RecargaPay cierra una serie C de 70 millones de dólares

La empresa, que opera únicamente en Brasil, fue lanzada en 2010 por el emprendedor en serie con sede en Miami Rodrigo Teijeiro, que es cofundador y CEO.

RecargaPay, una tecnología financiera con sede en Brasil que permite a los usuarios recargar sus teléfonos móviles de prepago en línea, ha anunciado esta mañana que ha cerrado su Serie C de 70 millones de dólares. La empresa, que opera únicamente en Brasil, fue lanzada en 2010 por el emprendedor en serie con sede en Miami Rodrigo Teijeiro, que es cofundador y CEO.

A diferencia de Estados Unidos, donde la mayoría de la gente tiene un plan de telefonía móvil a través de una compañía importante, en Brasil -un país donde el salario mínimo es actualmente de 1.100 reales al mes (unos 202 dólares estadounidenses)- mucha gente debe comprar tarjetas de llamadas en tiendas locales para añadir crédito a sus teléfonos, lo que les permite evitar una factura mensual recurrente.

“La mayoría de la gente utilizaba [teléfonos] de prepago para el control porque no se fiaba de las compañías telefónicas: no querían tarifas de itinerancia o por pasarse de la raya, etc.”, explica Teijeiro. Muchos de nosotros nos sentimos identificados con los días en los que volvemos a casa de un viaje internacional y tenemos una factura de teléfono astronómica debido a las tarifas de itinerancia, pero ¿imagina que eso fuera algo mensual?

En 2014, Teijeiro y sus cofundadores -uno de los cuales es su hermano, Álvaro, el CTO- convirtieron la web de RecargaPay en una app.

“Antes de RecargaPay, si tu teléfono móvil se quedaba sin créditos y eran las 10 de la noche y necesitabas hacer una llamada, tenías que salir a buscar una tienda que vendiera las tarjetas de prepago para añadir los créditos a tu teléfono; era súper incómodo”, añadió Teijeiro. Los teléfonos móviles se impusieron rápidamente en Brasil porque tradicionalmente ha sido difícil obtener una línea de teléfono fijo, una odisea que a menudo tardaba varios meses en consolidarse.

RecargaPay originalmente tenía operaciones en varios países de América Latina, como Argentina, Chile, Colombia, México, Perú y Brasil, así como en España y Estados Unidos, pero en 2016 la compañía decidió centrarse en el mercado brasileño, porque no sólo es el más grande de LatAm, sino que también tiene la mayor penetración de tarjetas de crédito.

“El error número uno que cometen los inversores cuando invierten en LatAm es que piensan que LatAm es un mercado entero. Pero especialmente en el sector de las tecnologías financieras, todas las regulaciones son muy diferentes. Por eso es difícil escalar en Latinoamérica”, dijo.

La empresa gana dinero cobrando una cuota mensual de 19,99 reales. Cuando un cliente hace una recarga en línea en la aplicación, obtiene un 4% de devolución en efectivo porque los operadores de telefonía móvil pagan a RecargaPay la cantidad equivalente, que luego pasa al usuario.

La empresa, que tiene un EBITDA positivo según Teijeiro, ha recaudado algo más de 100 millones de dólares de capital hasta la fecha y planea utilizar los 70 millones de dólares para “ampliar su oferta de servicios financieros a las pequeñas empresas y los consumidores, incluyendo un mayor desarrollo de su popular programa de suscripción Prime+”, dijo la empresa en un comunicado.

RecargaPay ya ofrece mucho más que la posibilidad de recargar el teléfono móvil. Otras funciones incluyen la posibilidad de comprar tarjetas de regalo, solicitar y recibir microcréditos, recargar las tarjetas de transporte público y pagar facturas. Teijeiro explicó que RecargaPay y Nubank, el mayor banco digital de Latinoamérica, no son competidores directos, sino que operan en el mismo ecosistema. Muchos de los clientes de Nubank que ahora tienen una tarjeta de crédito, gracias a las tarjetas sin comisiones del banco, pueden utilizar RecargaPay para recargar sus teléfonos móviles, añadió.

Según un informe de 2020 de TechnoBlog, un medio de comunicación brasileño, en 2010 alrededor del 83% de los teléfonos móviles en Brasil eran de prepago. Hoy, ese número es menor, pero sigue siendo un enorme 49%. El cambio comenzó en 2012 con la llegada de los smartphones a Brasil y la popularización de WhatsApp. Aunque pueda parecer una locura, antes los brasileños sólo podían llamar a otros que utilizaran su misma compañía de telefonía móvil; si llamaban a personas de otras redes tenían que pagar una tarifa muy elevada.

Para evitar este problema, los brasileños compraban varios chips de teléfono móvil de diferentes operadores y tenían que recargar estos chips individualmente. Además, tenían que recordar cuáles de sus contactos utilizaban cada operador, algo alucinante, lo sé. Por eso, cuando se lanzó WhatsApp, se eliminó por completo ese problema, y de ahí su enorme penetración en el mercado brasileño.

(de izq. a dcha.) Renato Camargo: country manager y CMO; Alvaro Teijeiro: cofundador y CTO; Gustavo Victorica: cofundador y COO; Rodrigo Teijeiro: fundador y CEO; Diego Escobar: CFO. Créditos de la imagen: RecargaPay

La Serie C de RecargaPay fue codirigida por Fuel Ventures, con sede en Miami, e IDC Ventures, con sede en Madrid, con la participación adicional de LUN Partners, Experian Ventures y ATW Partners.

“RecargaPay es un pionero en el sector de los pagos, ya que es una de las primeras plataformas “todo en uno” que atiende a una amplia gama de necesidades cotidianas de los brasileños”, dijo Maggie Vo, socia general gerente y directora de inversiones de Fuel Venture Capital. “Estamos encantados de respaldar a una empresa que está mejorando activamente la vida de tantas personas al darles más control sobre sus finanzas, todo ello desafiando el statu quo de los sistemas bancarios.”

“A menudo la gente piensa que RecargaPay es para los no bancarizados, pero en realidad es para los no bancarizados y los bancarizados”, añadió Teijeiro. “Lo que siempre tuvimos en mente fue construir -a largo plazo- un ecosistema de dinero móvil. Nuestro enfoque era resolver los problemas uno a uno, y ahora tenemos una plataforma de pagos integrada verticalmente que ofrece servicios financieros.”

Por
Marcella McCarthy


HyperNoir.

Post Anterior

La visión a largo plazo de Spiegel da sus frutos en Snap

Siguiente Post

Los datos son la nueva arena

Posts Relacionados