarse la inteligencia artificial o la automatización robótica para apoyar a la clase obrera, que ha sido golpeada con especial dureza tanto económica como físicamente por la pandemia. Incluso entre las 375 empresas encuestadas, menos de la mitad se consideraban verdaderamente preparadas para la era digital. Las empresas más pequeñas podrían estar aún menos preparadas.

La transición digital puede estar ocurriendo más rápidamente que nunca, pero las empresas que operan en América Latina todavía tienen una batalla cuesta arriba por delante para cambiar las prioridades y los hábitos de su fuerza de trabajo lejos de las operaciones cara a cara.

La pandemia ha empujado a los gerentes y ejecutivos de recursos humanos a enfrentar la realidad de cambiar la forma en que los empleados se comunican, reciben incentivos y beneficios y se capacitan para trabajar en un entorno de rápida evolución. Como nota positiva, muchas empresas se están inclinando hacia estos cambios – en lugar de retirarse – e invirtiendo en nuevas tecnologías.

Queda por ver cómo evolucionarán estos cambios a medida que los trabajadores puedan volver a la oficina en masa. Sin embargo, con estos sistemas ya establecidos -y con los empleadores preparándose intensamente para futuras crisis- es probable que la fuerza de trabajo de América Latina se haya vuelto permanentemente más innovadora, con conocimiento de la tecnología digital y con capacidad de recuperación ante el próximo desafío que se presente en el horizonte.

Courtney McColgan es fundadora y directora general de Runa HR, con sede en México, una solución de software de recursos humanos diseñada para pequeñas y medianas empresas de América Latina.

Post Anterior

La suspensión de Trump en Twitter

Siguiente Post

Los trabajadores de Google prueban un tipo diferente de sindicato

Posts Relacionados