La Piramide de Maslow: La Jerarquía de las Necesidades (2021)

La jerarquía de necesidades de Maslow es una teoría motivacional en psicología que comprende un modelo de cinco niveles de necesidades humanas, a menudo representados como niveles jerárquicos dentro de una pirámide. Desde la parte inferior de la jerarquía hacia arriba, las necesidades son: fisiológicas (alimento y ropa), seguridad (seguridad laboral), necesidades de amor y pertenencia (amistad), autoestima y auto-realización. Las necesidades de la parte inferior de la jerarquía deben ser satisfechas antes de que los individuos puedan atender las necesidades de la parte superior.
Imagen que representa la pirámide de Maslow

Necesidades de deficiencia vs. necesidades de crecimiento

Este modelo de cinco etapas puede dividirse en necesidades de deficiencia y necesidades de crecimiento. Los primeros cuatro niveles se denominan a menudo necesidades de deficiencia (necesidades D), y el nivel superior se conoce como necesidades de crecimiento o de ser (necesidades B).

Las necesidades de deficiencia surgen debido a la privación y se dice que motivan a las personas cuando no se satisfacen. Además, la motivación para satisfacer tales necesidades se hará más fuerte cuanto más tiempo se les niegue. Por ejemplo, cuanto más tiempo pase una persona sin comida, más hambre tendrá.

Maslow (1943) declaró inicialmente que los individuos deben satisfacer las necesidades de déficit de nivel inferior antes de progresar para satisfacer las necesidades de crecimiento de nivel superior. Sin embargo, más tarde aclaró que la satisfacción de una necesidad no es un fenómeno de “todo o nada”, admitiendo que sus declaraciones anteriores pueden haber dado “la falsa impresión de que una necesidad debe ser satisfecha al 100% antes de que surja la siguiente necesidad” (1987, pág. 69).

Cuando una necesidad deficitaria ha sido “más o menos” satisfecha desaparecerá, y nuestras actividades se dirigen habitualmente a satisfacer el siguiente conjunto de necesidades que aún tenemos que satisfacer. Éstas se convierten entonces en nuestras necesidades más destacadas. Sin embargo, las necesidades de crecimiento continúan sintiéndose y pueden incluso hacerse más fuertes una vez que se han comprometido.

Las necesidades de crecimiento no se derivan de la falta de algo, sino del deseo de crecer como persona. Una vez que estas necesidades de crecimiento han sido razonablemente satisfechas, uno puede ser capaz de alcanzar el nivel más alto llamado auto-realización.

Cada persona es capaz y tiene el deseo de subir en la jerarquía hacia un nivel de auto-realización. Desafortunadamente, el progreso se ve a menudo interrumpido por la falta de satisfacción de las necesidades de un nivel inferior. Las experiencias de la vida, incluyendo el divorcio y la pérdida de un trabajo, pueden hacer que un individuo fluctúe entre los niveles de la jerarquía.

Por lo tanto, no todos se moverán a través de la jerarquía de manera unidireccional, sino que pueden moverse hacia adelante y hacia atrás entre los diferentes tipos de necesidades.

Dos hombres y un niño sentados en una banca satisfaciendo la necesidad básica de comer.

La jerarquía original del modelo de cinco etapas de necesidades incluye:

Maslow (1943, 1954) declaró que las personas están motivadas para lograr ciertas necesidades y que algunas necesidades tienen prioridad sobre otras.

Nuestra necesidad más básica es la supervivencia física, y esto será lo primero que motive nuestro comportamiento. Una vez que ese nivel se cumple, el siguiente nivel superior es lo que nos motiva, y así sucesivamente.

1. Necesidades fisiológicas:

Las necesidades fisiológicas son los requisitos biológicos para la supervivencia humana, como el aire, la comida, la bebida, el refugio, la ropa, el calor, el sexo, el sueño.

Si estas necesidades no se satisfacen, el cuerpo humano no puede funcionar de manera óptima. Maslow consideraba que las necesidades fisiológicas eran las más importantes, ya que todas las demás necesidades pasan a ser secundarias hasta que se satisfacen estas necesidades.

2. Necesidades de seguridad

Una vez que las necesidades fisiológicas de un individuo son satisfechas, las necesidades de seguridad y protección se convierten en destacadas. La gente quiere experimentar orden, previsibilidad y control en sus vidas. Estas necesidades pueden ser satisfechas por la familia y la sociedad (por ejemplo, la policía, las escuelas, los negocios y la atención médica).

Por ejemplo, la seguridad emocional, la seguridad financiera (el empleo, el bienestar social), la ley y el orden, la libertad de temor, la estabilidad social, la propiedad, la salud y el bienestar (la seguridad contra accidentes y lesiones).

3. Necesidades de amor y pertenencia

Después de satisfacer las necesidades fisiológicas y de seguridad, el tercer nivel de necesidades humanas es social e implica sentimientos de pertenencia. La necesidad de relaciones interpersonales motiva el comportamiento

Los ejemplos incluyen la amistad, la intimidad, la confianza y la aceptación, recibir y dar afecto y amor. Afiliación, ser parte de un grupo (familia, amigos, trabajo).

4. Las necesidades de estima

La necesidad de Estima es el cuarto nivel en la jerarquía de Maslow, que Maslow clasificó en dos categorías: i) estima por uno mismo (dignidad, logros, dominio, independencia) y ii) el deseo de reputación o respeto por parte de los demás (por ejemplo, estatus, prestigio).

Maslow indicó que la necesidad de respeto o reputación es más importante para los niños y adolescentes y precede a la verdadera autoestima o dignidad.

5. Las necesidades de autorrealización

Por último las necesidades de autorrealización son el nivel más alto de la jerarquía de Maslow y se refieren a la realización del potencial de una persona, la realización personal, la búsqueda del crecimiento personal y las experiencias máximas. Maslow (1943) describe este nivel como el deseo de lograr todo lo que uno puede, de llegar a ser lo máximo que uno puede ser.

Los individuos pueden percibir o centrarse en esta necesidad muy específicamente. Por ejemplo, un individuo puede tener un fuerte deseo de convertirse en un padre ideal. En otro, el deseo puede expresarse económicamente, académicamente o atléticamente. Para otros, puede expresarse de forma creativa, en pinturas, cuadros o inventos.

Mamá con hijos feliz en el parque

Maslow postuló que las necesidades humanas están organizadas en una jerarquía:

“Es muy cierto que el hombre vive sólo de pan – cuando no hay pan. Pero, ¿qué pasa con los deseos del hombre cuando hay mucho pan y cuando su vientre está repleto de forma permanente?

En seguida surgen otras necesidades (y “más altas”) y éstas, más que las hambrunas fisiológicas, dominan el organismo. Y cuando éstas a su vez se satisfacen, de nuevo surgen nuevas (y aún “más altas”) necesidades y así sucesivamente. A esto nos referimos cuando decimos que las necesidades humanas básicas están organizadas en una jerarquía de relativa prepotencia” (Maslow, 1943, p. 375).

Maslow continuó perfeccionando su teoría basada en el concepto de una jerarquía de necesidades a lo largo de varias décadas (Maslow, 1943, 1962, 1987).

En cuanto a la estructura de su jerarquía, Maslow (1987) propuso que el orden de la jerarquía “no es ni de cerca tan rígido” (pág. 68) como pudo haber dado a entender en su descripción anterior.

Maslow señaló que el orden de las necesidades podría ser flexible en función de las circunstancias externas o de las diferencias individuales. Por ejemplo, observa que para algunos individuos, la necesidad de autoestima es más importante que la necesidad de amor. Para otros, la necesidad de satisfacción creativa puede sustituir incluso las necesidades más básicas.

Maslow (1987) también señaló que la mayoría de los comportamientos tienen múltiples motivaciones y observó que “cualquier comportamiento tiende a estar determinado por varias o todas las necesidades básicas simultáneamente en lugar de por una sola de ellas” (pág. 71).

Resumen de la jerarquía de necesidades

  • Los seres humanos están motivados por una jerarquía de necesidades.
  • Las necesidades se organizan en una jerarquía de prepotencia en la que las necesidades más básicas deben satisfacerse más o menos (en lugar de todas o ninguna) antes que las necesidades más elevadas.
  • El orden de las necesidades no es rígido, sino que puede ser flexible en función de las circunstancias externas o las diferencias individuales.
  • la mayor parte del comportamiento es multimotivado, es decir, determinado simultáneamente por más de una necesidad básica.

La jerarquía ampliada de necesidades

Es importante señalar que el modelo de cinco etapas de Maslow (1943, 1954) se ha ampliado para incluir las necesidades cognitivas y estéticas (Maslow, 1970a) y las necesidades de trascendencia posterior (Maslow, 1970b).

Se destacan los cambios en el modelo original de cinco etapas, que incluyen un modelo de siete etapas y un modelo de ocho etapas; ambos desarrollados durante los años sesenta y setenta.

  1. Necesidades biológicas y fisiológicas: aire, comida, bebida, refugio, calor, sexo, sueño, etc.
  2. Necesidades de seguridad – protección contra los elementos, seguridad, orden, ley, estabilidad, libertad de miedo.
  3. Necesidades de amor y pertenencia – amistad, intimidad, confianza y aceptación, recibir y dar afecto y amor. Afiliación, ser parte de un grupo (familia, amigos, trabajo).
  4. Necesidades de estima – que Maslow clasificó en dos categorías: i) estima por uno mismo (dignidad, logros, dominio, independencia) y ii) el deseo de reputación o respeto por parte de los demás (por ejemplo, estatus, prestigio).
  5. Necesidades cognitivas: conocimiento y comprensión, curiosidad, exploración, necesidad de significado y previsibilidad.
  6. Necesidades estéticas – apreciación y búsqueda de la belleza, el equilibrio, la forma, etc.
  7. Necesidades de auto-actualización – realización del potencial personal, auto-realización, búsqueda de crecimiento personal y experiencias de cima. Un deseo de “convertirse en todo lo que uno es capaz de llegar a ser” (Maslow, 1987, p. 64).
  8. Necesidades de trascendencia – Una persona está motivada por valores que trascienden más allá del yo personal (por ejemplo, experiencias místicas y ciertas experiencias con la naturaleza, experiencias estéticas, experiencias sexuales, servicio a los demás, búsqueda de la ciencia, fe religiosa, etc.).

Representación de Jerarquía de necesidades ampliada

Auto-realización

En lugar de centrarse en la psicopatología y en lo que va mal con la gente, Maslow (1943) formuló un relato más positivo del comportamiento humano que se centraba en lo que va bien. Se interesó en el potencial humano, y en cómo realizamos ese potencial.

El psicólogo Abraham Maslow (1943, 1954) declaró que la motivación humana se basa en que la gente busque la satisfacción y el cambio a través del crecimiento personal. Las personas auto-actualizadas son aquellas que se han realizado y han hecho todo lo que eran capaces de hacer.

El crecimiento de la autorrealización (Maslow, 1962) se refiere a la necesidad de crecimiento y descubrimiento personal que está presente a lo largo de la vida de una persona. Para Maslow, una persona siempre está “llegando a ser” y nunca permanece estática en estos términos. En la auto-realización, una persona llega a encontrar un sentido a la vida que es importante para ella.

Como cada individuo es único, la motivación para la auto-realización lleva a las personas en diferentes direcciones (Kenrick et al., 2010). Para algunas personas la autorrealización puede lograrse mediante la creación de obras de arte o literatura, para otras mediante el deporte, en el aula o en un entorno corporativo.

Maslow (1962) creía que la autorrealización podía medirse a través del concepto de experiencias máximas. Esto ocurre cuando una persona experimenta el mundo totalmente como es, y hay sentimientos de euforia, alegría y asombro.

Es importante señalar que la autoactualización es un proceso continuo de convertirse, más que un estado perfecto, en el que se alcanza un “felices para siempre” (Hoffman, 1988).

Maslow ofrece la siguiente descripción de la auto-realización:

Se refiere al deseo de la persona de realizarse a sí misma, es decir, a la tendencia a actualizarse en lo que es potencialmente.

La forma específica que adoptarán estas necesidades variará, por supuesto, enormemente de una persona a otra. En una persona puede adoptar la forma del deseo de ser una madre ideal, en otra puede expresarse atléticamente y en otra puede expresarse en la pintura de cuadros o en inventos” (Maslow, 1943, pág. 382-383).

Características de las personas auto-actualizadas

Aunque todos somos, teóricamente, capaces de auto-actualizarnos, la mayoría de nosotros no lo hará, o sólo en un grado limitado. Maslow (1970) estimó que sólo el dos por ciento de las personas alcanzarían el estado de auto-realización.

Se interesó especialmente por las características de las personas que consideraba que habían alcanzado su potencial como individuos.

Estudiando a 18 personas que consideraba autorrealizadas (entre ellas Abraham Lincoln y Albert Einstein) Maslow (1970) identificó 15 características de una persona autorrealizada.

Características de los autorrealizadores:

  1.  Perciben la realidad de manera eficiente y pueden tolerar la incertidumbre;
  2. Se aceptan a sí mismos y a los demás como lo que son;
  3. Espontáneo en el pensamiento y la acción;
  4. Centrado en el problema (no en sí mismo);
  5. Sentido del humor inusual;
  6. Capaz de mirar la vida objetivamente;
  7. Altamente creativo;
  8. Resistente a la inculturación, pero no intencionalmente no convencional;
  9. Preocupados por el bienestar de la humanidad;
  10. Capaz de apreciar profundamente la experiencia básica de la vida;
  11. Establecer relaciones interpersonales profundamente satisfactorias con unas pocas personas;
  12. Poseer experiencias máximas;
  13. Necesidad de privacidad;
  14. Actitudes democráticas;
  15. Fuertes normas morales/éticas.

Comportamiento que conduce a la auto-realización:

  • Experimentar la vida como un niño, con plena absorción y concentración;
  • Intentar nuevas cosas en lugar de seguir caminos seguros;
  • Escuchar los propios sentimientos al evaluar las experiencias en lugar de la voz de la tradición, la autoridad o la mayoría;
  • Evitar las pretensiones (“juego”) y ser honesto;
  • Estar preparado para ser impopular si sus opiniones no coinciden con las de la mayoría;
  • Asumir la responsabilidad y trabajar duro;
  • Tratar de identificar sus defensas y tener el valor de renunciar a ellas.

Las características de los autoactualizadores y los comportamientos que conducen a la autoactualización se muestran en la lista anterior. Aunque las personas logran la auto-realización a su manera, tienden a compartir ciertas características. Sin embargo, la auto-realización es una cuestión de grado, “No hay seres humanos perfectos” (Maslow, 1970a, p. 176).

No es necesario mostrar las 15 características para autorrealizarse, y no sólo las personas autorrealizadas las mostrarán.

Maslow no equiparó la auto-realización con la perfección. La auto-realización implica simplemente alcanzar el potencial de uno mismo. Así, alguien puede ser tonto, derrochador, vano y maleducado, y aún así autorrealizarse. Menos del dos por ciento de la población logra la auto-realización.

Aplicaciones educativas

La teoría de la jerarquía de necesidades de Maslow (1962) ha hecho una importante contribución a la enseñanza y a la gestión de las aulas en las escuelas. En lugar de reducir el comportamiento a una respuesta en el entorno, Maslow (1970a) adopta un enfoque holístico para la educación y el aprendizaje.

Maslow mira las cualidades físicas, emocionales, sociales e intelectuales completas de un individuo y cómo impactan en el aprendizaje.

Las aplicaciones de la teoría de la jerarquía de Maslow al trabajo del profesor de la clase son obvias. Antes de que las necesidades cognitivas de un estudiante puedan ser satisfechas, deben primero satisfacer sus necesidades fisiológicas básicas.

Por ejemplo, un estudiante cansado y hambriento encontrará difícil concentrarse en el aprendizaje. Los estudiantes necesitan sentirse seguros emocional y físicamente y ser aceptados en el aula para progresar y alcanzar su máximo potencial.

Maslow sugiere que se debe mostrar a los estudiantes que son valorados y respetados en el salón de clases, y el maestro debe crear un ambiente de apoyo. Los estudiantes con baja autoestima no progresarán académicamente a un ritmo óptimo hasta que su autoestima se fortalezca.

Maslow (1971, pág. 195) sostuvo que un enfoque educativo humanista desarrollaría a las personas que son “más fuertes, más sanas, y que tomarían sus propias vidas en sus manos en mayor medida”. Con una mayor responsabilidad personal por su vida personal, y con un conjunto racional de valores que guiaran su elección, las personas comenzarían a cambiar activamente la sociedad en la que vivían”.

Niño en la escuela trabajando

Evaluación crítica

La limitación más significativa de la teoría de Maslow se refiere a su metodología. Maslow formuló las características de los individuos autoactualizados a partir de un método cualitativo llamado análisis biográfico.

Observó las biografías y escritos de 18 personas que identificó como auto-actualizadas. A partir de estas fuentes, elaboró una lista de cualidades que parecían características de este grupo específico de personas, en contraposición a la humanidad en general.

Desde una perspectiva científica, hay numerosos problemas con este enfoque particular. En primer lugar, podría argumentarse que el análisis biográfico como método es extremadamente subjetivo, ya que se basa enteramente en la opinión del investigador. La opinión personal es siempre propensa a los prejuicios, lo que reduce la validez de los datos obtenidos. Por lo tanto, la definición operativa de Maslow de auto-realización no debe ser aceptada ciegamente como un hecho científico.

Además, el análisis biográfico de Maslow se centró en una muestra sesgada de individuos autoactualizados, que se limitó de manera prominente a varones blancos con un alto nivel de educación (como Thomas Jefferson, Abraham Lincoln, Albert Einstein, William James, Aldous Huxley, Beethoven).

Aunque Maslow (1970) sí estudió a las mujeres autoactualizadas, como Eleanor Roosevelt y la Madre Teresa, éstas constituían una pequeña proporción de su muestra. Esto dificulta la generalización de su teoría a las mujeres y a los individuos de clases sociales más bajas o de diferente origen étnico. Por lo tanto, cuestionando la validez demográfica de los hallazgos de Maslow.

Además, es extremadamente difícil probar empíricamente el concepto de auto-realización de Maslow de manera que se puedan establecer relaciones causales.

Otra crítica se refiere a la suposición de Maslow de que hay que satisfacer las necesidades inferiores antes de que una persona pueda alcanzar su potencial y autoactualizarse. Esto no siempre es así y, por lo tanto, la jerarquía de necesidades de Maslow en algunos aspectos ha sido falsificada.

Al examinar las culturas en las que un gran número de personas viven en la pobreza (como la India), es evidente que las personas siguen siendo capaces de necesidades de orden superior, como el amor y la pertenencia. Sin embargo, esto no debería ocurrir, ya que, según Maslow, las personas que tienen dificultades para satisfacer necesidades fisiológicas muy básicas (como la alimentación, la vivienda, etc.) no son capaces de satisfacer necesidades de crecimiento más elevadas.

Además, muchas personas creativas, como autores y artistas (por ejemplo, Rembrandt y Van Gogh) vivieron en la pobreza durante toda su vida, aunque se podría argumentar que lograron la autorrealización.

por necesidades de crecimiento más altas al mismo tiempo que necesidades de deficiencia de nivel más bajo (Wahba y Bridwell, 1973).

La investigación contemporánea de Tay y Diener (2011) ha puesto a prueba la teoría de Maslow analizando los datos de 60.865 participantes de 123 países, que representan todas las principales regiones del mundo. La encuesta se realizó entre 2005 y 2010.

Los encuestados respondieron a preguntas sobre seis necesidades que se asemejan mucho a las del modelo de Maslow: necesidades básicas (alimento, refugio); seguridad; necesidades sociales (amor, apoyo); respeto; dominio; y autonomía. También calificaron su bienestar a través de tres medidas discretas: evaluación de la vida (la visión que tiene una persona de su vida en su conjunto), sentimientos positivos (casos cotidianos de alegría o placer) y sentimientos negativos (experiencias cotidianas de dolor, ira o estrés).

Los resultados del estudio respaldan la opinión de que las necesidades humanas universales parecen existir independientemente de las diferencias culturales. Sin embargo, el ordenamiento de las necesidades dentro de la jerarquía no fue correcto.

“Aunque las necesidades más básicas pueden recibir la mayor atención cuando no las tienes”, explica Diener, “no necesitas satisfacerlas para obtener beneficios [de los demás]”. Incluso cuando tenemos hambre, por ejemplo, podemos ser felices con nuestros amigos. “Son como las vitaminas”, dice Diener sobre cómo las necesidades funcionan de forma independiente. “Las necesitamos todas.”

Post Anterior

Las 24 mejores películas de la década

Siguiente Post
Imagen de las siglas de FODA

Análisis FODA: Qué es y cuándo usarlo (2021)