Startup chilena de sostenibilidad, Algramo, presentará unidades portátiles de reempaquetado en EE.UU.

Chilean sustainability startup Algramo to introduce portable repackaging units to US
Chilean sustainability startup Algramo to introduce portable repackaging units to US

HyperNoir – No hace mucho tiempo, cubrimos la participación de Algramo en el Ocean Plastic Innovation Challenge a través de National Geographic. Antes, incluso apareció en nuestro mapa de mercado dirigido a todo lo que tuviera que ver con sostenibilidad en Chile. Hoy cambiamos de tema otra vez, esta vez con respecto a su expansión estadounidense.

Como se presentó recientemente en Fast Company, esta startup chilena planea crecer su unidad de refill móvil al mercado de los EE.UU. después de una ronda de inversión no revelada con Closed Loop Partners.

Específicamente, esta firma con sede en Nueva York apoya a las startups en etapa temprana con modelos económicos de ciclo cerrado. Lo que esto significa es que los productos se reutilizan continuamente en lugar de ser eliminados en un vertedero.

Algramo comenzó hace seis años. Al principio, vendía principalmente artículos básicos como detergente para la ropa y alimentos a granel en las tiendas de abarrotes locales. Sin embargo, durante los últimos seis meses, la compañía ha estado ofreciendo estos mismos servicios a través de su sistema de venta portátil.

startup chilena de sostenibilidad, algramo, presentará unidades portátiles de reempaquetado en  ee.uu.
Fuente: Instagram de Algramo

“Al crear empaques reusables de bajo costo y reducir el costo de distribución a través de nuestras máquinas expendedoras y sistema de distribución, reducimos drásticamente los costos para los clientes y les permitimos compras pequeñas cantidades de producto a un precio asequible,” dijo Jose “Cote” Manuel Moller, fundador y CEO de Algramo.

“Esto también beneficia a las marcas, que desean vender productos, no envases. Nuestro sistema se integra fácilmente en bodegas locales, grandes cadenas de supermercados, y puede ser entregado a la casa de un cliente a través de nuestra aplicación de entrega móvil.”

Servicio portátil

Antes del inicio de Algramo, Moller era un estudiante de MBA y se mantenía con un pequeño presupuesto. Durante este lapso, se dio cuenta de que las personas de bajos ingresos esencialmente pagan un “impuesto a la pobreza” en artículos de consumo pequeños. Es decir, las unidades pequeñas cuestan hasta un 50 por ciento más que el mismo artículo en tamaños más grandes debido a los costos de embalaje.

Tomando nota de esto, la startup chilena ideó un modelo de negocio en el que los consumidores obtienen recompensas por reutilizar los envases, ya sean suministros de limpieza o alimentos a granel. Aún mejor, los clientes pueden comprar lo poco que quieran sin que cambie el precio por gramo.

Originalmente, los usuarios iban a ubicaciones físicas para abastecerse de productos a través de una de las máquinas expendedoras de Algramo. Ahora, la startup está proporcionando los mismos servicios a través de sus unidades móviles itinerantes.

Esencialmente, es como una de sus máquinas expendedoras, simplemente montada en un triciclo. Con todas las comodidades, viaja por Santiago, donde los usuarios vuelven a llenar su jabón para trastes, detergente, lentejas, arroz, entre otros artículos. Con el apoyo de Unilever, se lanzarán nueve vehículos más este otoño.

Equipados con códigos RFID en los paquetes, los usuarios también obtienen descuentos de “crédito de consumo sostenible” para los contenedores de recursos. Aplicados a futuras compras, los descuentos pueden variar hasta un 11 por ciento del valor original. Por lo tanto, las personas siempre tienen el incentivo de traer su contenedor.

Además, este esquema de reciclaje no maneja efectivo, lo que reduce los costos debido a los menores riesgos financieros. Logísticamente, la máquina transportable sigue una ruta predeterminada durante toda la semana y lugares específicos durante el fin de semana, como los centros de reciclaje.

Planes en los EE.UU.

Según los informes, Algramo planea llevar su sistema de recarga portátil a los Estados Unidos. Eventualmente, estará presente en lugares como lavanderías, edificios de apartamentos y tiendas minoristas.

Dado que, según los informes, el 20 por ciento de los envases de un solo uso son reutilizables, la startup tiene la intención de comenzar con los artículos más fáciles de reabastecer, como el detergente para ropa.

“Queremos tener tantos productos en el sistema como sea posible para que podamos crear ese valor y crear un efecto de red positivo en la plataforma,” dijo Brian Bauer, quien encabeza la economía circular y las alianzas estratégicas en Algramo.

Al mismo tiempo, Algramo busca colaborar con nuevas marcas para ayudarlos a ahorrar recursos. En lugar de invertir y enviar miles de contenedores pequeños, los socios pueden vender artículos de manera más efectiva a través de artículos a granel. Al final, los sistemas de recarga reducen el espacio en los estantes.

Uno de los socios más nuevos de Algramo será Nestlé. Juntos, Algramo planea vender comida para mascotas con un minorista latinoamericano con paquetes más grandes que se pueden rellenar.

“Impuesto a la pobreza”

Con respecto al peso, los productos pequeños pueden costar hasta un 50 por ciento más que el mismo artículo pero en mayor cantidad. No únicamente es esto más costoso para las personas de bajos ingresos, también más derrochador.

“Cuando compras en formatos pequeños, pagas entre el 30 y el 50 por ciento más por el producto, dependiendo de qué tipo de producto sea,” dijo Bauer.

“Al hacer eso, también se producen muchos residuos de envases. Ese es típicamente el tipo de desperdicio de empaque que es más probable que llegue al medio ambiente porque tiene un formato más pequeño, y también se encuentra en áreas de bajos recursos donde no existen sistemas de gestión de desperdicios muy buenos.”

Por lo tanto, hay una gran cantidad de ese empaque que termina en el medio ambiente, a la larga en los océanos u otros lugares donde no debería estar.

Tanto los consumidores como los vendedores se benefician al comprar a granel en función de cómo los costos de empaque se vuelven más obsoletos. Cuando se trata de incentivos comerciales, dicho sistema elimina los costos generales.

“El sistema también permite vender detergente de manera más barata que en las tiendas, en parte porque la marca no está pagando por el empaque en cada venta,” agregó Bauer.

“En general, cuanto más pequeño es el formato del empaque, mayor es el costo total del producto que puede compensar; en casos extremos, el empaque puede representar hasta el 50% del producto.”

MIT Solve 

Primero National Geographic y después MIT, es seguro decir que Algramo ha trabajado duro con algunos grupos prominentes. Este verano pasado, la compañía chilena ganó el segmento de Circular Economy del programa MIT Solve, una competencia para startups que desarrollan soluciones sostenibles.

A pesar de las protestas que continúan en Chile, la startup de sostenibilidad todavía está operando.

“Todavía hay protestas, muchos supermercados no funcionan, por lo tanto, las tiendas del vecindario atienden a muchas familias,” dijo Gabriella Valle, jefa de administración de Algramo, en una reciente correspondencia por correo electrónico. “Estamos trabajando todos los días para poder abastecer los almacenes.”

Al día de hoy, Algramo ha expandido su servicio a más de 2,000 bodegas en Santiago. También crece con el tiempo la tasa de reutilización entre los clientes, que pasa del 10 al 80 por ciento.

-JA

Traducido por Alejandra Rodríguez

Post Anterior

El unicornio brasileño Ebanx alcanzará los 2.000 millones de dólares en pagos procesados a finales de año

Siguiente Post
Canasta Rosa closes US$3 million Series A led by Elevar Equity

Canasta Rosa cierra Serie A de US$3 millones liderada por Elevar Equity

Posts Relacionados