Los 7 tipos de liderazgo más comunes (y cómo encontrar el tuyo propio)

¿Estás usando un estilo de liderazgo efectivo que funciona mejor para ti y tu equipo? Obtén una visión general de siete estilos de liderazgo comunes y explora cómo desarrollar tu estilo característico.
Persona exponiendo una clase

Por Bruna Martinuzzi

A primera vista, podemos pensar que algunos estilos de liderazgo son mejores que otros. La verdad es que cada estilo de liderazgo tiene su lugar en el conjunto de herramientas de un líder. El líder sabio sabe que tiene que cambiar de un estilo a otro según lo exija la situación.

Los estilos de liderazgo están en un continuo, que van desde el autocrático en un extremo, hasta el laissez-faire en el otro, con una variedad de estilos en medio.

Los siete tipos de liderazgo principales son:

1. Estilo autocrático

Mujer sosteniendo taza like a boss
La frase más ilustrativa de un estilo de liderazgo autocrático es “Haz lo que digo”. Generalmente, un líder autocrático cree que es la persona más inteligente de la mesa y sabe más que los demás. Toman todas las decisiones con poca aportación de los miembros del equipo.

Este enfoque de mando y control es típico de los estilos de liderazgo del pasado, pero no tiene mucho peso en el talento de hoy en día.

Eso no quiere decir que el estilo no sea apropiado en ciertas situaciones. Por ejemplo, se puede recurrir a un estilo de liderazgo autocrático cuando es necesario tomar decisiones cruciales en el momento, y se tiene el mayor conocimiento de la situación, o cuando se trata de miembros de equipo inexpertos y nuevos y no hay tiempo para esperar a que los miembros del equipo se familiaricen con su papel.

2. Estilo de autoridad

Personas dialogando de trabajo

La frase más indicativa de este estilo de liderazgo (también conocido como “visionario”) es “Sígueme”. El estilo de liderazgo autoritario es la marca de los líderes confiados que trazan el camino y establecen expectativas, a la vez que atraen y dan energía a los seguidores a lo largo del camino.

En un clima de incertidumbre, estos líderes levantan la niebla para la gente. Les ayudan a ver hacia dónde va la empresa y qué va a pasar cuando lleguen allí.

A diferencia de los líderes autocráticos, los líderes con autoridad se toman el tiempo para explicar su pensamiento: No sólo dan órdenes. Sobre todo, permiten a la gente elegir y tener libertad para alcanzar objetivos comunes.

3. Estilo de marcar el paso

Personas dialogando de trabajo
“¡Haz lo que yo hago!” es la frase más indicativa de los líderes que utilizan el estilo de marcar el paso. Este estilo describe a un líder muy impulsivo que marca el ritmo como en las carreras. Los líderes ponen el listón muy alto y empujan a los miembros de su equipo a correr duro y rápido hasta la línea de meta.

Mientras que el estilo de liderazgo de los líderes es efectivo para hacer las cosas y conducir para obtener resultados, es un estilo que puede perjudicar a los miembros del equipo. Por un lado, incluso los empleados más motivados pueden estresarse trabajando bajo este estilo de liderazgo a largo plazo.

Un estilo de liderazgo ágil puede ser el estilo de liderazgo definitivo necesario para liderar el talento de hoy en día.
¿Debería evitar el estilo de marcar el paso por completo? No tan rápido. Si eres un emprendedor enérgico que trabaja con un equipo de ideas afines en el desarrollo y anuncio de un nuevo producto o servicio, este estilo puede servirte bien. Sin embargo, este no es un estilo que pueda mantenerse a largo plazo. Un líder de ritmo necesita dejar salir el aire de las llantas de vez en cuando para evitar causar el agotamiento del equipo.

4. Estilo Democrático

Personas dialogando de trabajo
Los líderes demócratas son más propensos a preguntar “¿Qué piensas?” Comparten información con los empleados sobre cualquier cosa que afecte a sus responsabilidades laborales. También buscan las opiniones de los empleados antes de aprobar una decisión final.

Hay numerosos beneficios en este estilo de liderazgo participativo. Puede generar confianza y promover el espíritu de equipo y la cooperación de los empleados. Permite la creatividad y ayuda a los empleados a crecer y desarrollarse. Un estilo de liderazgo democrático hace que la gente haga lo que quiere que se haga, pero de una manera en la que ellos quieren hacerlo.

5. Estilo de Coaching


Cuando tienes un estilo de liderazgo de coaching, tiendes a tener un enfoque de “Considerar esto”. Un líder que entrena ve a las personas como una reserva de talento a desarrollar. El líder que utiliza un enfoque de coaching busca liberar el potencial de las personas.

Los líderes que usan un estilo de coaching abren sus corazones y puertas a la gente. Creen que todo el mundo tiene poder dentro de sí mismo. Un líder de entrenamiento le da a la gente un poco de dirección para ayudarles a aprovechar su capacidad para lograr todo lo que son capaces de hacer.

6. Estilo Afiliado

Persona exponiendo una clase
Una frase que se usa a menudo para describir este tipo de liderazgo es “La gente es lo primero”. De todos los estilos de liderazgo, el enfoque de liderazgo afiliativo es uno en el que el líder se acerca a la gente. Un líder que practica este estilo presta atención y apoya las necesidades emocionales de los miembros del equipo. El líder se esfuerza por abrir un conducto que lo conecte con el equipo.

En última instancia, este estilo se trata de fomentar la armonía y la formación de relaciones de colaboración dentro de los equipos. Es particularmente útil, por ejemplo, para suavizar los conflictos entre los miembros del equipo o para tranquilizar a la gente en momentos de estrés.

7. Estilo Laissez-Faire

Persona poniendose audifonos
El estilo de liderazgo del laissez-faire está en el extremo opuesto del estilo autocrático. De todos los estilos de liderazgo, este es el que implica menos supervisión. Se podría decir que el líder del estilo autocrático se mantiene firme como una roca en los temas, mientras que el líder del laissez-faire deja que la gente nade con la corriente.

En la superficie, un líder “laissez-faire” puede parecer que confía en que la gente sepa qué hacer, pero llevado al extremo, un líder no involucrado puede terminar pareciendo distante. Si bien es beneficioso dar a la gente oportunidades para desplegar sus alas, con una total falta de dirección, la gente puede, sin darse cuenta, desviarse en la dirección equivocada, alejándose de los objetivos críticos de la organización.

Este estilo puede funcionar si diriges a empleados altamente cualificados y experimentados que sean emprendedores y estén motivados. Para ser más efectivo con este estilo, supervise el desempeño del equipo y proporcione regularmente retroalimentación.

Elección de los estilos de liderazgo

Saber cuál de los estilos de liderazgo funciona mejor para ti es parte de ser un buen líder. Desarrollar un estilo característico con la capacidad de extenderse a otros estilos según la situación lo amerite puede ayudar a mejorar la efectividad de su liderazgo.

1. Conócete a ti mismo

Empieza por aumentar tu conciencia de tu estilo de liderazgo dominante. Puede hacerlo pidiendo a colegas de confianza que describan las fortalezas de su estilo de liderazgo. También puede realizar una evaluación de su estilo de liderazgo.

2. Comprende los diferentes estilos.

Familiarízate con el repertorio de estilos de liderazgo que pueden funcionar mejor para una situación determinada. ¿Qué nuevas habilidades necesitas desarrollar?

3. La práctica hace al líder.

Sé genuino con cualquier enfoque que uses. Pasar de un estilo de liderazgo dominante a otro diferente puede ser un reto al principio. Practica los nuevos comportamientos hasta que se vuelvan naturales. En otras palabras, no uses un estilo de liderazgo diferente como un enfoque “apuntar y hacer clic”. La gente puede oler un estilo de liderazgo falso a una milla de distancia – reglas de autenticidad.

4. Desarrolla tu agilidad de liderazgo.

Los estilos de liderazgo tradicionales siguen siendo relevantes en el lugar de trabajo actual, pero puede ser necesario combinarlos con nuevos enfoques de acuerdo con la definición de liderazgo del siglo XXI.

Los entornos empresariales de hoy en día están llenos de desafíos debido a los cambios demográficos y a las expectativas de los empleados de una fuerza laboral diversa. Esto puede requerir una nueva clase de líder que sea una combinación de la mayoría de los estilos de liderazgo que se discuten aquí.

Como dice el proverbio chino, el sabio se adapta a las circunstancias, como el agua se moldea a la jarra. Un estilo de liderazgo ágil puede ser el estilo de liderazgo definitivo necesario para dirigir el talento de hoy en día.

Post Anterior
Imagen decorativa de personas en un cafe

¿Qué es el Punto de Equilibrio de una Empresa? Y como calcularlo

Siguiente Post
Mujeres reunidas trabajando

Qué es la Planeación Estratégica y Como Realizarla (2021)