Life Hacking: cuando no se puede optimizar más

Si puedes hackear el software de un ordenador, ¿puedes hackear la vida de una persona? Durante la primera parte del siglo XXI, una oleada de geeks techno-optimistas pensó que sí, proclamando que la forma de aumentar la productividad -desde dormir eficazmente hasta eliminar las manchas del hogar- era encontrar y explotar los atajos en la forma en que “codificamos” la vida cotidiana.
woman sitting on bed with MacBook on lap
Despiértate. Haz la cama antes de beber una taza de “té de titanio” mezclado con dos variedades de hojas, una cucharada de aceite de coco, mantequilla orgánica y una pizca de cúrcuma. Medita durante 20 minutos, seguidos de un periodo de descompresión de dos minutos. Haz 20 minutos de ejercicio ligero y dedica cinco minutos a plasmar tus pensamientos en las páginas de un diario.
Ya estás preparado -por fin- para empezar el día. Todo esto puede parecer excesivo, pero estas instrucciones constituyen la rutina matutina de un destacado miembro de la comunidad del life hacking, cuyo patrimonio neto es supuestamente de 100 millones de dólares, y que afirma que sus horas de trabajo más productivas son entre la 1 y las 4 de la madrugada.
Para algunos, el reto de ser constantemente productivo en un mundo cada vez más exigente es similar a reescribir un programa de computadora para que funcione de forma más confiable. Y al igual que los programadores aprenden las reglas de un sistema y luego explotan los “hacks” para subvertir una computadora, la aparición de un movimiento de life hackers a principios del siglo XXI aplicó el mismo enfoque a la vida fuera de la pantalla.
Los life hackers ven el mundo como un sistema con dos conjuntos de reglas: las reglas que todo el mundo sigue, y las reglas reales. Los hackers creen que son capaces de discernir este conjunto de reglas subyacentes y explotarlas para sus propios fines, cortocircuitando una centralita para simplificar la ruta de A a B. Los programadores informáticos pueden utilizar técnicas para gestionar proyectos en el trabajo; los life hackers las llevan a casa. Si cada generación recibe la filosofía de autoayuda que se merece, el life hacking refleja un mundo en el que el trabajo sobrepasa los límites de un horario de nueve a cinco y muchos de nosotros nos sometemos a ser capturados, optimizados y apropiados por las plataformas tecnológicas.
La historia reciente del life hacking se remonta a 2004, cuando el escritor Danny O’Brien introdujo el término en una presentación en la Conferencia de Tecnología Emergente de O’Reilly en San Diego. O’Brien envió cuestionarios a numerosos “alfa geeks excesivamente prolíficos”, preguntándoles cómo se las arreglaban para conseguir tantas cosas evitando la distracción tecnológica. Su argumento era que estos cabezas huecas habían encontrado estrategias para trabajar eficazmente en un mundo que les distrae sin cesar.
Quince años después, el término ha evolucionado en una dirección más banal. Hoy en día, al buscar en Google “life hacks” aparece una serie de consejos domésticos mundanos (y ocasionalmente reveladores), como quitar las manchas del inodoro con Coca-Cola, impermeabilizar los zapatos con una capa de cera de abeja y frotar la piel con naranjas para neutralizar el olor del sudor.

El apogeo del life hacking se produjo en los primeros años de este siglo, cuando la gente todavía estaba enamorada de la tecnología y la “disrupción” se veía de forma puramente positiva. Los programadores y los “tech bros” eran los nuevos profetas de esta era digital, famosos por su supuesta genialidad, su feroz ética de trabajo y su capacidad para cosechar fortunas ilimitadas. Muchos de los exponentes originales del life hacking evitan ahora el término: Algunos se decantan por nuevas tendencias como el “minimalismo digital”, un ethos que implica desordenar celosamente tu vida, al estilo de Marie Kondo, mientras que otros abandonan por completo la escena del life hacking, denunciando su obsesión por la productividad.

Aunque ya no miramos a Silicon Valley como un faro de auto-ayuda, la idea de que la vida puede enfocarse como un sistema operativo sigue vigente hoy en día, y refleja nuestra preocupante pasión por extraer productividad de cada momento de vigilia.

“Los life hackers ven el mundo como un sistema con dos conjuntos de reglas las reglas que todo el mundo sigue, y las reglas reales”

“La autoayuda, si miras su historia, se repite cada 10, 20 o 30 años. Cada nueva generación que aparece en el lugar de trabajo es como: ‘Bien, ¿cómo encuentro mi camino y qué hago? Me dice Joseph Reagle, profesor asociado de estudios de comunicación en la Universidad Northeastern y autor de una breve historia del movimiento, Hacking Life.

Uno de los efectos más significativos de contar con gerentes en el lugar de trabajo en el siglo XX fue el espectacular aumento de la productividad de los trabajadores. Pero, ¿qué ocurre cuando tú eres tu propio gerente, cuando el trabajo ya no tiene lugar en la oficina, y ésta puede ser una cama o una cafetería? Para muchos profesionales y autónomos con distintos grados de seguridad, la frontera entre el trabajo y el ocio es cada vez más porosa: Pueden ganar dinero en cada momento en que están despiertos, y pasan su tiempo libre promocionando su marca personal en las redes sociales. El tiempo se convierte en un recurso preciado, y la productividad es una forma de medir el valor.

Aunque Reagle cree que el life hacking puede ser una herramienta útil, admite que tiene limitaciones: “Estás bloqueando intrínsecamente la periferia bajo tus pies, y puede que no estés apreciando el panorama general, el sistema en el que estás, las personas a las que estás apartando”, dice. De hecho, los resultados de esta mentalidad pueden ser más oscuros de lo que parece a primera vista. Tomemos un ejemplo que fue ampliamente difundido por los medios de comunicación en 2013: “Bob”, empleado de la empresa de telecomunicaciones estadounidense Verizon, subcontrató su trabajo como programador a un trabajador de la ciudad china de Shenyang. Bob pagaba al trabajador una quinta parte de su salario de seis cifras, y durante varios años recibió excelentes críticas de rendimiento por su código “limpio y bien escrito” (también fue nombrado “el mejor desarrollador del edificio”, según Verizon). Mientras trabajaba, Bob pasaba horas navegando por Reddit, viendo vídeos de gatos en YouTube y chateando con la gente en Facebook. ¿Era esto un “hackeo” o una mentira explotadora que ponía al descubierto los fallos de nuestra economía?

La subcontratación es habitual entre los life hackers comprometidos, y muchos no ven ningún problema en contratar a trabajadores mal pagados para que hagan las tareas que ellos no tienen tiempo de realizar. Por ejemplo, Maneesh Sethi, autoproclamado life hacker y fundador de una empresa de wearables, supuestamente pagó a un trabajador filipino para que le recordara el uso del hilo dental. Si el life hacking es una “filosofía”, la idea de subcontratar tareas a la economía colaborativa parece muy alejada del mantra de que debemos tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros.

El Life Hacking es “algo así como las anteojeras de los caballos”, dice Reagle. Esta analogía fue llevada a la práctica por el gigante tecnológico japonés Toshiba, que creó un prototipo de anteojeras con cancelación de ruido que presentó el año pasado en South by Southwest, un festival anual en Texas muy popular entre los empleados del sector tecnológico. “Podías ponerte este cubículo en la cabeza mientras tu pareja jugaba con tu hijo para poder concentrarte en tu trabajo. Me pareció deliciosamente irónico”, añade Reagle.

El hecho de cerrar los ojos al mundo puede distraernos de lo que importa. Como describe la escritora y artista Jenny Odell en su libro Cómo no hacer nada, resistirse a la atracción constante de la productividad conduce a una comprensión más significativa de la felicidad y el compromiso político. Sin embargo, en lugar de recomendar un retiro de desintoxicación digital o un curso de atención plena, Odell considera que “no hacer nada” es “un proceso activo de escucha” y de centrar nuestra atención en los detalles de nuestro entorno.

Compara este rechazo de la productividad con la observación de pájaros, o con estar en la naturaleza y centrar la mirada profundamente en los diminutos cambios de un paisaje. Lo que me sorprendió y hizo humilde de la observación de aves fue el modo en que cambió la granularidad de mi percepción, que había sido bastante “de baja resolución””, dice. Los efectos de este cambio de percepción pueden ser profundos. “Cuando el patrón de tu atención ha cambiado, interpretas tu realidad de forma diferente. Empiezas a moverte y a actuar en un tipo de mundo diferente”

El life hacking refleja una obsesión por hacer que cada momento sea productivo. Pero los filósofos llevan mucho tiempo argumentando que el tiempo improductivo es una parte importante del ser humano. El pensador alemán Friedrich Schiller pensaba que lo que él llamaba el “impulso del juego” era intrínseco a la creatividad humana. “Si tienes un ámbito separado de las exigencias normales de la vida cotidiana, y está destinado a ser intrascendente -en el sentido de que no hay fuertes penalizaciones ni consecuencias-, eso es precisamente algo que puede liberar el pensamiento creativo”, me dice John Tasioulas, profesor de filosofía del King’s College de Londres que ha escrito sobre la importancia del juego.

Tasioulas sostiene que nuestra sociedad, obsesionada con la productividad, corre el riesgo de ocluir la importancia del ocio y el juego, cosas que deberían existir por sí mismas. “No somos sólo seres materiales dedicados constantemente a la actividad económica; tiene que haber espacio para algo más… otro tipo de valor, que amenaza con ser desplazado si estamos constantemente en un modo productivo, económico y centrado en el trabajo” En una época en la que nuestra atención es el recurso más valioso y gastado, resistirse al canto de sirena de la productividad puede resultar mucho más radical que cualquier hack.


Hettie O'Brien.

Post Anterior

La fiebre de los terrenos en el Metaverso es una ilusión

Siguiente Post

¿El futuro de las ciudades? Menos coches, mejores casas

Posts Relacionados
yellow smiley emoji on gray textile

Cómo evitar la positividad tóxica

El tener perspectiva positiva de la vida se piensa como algo bueno para el bienestar mental. El problema es que la vida no siempre es positiva. Todos lidiamos con emociones y experiencias dolorosas. Esas emociones, aunque a menudo desagradables, son importantes y deben sentirse y tratarse abierta y honestamente.