Las regulaciones de Fintech en América Latina podrían impulsar el crecimiento o congelar las empresas de nueva creación

Puede que haya entrado en el juego más tarde que otras regiones líderes como Europa y América del Norte, pero la industria de la tecnología de punta de América Latina es dinámica y crece rápidamente. El sector recibió recientemente una valoración de más de 150.000 millones de dólares y continúa expandiéndose año tras año.

Y aunque el impacto a largo plazo de COVID-19 en el sector aún no se ha determinado, no hay duda de que la demanda de ciertas soluciones de fintech está aumentando. Dado que las instituciones financieras más pequeñas de la región están bajo presión para digitalizarse, muchos están pidiendo a fintechs que les ayude en este viaje. Además, varias PYMES están buscando servicios de préstamos digitales para ayudarles a superar la crisis.

La rápida expansión del sector ha hecho que los reguladores de América Latina se vean cada vez más presionados para promulgar una legislación que aborde las turbias aguas de la actividad de fintech, proporcionando confianza tanto a los consumidores como a los inversores. Sin embargo, la regulación en toda la región debe tener cuidado de no anular la innovación, mientras que las nuevas empresas deben encontrar la manera de ser ágiles en un entorno cada vez más regulado. Examinemos más de cerca el impacto que la regulación ha tenido hasta ahora en América Latina y lo que debe ocurrir para lograr un equilibrio entre el crecimiento del sector y la confianza del público.

El desarrollo de la regulación de fintech en toda América Latina

México está actualmente a la cabeza en lo que se refiere a la regulación de fintech en América Latina, gracias a su amplia Ley de fintech de 2018. La ley cubre la mayoría de las actividades de fintech, incluyendo la financiación en masa, la cartera virtual, las transacciones realizadas con criptodivisas y la banca abierta. Además, México tiene ciertas leyes financieras que regulan a las entidades financieras en la ejecución de las transacciones que utilizan fintech. La ley también proporciona una caja de arena normativa para las empresas con licencia y las que no la tienen.

El Brasil es el país más adelantado después de México, ya que legisla individualmente la financiación colectiva y los préstamos entre pares, mientras que una comisión especial del Congreso está trabajando en una estrategia legislativa más amplia. El Banco Central de Brasil también se esfuerza por hacer efectiva la legislación de banca abierta para el tercer trimestre de 2020, lo que allanará el camino para un próspero ecosistema de banca abierta.

La mayoría de las iniciativas en el Brasil proceden de su Banco Central, que ha tratado de reducir la influencia de determinados agentes en la cadena de servicios de pago. Los resultados de esto han sido alentadores para los adquirentes más pequeños y las nuevas empresas de fintech, con el objetivo de estimular la competencia en el segmento.

Aunque todavía no cuenta con una legislación general y exhaustiva en materia de fintech, Colombia ha adoptado recientemente nuevas reglamentaciones relativas a los mercados financieros, que se refieren específicamente a los robo-asesores. El país también ha desarrollado un modelo de caja de arena para la industria de fintech, pero todavía no regula los préstamos entre pares.

Evidentemente, la ley mexicana sobre tecnología de aletas está teniendo un efecto indirecto en el resto de la región: Chile y Perú también están impulsando una legislación más amplia. Sin embargo, la evolución de la reglamentación sigue siendo incoherente en todos los mercados, y los que van a la zaga deberían buscar en México y el Brasil las lecciones aprendidas sobre el impacto de la legislación en el ecosistema de las empresas de nueva creación.

La coherencia de la regulación en los distintos países facilitará el crecimiento

Si bien no cabe duda de que la legislación de México influyó en la trayectoria de otros países de América Latina, en particular para empezar a abordar la banca abierta, la reglamentación ha sido en general de carácter muy local. Como se ha demostrado, cada país ha manejado su propio conjunto de regulaciones con respecto a fintech.

En el futuro, si los reguladores quieren facilitar el crecimiento de las empresas de nueva creación y la innovación, deben trabajar juntos para crear reglamentos que coincidan más allá de las fronteras. Si bien México y Brasil son mercados enormes en sí mismos, es probable que los fintechs provenientes de otros más pequeños como Colombia o Ecuador quieran escalar y exportar sus productos a otros países poco después de su lanzamiento.

Un ejemplo en el que la coherencia de las reglamentaciones sería muy beneficiosa para las nuevas empresas de fintech es la banca abierta. Los países de América Latina pueden tomar el modelo europeo de PSD2 como ejemplo de legislación regional exitosa de banca abierta que facilita las operaciones de escalamiento de fintechs de un país a otro. Si bien este logro sería más impresionante en América Latina, ya que no se trata de un bloque económico o político como la UE, eso no significa que no pueda haber un impulso para una mayor colaboración regulatoria entre los países.

Los reguladores deben tener cuidado de no expulsar a los jugadores más pequeños

Si bien la reglamentación es sin duda necesaria para infundir confianza tanto a los consumidores como a los posibles inversores, no cabe duda de que ha creado graves obstáculos a la entrada de nuevos actores en fintech. Por ejemplo, la reglamentación de Uruguay de 2018 hizo imposible que los prestamistas de igual a igual se mantuvieran a flote. Todo el sector entre iguales se vio obligado a detener sus operaciones debido a las exigencias insuperables de cumplimiento.

Para muchas empresas incipientes, la reglamentación significará cumplir con las normas antes de lanzarse oficialmente al mercado y operar en él. Si una empresa de nueva creación ya está operando mientras se promulga la reglamentación, a menudo se verá obligada a congelar sus operaciones y concentrarse en el cumplimiento. Esto significa una seria detención del flujo de caja, ya que la empresa no puede asumir nuevos clientes y prestar el servicio a los ya existentes. Sin una gran financiación, muchas empresas nuevas simplemente se ven empujadas fuera del mercado.

De hecho, el 53% de las startups encuestadas por Fintech Radar México 2019 dijeron que la ley de Fintech creará fuertes barreras de entrada para nuevos jugadores. Además, el 46% de esas startups dijeron que los altos costos asociados al cumplimiento generarán ineficiencias, mientras que el 41% dijo que la regulación es rigurosa. Sólo el 24% de las startups encuestadas dijeron que están listas para cumplir con la regulación.

Claramente, existe una disparidad entre la regulación integral y las capacidades de las startups para cumplir con las nuevas reglas. Los reguladores deben estar más en sintonía con las condiciones necesarias para facilitar un ecosistema dinámico de empresas de nueva creación si los países desean ver más innovación y crecimiento en el sector.

¿Cómo deberían comportarse las startups de Fintech en América Latina en este clima de regulación?

Con una mayor regulación en el futuro, hay ciertas cosas que las empresas de fintech con sede en América Latina pueden hacer para aumentar sus posibilidades de éxito. Los más jóvenes deben encontrar maneras de ser creativos y de operar fuera de la regulación cuando sea posible, de manera que puedan evitar ser golpeados por las muchas exigencias de cumplimiento.

Las empresas de nueva creación que buscan escalar y entrar en nuevos mercados deben asegurarse de tener el máximo contacto con ese mercado antes de su lanzamiento oficial. Una vez que su producto esté operativo en un nuevo país, deben ser ágiles y probar rápidamente la capacidad de respuesta del mercado al producto para poder determinar su potencial de éxito.

Por último, el ecosistema de fintech de América Latina está siendo impulsado por los ingresos, lo que aumentará la resistencia de las empresas de nueva creación. Si bien la financiación de las empresas de capital riesgo puede sin duda ayudar a cubrir los costos básicos iniciales -y el interés de las empresas de capital riesgo mundiales está aumentando (en particular el fondo de SoftBank para América Latina de 5.000 millones de dólares)-, las empresas de nueva creación que opten por el bootstrap tendrán más flexibilidad para ser ágiles y adaptarse a los cambios del panorama normativo.

Los cimientos para un mayor crecimiento y dinamismo en el ecosistema de fintech de América Latina no los pondrá un solo actor. Un cuidadoso equilibrio entre la coherencia de la reglamentación, una legislación que se ajuste a las capacidades del sector y unas empresas de nueva creación ágiles y con visión de futuro darán a la continuidad del crecimiento y la innovación las mayores posibilidades de éxito.


Ximena Alemán
es cofundadora y directora de desarrollo de negocios en Prometeo, una plataforma bancaria abierta que sirve a América Latina.

Exit mobile version