Los fundadores latinos tienen dificultades para conseguir capital de riesgo

A pesar de las promesas de diversidad, el financiamiento de las startups fundadas por latinos en EE.UU. sigue estando rezagada, sólo representó el 2% de las inversiones de riesgo el año pasado

Hace unos años, Rocío van Nierop visitó la aceleradora tecnológica Y Combinator. Nierop es la cofundadora y directora ejecutiva del grupo de defensa Latinas in Tech. Mientras caminaba por el edificio, pasó por delante de una foto tras otra de los equipos que Y Combinator había financiado. Nierop se dio cuenta de que todos eran hombres blancos. “¿Dónde están las mujeres?”, se preguntó. “¿Dónde está la gente morena?”

La experiencia llevó a Nierop a publicar una base de datos de empresarias latinas que habían recaudado al menos un millón de dólares, para mostrar a los aspirantes a fundadores que existían. Pero en los años transcurridos, el dinero destinado a los fundadores latinos apenas ha aumentado. Los datos de Crunchbase muestran que las startups estadounidenses con una fundadora latina recibieron sólo el 2,1% de la financiación de capital riesgo en 2021. Esta cifra es ligeramente superior al 1,8% de 2018. La proporción de latinos en la financiación de la fase inicial, que puede ser la más crítica para las startups infrarrepresentadas, ha disminuido ligeramente desde 2018.

Otro informe reciente, de Bain, examinó las 500 principales operaciones de capital riesgo y capital privado en 2020. Menos del 1 por ciento incluía a un fundador latino. El informe también descubrió que los inversores entregaban cheques más pequeños a los fundadores latinos por término medio, de modo que los fundadores latinos necesitaban aproximadamente el doble de inversores para conseguir el mismo nivel de financiación que las startups con fundadores blancos.

“No pensé que la recaudación de fondos fuera a ser tan difícil como lo fue”, dice Carlos Hernández, fundador de Crediverso, una plataforma de educación financiera dirigida a latinos e hispanohablantes en EE.UU. Cuando Hernández empezó a recaudar su ronda de financiación inicial el año pasado, pensó que a los inversores les gustaría su experiencia en finanzas y que aprovecharían la oportunidad de satisfacer una necesidad de millones de consumidores latinos. En lugar de eso, dice, “nos encontramos con muchos inversores que simplemente no podían reconocer los puntos de dolor que estábamos abordando” Otros inversores le dijeron a Hernández que estaban más interesados en financiar fintechs en América Latina.

De hecho, la financiación de las startups latinoamericanas se ha disparado. Las startups de la región obtuvieron más de 15.000 millones de dólares en capital el año pasado, lo que llevó a más de una docena de startups latinoamericanas a la categoría de unicornio. Fundadores como Hernández dicen que eso es estupendo, pero que existen oportunidades de inversión similares en EE.UU., y los inversores de capital riesgo no parecen estar tan interesados en ellas.

Algunas sociedades de capital riesgo han destinado “fondos de diversidad” para aumentar sus inversiones a fundadores subrepresentados. Pero esos programas no han cambiado fundamentalmente nada en cuanto al acceso o al capital que fluye hacia los fundadores latinos, dice Alejandro Guerrero, socio de Act One Ventures, que pertenece a los grupos de defensa VCFamilia y LatinxVC. “La prueba está en los datos”, dice. “Simplemente no hay suficientes personas que inviertan en estas comunidades”

Guerrero cree que, como el flujo de acuerdos de VC depende de las redes personales, a muchos empresarios latinos les cuesta incluso conseguir una primera reunión. Los fundadores latinoamericanos que han conseguido grandes rondas en el último año a menudo “proceden de entornos muy privilegiados y están muy bien educados”, afirma.

El fundador del banco digital Nubank, la startup privada más valiosa de América Latina, fue a Stanford. También lo hicieron los cofundadores de la startup inmobiliaria brasileña QuintoAndar, que ha recaudado casi 800 millones de dólares. El fundador de Kavak, que se convirtió en el primer unicornio de México el año pasado, tiene un título de Oxford. Hernández, que llegó a recaudar una ronda inicial de 3 millones de dólares para Crediverso, fue a Harvard.


Hyper Noir.

Post Anterior

El preocupante surgimiento de las NFT

Siguiente Post

Una profesión no es una personalidad

Posts Relacionados