Las filtraciones en China de Apple están empezando a cerrarse

En 2017, Apple lanzó una ráfaga de proyectos que los ejecutivos esperaban que se hicieran querer por los funcionarios chinos. Anunció tres nuevos centros de

En 2017, Apple lanzó una ráfaga de proyectos que los ejecutivos esperaban que se hicieran querer por los funcionarios chinos. Anunció tres nuevos centros de investigación y desarrollo en China y cedió el control de los datos de los usuarios chinos a un socio local. Poco después, la recién nombrada jefa de Apple de la Gran China, Isabel Ge Mahe, se reunió con los reguladores chinos.

En lugar de elogiar las propuestas de Apple, los funcionarios dieron un mensaje contundente: Apple no era intocable y tenía que cumplir con todas las leyes chinas, según una persona informada de las reuniones.

Los Puntos

– La lucrativa tienda de aplicaciones de Apple en China no cumple con las normas locales
– Apple retiró 47.000 aplicaciones de la tienda de aplicaciones de China antes de la fecha límite del 1 de agosto.
– Los ataques de Trump a TikTok y WeChat podrían provocar una reacción centrada en Apple

La charla dura marcó un punto de inflexión. Durante años, Apple había negociado exenciones extraordinarias de los reguladores chinos deseosos de ganarse el favor de la multinacional americana a cambio de los millones de puestos de trabajo que creó, los miles de millones de dólares en impuestos que paga y la tecnología que transfiere a una generación de proveedores chinos. Esas exenciones incluyen la forma en que operaba la versión china de su App Store-sin un socio local-y cuán vagamente censuraba la tienda.

Pero ahora, Apple se enfrenta a su entorno más difícil en China en años en medio del vertiginoso declive de las relaciones entre EE.UU. y China, que incluye la venta forzosa de las operaciones estadounidenses de TikTok, la primera aplicación de propiedad china que se convirtió en un éxito mundial. Las empresas tecnológicas extranjeras en China deben navegar por aguas cada vez más traicioneras, con cuidado de aplacar a los funcionarios chinos sin provocar una reacción en su país.

Ya han comenzado los cambios. En las últimas semanas, Apple ha eliminado decenas de miles de videojuegos sin licencia de su App Store en China. E incluso antes de eso, Apple renunció a lanzar una de sus franquicias más importantes, Apple TV+, en China. En el futuro, algunos cercanos a la compañía temen que otras exenciones claves, incluyendo las de la propia App Store, estén en peligro.

Lazos profundos con China

Pocas multinacionales en China tienen un perfil más alto que Apple. En su pico en el año fiscal 2015, los ingresos de Apple en la región de la Gran China, que incluye Hong Kong, Macao y Taiwán, fueron de casi 59 mil millones de dólares, lo que representa el 25% de sus ventas. Ese porcentaje, aunque aún es significativo, ha disminuido lentamente a alrededor del 17%, o un poco menos de 44.000 millones de dólares, en el año fiscal más reciente. Alrededor de uno de cada cinco smartphones chinos es un iPhone que utiliza el sistema operativo móvil iOS de Apple, según los analistas.

Los productos de Apple son símbolos populares de estatus para millones de consumidores chinos. Su éxito encaja con el mensaje que los funcionarios chinos quieren dar de que su país es un buen lugar para que los occidentales inviertan, dijo una persona familiarizada con el tema. El trabajo que Apple ha hecho sobre la responsabilidad social corporativa, la privacidad y los temas ambientales también ha complacido a Beijing, dijo la persona. En reuniones con el gobierno, Apple ha promocionado su papel en la construcción de las capacidades de los fabricantes chinos, según otras personas familiarizadas con el tema.

Bajo la dirección del CEO Tim Cook, Apple ha continuado cultivando cuidadosamente sus profundos lazos con China, donde se fabrican casi todos sus productos. Cook, que fue fundamental para aumentar la confianza de Apple en la cadena de suministro de China, visita al menos dos veces al año para saludar a los reguladores y los políticos de alto nivel. Es una celebridad vista como un sabio en el mundo de los negocios, similar a Henry Kissinger en la política, según una persona que ha hablado con los reguladores. Aunque Cook a menudo ha elogiado públicamente las proezas de la ingeniería y la fabricación china, no se trata sólo de fábricas para Apple. La empresa estadounidense también invirtió mil millones de dólares en el gigante chino Didi Chuxing en 2016, consolidando los lazos con una de las empresas emergentes más importantes del país.

Apple complementa el trabajo entre bastidores con la participación pública de alto perfil en las principales instituciones chinas. A finales de 2017, Cook fue uno de los primeros ejecutivos tecnológicos occidentales en asistir a la Conferencia Mundial sobre Internet patrocinada por el Estado, que según los críticos ha dado legitimidad a la visión de China de una Internet fuertemente controlada. Allí habló sobre la contribución de Apple a la economía china, anunciando que los desarrolladores de aplicaciones chinos habían ganado hasta ahora cerca de 17 mil millones de dólares en la App Store, alrededor de un cuarto de los ingresos totales obtenidos por los desarrolladores de aplicaciones a nivel mundial. El año pasado, Cook fue nombrado presidente del consejo asesor de la prestigiosa escuela de negocios de la Universidad de Tsinghua, una institución vinculada a la élite empresarial y política de China.

App Store de China

Como Trump amenaza a TikTok en lo que los medios estatales chinos han caracterizado como un intento de robar la tecnología china, existe un riesgo creciente de una acción de “ojo por ojo” sobre los intereses comerciales de EE.UU. en China, advierten algunos analistas. La presión de EE.UU. sobre las aplicaciones chinas es parte del Programa de Red Limpia, revelado a principios de agosto por el Secretario de Estado Mike Pompeo, que tiene por objeto proteger los datos de las empresas estadounidenses y los ciudadanos de China.

Los movimientos de Trump contra Tencent, el fabricante chino del servicio de mensajería WeChat, también podrían afectar directamente a Apple. En una reciente orden ejecutiva, Trump prohibió efectivamente que el servicio de mensajería operara en los EE.UU. y fue vago acerca de si las compañías estadounidenses podían asociarse con Tencent en absoluto. Si no se le permitiera a Apple apoyar a WeChat en sus teléfonos en China, las ventas de iPhones ciertamente se verían afectadas.

Los reguladores chinos ya han estado cerrando las lagunas que han permitido a Apple operar su negocio en China con excepciones a las reglas que sus rivales locales y extranjeros están obligados a seguir. La estricta censura china se aplica a todo lo que está en línea, incluyendo las aplicaciones. Apple ha sido capaz de salirse con la suya con sólo vigilar su App Store.

A principios de este mes, Apple retiró más de 47.000 aplicaciones de su App Store en China, la mayoría de ellas juegos, para cumplir con las regulaciones chinas que requieren que los juegos pagados o los que ofrecen compras in-app obtengan licencias del gobierno, según AppInChina, una consultoría con sede en Beijing que ayuda a las aplicaciones a ser aprobadas en el país. Anteriormente, Apple había permitido que los desarrolladores vendieran juegos sin estas licencias, una excepción a las reglas que las tiendas rivales de aplicaciones Android en China habían seguido desde 2016. Las ventas de las tiendas de aplicaciones en China superaron a las de EE.UU. el año pasado y fueron de 11.500 millones de dólares en 2019, según la empresa de análisis App Annie.

Para complicar aún más las cosas, hay que preguntarse cómo debería funcionar la App Store de Apple en China. Por ley, las tiendas de aplicaciones se supone que son empresas mixtas de propiedad mayoritaria y operadas por un socio chino. Y deben asegurarse de que las aplicaciones sigan las leyes locales antes de publicarlas.

Pero desde su lanzamiento en China en 2010, Apple nunca ha operado la tienda bajo una empresa conjunta o como un negocio registrado localmente como lo exige la ley. No hace una política de aplicaciones por adelantado ni requiere que los desarrolladores de aplicaciones de terceros obtengan licencias comerciales o de contenido en China, como lo hacen otras tiendas de aplicaciones en China.

Apple hace que la inclusión de aplicaciones en la tienda de China sea la opción por defecto para los desarrolladores, y sólo excluye las aplicaciones que se refieren a temas sensibles como el Falun Gong, el Dalai Lama, la Plaza de Tiananmen, el Tíbet y Taiwán, según una persona familiarizada con el tema. Aparte de eso, Apple sólo retira aplicaciones de China después de que las autoridades se lo pidan, y rechaza algunas solicitudes, según dijo una persona familiarizada con el tema.

“Desde que la App Store entró por primera vez en China, nunca ha cumplido con las leyes locales”, dijo Rich Bishop, CEO de AppInChina. “Aceptar las demandas de China sería una forma de control editorial, pero la preocupación de Apple es que la gran mayoría de las aplicaciones que están actualmente en la App Store no serían compatibles.”

Apple ha sido consciente de esta vulnerabilidad desde hace tiempo y ha seguido planes de contingencia. Cuando China lanzó en 2013 la Zona de Libre Comercio de Shanghai, que ofrece exenciones fiscales y otras exenciones para fomentar la inversión extranjera, los ejecutivos de Apple en China plantearon la idea de crear allí una entidad legal para la App Store, según personas familiarizadas con el tema. Creían que la zona les permitiría seguir operando la App Store en China sin un socio chino de empresa conjunta, dijo la gente.

Sin embargo, los ejecutivos de la sede de Apple en Cupertino, California, rechazaron la idea, creyendo que tal acto constituía una pérdida de control sobre la tienda, dijo la gente. En 2018, en medio de la guerra comercial entre EE.UU. y China, Apple finalmente decidió registrar la entidad, pero no ha podido conseguir que las autoridades chinas aprueben la solicitud durante los últimos dos años.

Según la gente familiarizada con el asunto, los funcionarios chinos han dicho que no la concederán hasta que Apple haga más concesiones que permitan a los reguladores aprobar lo que entra en la App Store. Sin embargo, los ejecutivos de Apple son reacios a cambiar sus prácticas actuales, ya que le daría a Beijing más poder sobre lo que publica en China, dijeron.

Hasta que se resuelva el problema, existe el riesgo de que los reguladores chinos puedan cerrar la tienda de aplicaciones de China, que contiene casi 1,5 millones de aplicaciones.

Otras exenciones

Apple ha tenido otros problemas con las leyes chinas. En 2013, Apple lanzó FaceTime Audio, que permitía a los usuarios hacer llamadas por Internet a otros propietarios de dispositivos de Apple. China requería que las empresas extranjeras con servicios similares obtuvieran licencias, trabajaran con socios de empresas conjuntas y permitieran una puerta trasera a las autoridades. Apple deshabilitó FaceTime Audio para los usuarios chinos en lugar de seguir esas reglas, dijo una persona familiarizada con el proceso. La compañía lanzó funciones similares de Apple, como FaceTime Video e iMessage, antes de que las regulaciones chinas se endurecieran. Los servicios, lanzados respectivamente en 2010 y 2011, han sido abandonados porque no son populares en China y no representan una amenaza para el régimen comunista, según personas familiarizadas con el tema.

En 2015, cuando las ventas de Apple llegaron a su punto máximo en China, los reguladores locales de Pekín dieron luz verde al lanzamiento del iBooks Store y del iTunes Movie Store, según personas familiarizadas con el tema. Seis meses después, el regulador de medios del gobierno central le dijo a Apple que todo el contenido ofrecido en China requería de aprobaciones regulatorias, dijo una de las personas. Apple cerró las tiendas de libros y películas pero se le permitió continuar operando una versión censurada de su aplicación de música, Apple Music, la única gran compañía extranjera que opera tal servicio en China sin un socio chino.

Poco después de la reunión de Ge Mahe con los reguladores chinos, Pekín aprobó una nueva ley de seguridad cibernética más dura. Apple eliminó las aplicaciones de redes privadas virtuales y otras aplicaciones, como Skype, que no tenían licencias gubernamentales. La ley despertó la preocupación de los ejecutivos de Cupertino de que las exenciones de Apple no duraran y los impulsó a aumentar los esfuerzos de relaciones con el gobierno de Apple, como los nuevos centros de I + D, la asociación de centros de datos y el nombramiento de Ge Mahe, un veterano ingeniero de Apple nacido en China, una persona familiarizada con el asunto dijo.

Sin embargo, la compañía todavía se encontró con obstáculos. En 2016, Apple lanzó una función conocida como CallKit que permite a los desarrolladores de aplicaciones integrar las llamadas de Internet en la aplicación de iPhone’s Phone. Apple prohibió la función para las aplicaciones chinas en 2018 después de que las empresas estatales de telecomunicaciones de China se quejaron a los reguladores locales de que perjudicaría a sus negocios, según personas familiarizadas con el asunto. Apple también abandonó recientemente los esfuerzos para lanzar su servicio de suscripción de video premium, Apple TV+, en China después de no hacer ningún progreso con los reguladores chinos, dijo una de las personas.

Apple se ha resistido a algunas de las demandas de Beijing. Una persona dijo que Apple aún no ha proporcionado el código fuente de su sistema operativo móvil a las autoridades chinas como lo han hecho otras compañías de software como Microsoft. El equipo de asuntos gubernamentales de Apple en China, con la ayuda de Cook, presionó con éxito a Beijing para que proporcionara una exención que le permitiera a Apple mantener el código en privado. Los ejecutivos de Apple, también con la ayuda de Cook, se negaron a retirar la aplicación del New York Times a pesar de las múltiples quejas de las autoridades chinas durante dos años, según personas familiarizadas con el asunto. Pero en 2016, después de que China ordenó el cierre de las tiendas de libros y películas de Apple, los ejecutivos de la empresa cedieron.

James Zimmerman, socio del bufete de abogados Perkins Coie en Pekín y ex presidente de la Cámara de Comercio Americana en China, dijo que algunos reguladores locales son más amigables con las empresas extranjeras que otros, ya que creen que estas empresas estimulan la innovación, crean puestos de trabajo y hacen que China ascienda en la cadena de valor. “Dicho esto, las exenciones que cualquier empresa extranjera recibió en el pasado fueron anteriores a la ley de seguridad de Internet de China y a la habilitación regulatoria de la Administración del Ciberespacio de China”, dijo.

Algunos ex empleados de Apple dicen que la represión de China sobre los juegos en la tienda de aplicaciones de China es sólo el comienzo y que es sólo cuestión de tiempo antes de que China requiera que Apple haga otras aplicaciones en la tienda que cumplan plenamente con la ley china.

“Es muy difícil ver por qué China haría una excepción para Apple, especialmente dadas las actuales tensiones comerciales entre EE.UU. y China”, dijo el Obispo de AppInChina. “A Apple le gustaría cumplir con la ley, pero no le gusta como se vería su negocio en China si ese fuera el caso.”

Via The Information


HyperNoir.

Post Anterior

La gran racha de financiación de Robinhood

Siguiente Post

Aquí hay cuatro áreas en las que el fondo de inversión de 311.000 millones de dólares de la CPPIB cree que se verá afectado por COVID-19

Posts Relacionados