Por qué necesitamos Startups Camello y no en unicornios, durante COVID-19

Por Matthew Cowan, socio general de Next47, una empresa de riesgo global creada por Siemens que invierte en empresarios y se asocia con ellos. Tiene

Por Matthew Cowan, socio general de Next47, una empresa de riesgo global creada por Siemens que invierte en empresarios y se asocia con ellos. Tiene oficinas en Boston, Pekín, Londres, Munich, Palo Alto, París, Estocolmo y Tel Aviv.

La volatilidad causada por COVID-19 no se parece a nada que hayamos enfrentado antes. El ritmo en el que las cosas están cambiando es un rompecabezas. Sin embargo, algunos de esos cambios comenzaron como pequeños cambios antes de que nada de esto comenzara.

Una serie de OPIs recientemente fallidas levantaron una bandera roja sobre el mítico unicornio. Luego comenzaron las preocupaciones por el impacto de COVID-19 y esas banderas rojas se convirtieron en alarmas sonoras para muchas empresas al darse cuenta de que el enfoque modelado por muchos unicornios sería insostenible en este entorno.

Cuando se acuñó el término “unicornio” en 2013, se basó en la idea de la probabilidad de que una startup alcanzara la valoración de más de 1.000 millones de dólares, algo poco frecuente con sólo 39 empresas que cumplieran los criterios. Desde entonces, el número de unicornios ha crecido rápidamente a más de 460, y el término ha evolucionado hasta convertirse en una mentalidad sobre cómo una empresa persigue esa codiciada valoración.

Si bien las valoraciones que giran en torno a la cabeza dan lugar a grandes titulares, los desafíos que enfrenta la economía tecnológica indican un cambio en esta mentalidad de “crecimiento a toda costa” por un tiempo. Con la incertidumbre económica que se avecina, el cambio se aceleró, y no es de extrañar que las nuevas empresas busquen la forma de sobrevivir a una sequía cada vez más probable.

Pronto, los unicornios se convertirán en mitos una vez más al ver el ascenso del “camello”.

Qué es un Startup Camello

Un Startup Camello, es esencialmente una empresa con las siguientes características:

  • Resistente, se prepara para el futuro a través de un crecimiento estratégico y bien pensado.
  • Cautelosa – mantienen reservas para ayudar a pasar los tiempos difíciles y se reponen durante los buenos. Su valor radica en ser financieramente conservadores, contratar el equipo adecuado y centrarse en la construcción de la tecnología que revolucionará sus industrias.
  • Comprometidos: se dedican a los fundamentos de la creación de empresas y hacen hincapié en la economía positiva de la unidad desde el principio, y todos los días, para garantizar el impacto en el éxito a largo plazo.
  • Centrados en el cliente – los productos que ofrecen y los modelos de negocio están todos impulsados por las necesidades de los clientes.

Con la pandemia de coronavirus golpeando duramente a la industria emergente, el número de negocios que se están llevando a cabo va a disminuir. Sin duda, las empresas de capital riesgo seguirán buscando la próxima gran empresa de nueva creación, pero va a ser más difícil asegurar los fondos que antes. Para aquellos que no han tomado una mentalidad de camello, el momento de hacerlo es ahora.

Tres áreas en las que concentrarse mientras buscan una creciente resistencia:

Adaptar sus planes.

En la era de COVID-19, las empresas de nueva creación tendrán que adaptar sus planes para centrarse en la optimización para la estabilidad, sacrificando el crecimiento rápido por un crecimiento medido y una economía unitaria positiva. Los líderes tendrán que tener una mente más abierta para alternar enfoques y explorar asociaciones que parecían poco prácticas antes de COVID-19. Este panorama ha cambiado las reglas del juego y estar más abiertos a nuevas formas de reducir los costos y mejorar la rentabilidad puede marcar la diferencia. Ya sea que se trate de pasar de la construcción de una instalación de fabricación a la subcontratación de la producción para ser menos intensiva en capital, o de identificar nuevas ofertas que puedan ayudar a abordar las necesidades creadas por el virus, o de cambiar su enfoque hacia mercados más sanos, descubra dónde puede prosperar su negocio en este entorno.

Además de mejorar la estabilidad, estos ajustes ayudarán a que su efectivo dure más tiempo y a atraer a inversores que puedan ayudarle a seguir adelante.

Mantenga y construya el mejor talento.

Un reciente recuento de despidos desde el brote del virus encontró que 36 empresas privadas de unicornios habían despedido personal. El número de despidos representa casi la mitad de todos los despidos reportados para las empresas privadas. Para algunos, los despidos pueden ser inevitables, pero por ahora, lo primero que hay que hacer es considerar una congelación de la contratación. Si eso no le da el respiro que necesita, lo más importante es la supervivencia de la empresa. Si se trata de reducir su fuerza de trabajo, tenga cuidado de no hacer ninguna reacción precipitada haciendo recortes drásticos.

Más tarde, cuando empiece a evaluar cuándo tiene sentido embarcar nuevos talentos, debe hacerlo de forma muy cuidadosa. Corregir demasiado puede llevarte de vuelta a la zona de peligro.

Piensa en tu relación de inversor como si fuera un matrimonio.

La relación de inicio/inversor es muy parecida a un matrimonio, sin posibilidad de divorcio. Al igual que un matrimonio exitoso, la relación que forje con su inversionista debe ser un facilitador para el crecimiento a largo plazo. A medida que continúe trabajando con sus inversores y considere futuras asociaciones, concéntrese en aquellas que puedan ayudarlo a ser el más estratégico, en lugar de sólo alcanzar la mayor valoración.

Los inversores no deberían limitarse a extender un cheque y dar un pequeño consejo, sino que deben ser socios prácticos, que no sólo conozcan su negocio, sino que se arremanguen la camisa para ayudar a generar nuevas oportunidades de ingresos, mantener el crecimiento y gestionar los gastos generales.

Su asociación debería centrarse en ayudar a que la resistencia crezca. Un socio bien informado puede ser un oasis en el desierto, abriendo puertas, derribando obstáculos y ofreciendo una profunda experiencia.

A medida que las nuevas empresas empiezan a reevaluar cómo mantienen y hacen crecer sus negocios, el paso más importante es no perder de vista el largo plazo. Lograr una valoración de más de mil millones de dólares es el sueño de un fundador, pero asegurar la salud, la resistencia y el éxito de los negocios debería ser la prioridad número uno. En esta recesión económica y más allá, adoptar la mentalidad del camello podría marcar la diferencia en la construcción de una empresa que perdure durante generaciones.


Tatiana Vazquez. Tatiana Vázquez es escritora de Noyola Magazine especializada en inversiones y startups emergentes.

Post Anterior

Los activos alternativos se están volviendo convencionales

Siguiente Post

Construir e invertir en la "economía de necesidades humanas"

Posts Relacionados