Facebook: La autocracia más grande del mundo

Facebook está actuando como una potencia extranjera hostil; es hora de que lo tratemos así.

por Adrienne LaFrance

En 1947, Albert Einstein, escribiendo en esta revista, propuso la creación de un gobierno mundial único para proteger a la humanidad de la amenaza de la bomba atómica. Su utópica idea no cuajó, obviamente, pero hoy, otro visionario está construyendo el simulacro de una cosmocracia.

Mark Zuckerberg, a diferencia de Einstein, no soñó con Facebook por un sentido del deber moral, ni por un afán de paz mundial. Este verano, la población del régimen supranacional de Zuckerberg alcanzó los 2.900 millones de usuarios activos mensuales, más seres humanos que los que viven en las dos naciones más pobladas del mundo -China e India- combinadas.

Para Zuckerberg, fundador y director general de Facebook, son ciudadanos de Facebooklandia. Hace tiempo que empezó a llamarlos llamativamente “personas” en lugar de “usuarios”, pero siguen siendo engranajes de una inmensa matriz social, bocados carnosos de datos para satisfacer a los anunciantes que invirtieron 54.000 millones de dólares en Facebook sólo en el primer semestre de 2021, una suma que supera el producto interior bruto de la mayoría de las naciones de la Tierra.

El PIB es una comparación reveladora, no sólo porque pone de manifiesto el extraordinario poder de Facebook, sino porque nos ayuda a ver a Facebook como lo que realmente es. Facebook no es simplemente un sitio web, ni una plataforma, ni un editor, ni una red social, ni un directorio en línea, ni una empresa, ni una utilidad. Es todo eso. Pero Facebook también es, efectivamente, una potencia extranjera hostil.

Esto es evidente en su enfoque único en su propia expansión; su inmunidad a cualquier sentido de obligación cívica; su historial de facilitar el socavamiento de las elecciones; su antipatía hacia la prensa libre; la insensibilidad y arrogancia de sus gobernantes; y su indiferencia hacia la resistencia de la democracia estadounidense.

Algunos de los críticos más acérrimos de Facebook abogan por la regulación antimonopolio, por el desmantelamiento de sus adquisiciones, por cualquier cosa que pueda frenar su poder de bola de nieve. Pero si piensas en Facebook como una nación-estado -una entidad inmersa en una guerra fría con Estados Unidos y otras democracias- verás que requiere una estrategia de defensa civil tanto como la regulación de la Comisión de Valores.

Hillary Clinton me dijo el año pasado que siempre había percibido un tufillo de autoritarismo en Zuckerberg. “A veces siento que está negociando con una potencia extranjera”, dijo. “Es inmensamente poderoso” Uno de sus primeros mantras en Facebook, según cuentan Sheera Frenkel y Cecilia Kang en su libro, Una fea verdad: dentro de la batalla por la dominación de Facebookera “la empresa por encima del país” Cuando esa empresa tiene todo el poder de un país, la frase adquiere un significado más oscuro.

Loscomponentes básicos de la nación son algo así: Necesitas tierra, moneda, una filosofía de gobierno y gente.

Cuando eres un imperialista en el metaverso, no necesitas preocuparte tanto por la superficie física, aunque Zuckerberg posee 1.300 acres de Kauai, una de las islas hawaianas menos pobladas. En cuanto al resto de elementos de la lista, Facebook los tiene todos.

Facebook está desarrollando su propio dinero, un sistema de pago basado en la cadena de bloques conocido como Diem(antes Libra) que los reguladores financieros y los bancos han temido que pueda desbaratar la economía mundial y diezmar el dólar.

Y durante años, Zuckerberg ha hablado de sus principios de gobierno para el imperio que ha construido: “La conectividad es un derecho humano”; “El voto es la voz”; “Los anuncios políticos son una parte importante de la voz”; “El gran arco de la historia humana se inclina hacia la unión de las personas en un número cada vez mayor” Ha extendido esas ideas hacia el exterior en un nuevo tipo de colonialismo: Facebook se ha anexionado de hecho territorios en los que un gran número de personas aún no estaban conectadas. Su controvertido programa Free Basics, que ofrecía a la gente acceso gratuito a Internet siempre que Facebook fuera su portal a la red, se presentó como una forma de ayudar a conectar a la gente. Pero su verdadero objetivo era convertir a Facebook en la experiencia de Internet de facto en países de todo el mundo.

Lo que más posee Facebook, por supuesto, es la gente: una gigantesca población de individuos que eligen vivir bajo el dominio de Zuckerberg. En sus escritos sobre el nacionalismo, el politólogo e historiador Benedict Anderson sugirió que las naciones no se definen por sus fronteras, sino por la imaginación. La nación es, en última instancia, imaginaria porque sus ciudadanos “nunca conocerán a la mayoría de sus compañeros, ni se reunirán con ellos, ni siquiera oirán hablar de ellos, pero en la mente de cada uno vive la imagen de su comunión” Las comunidades, por tanto, se distinguen sobre todo “por el estilo en que se imaginan”

Zuckerberg siempre ha intentado que los usuarios de Facebook se imaginen como parte de una democracia. Por eso se inclina por el lenguaje de la gobernanza más que por el del decreto corporativo. En febrero de 2009, Facebook revisó sus condiciones de servicio para que los usuarios no pudieran eliminar sus datos aunque abandonaran el sitio. La rabia contra el estado de vigilancia de Facebook fue rápida y ruidosa, y Zuckerberg revocó a regañadientes la decisión, diciendo que todo había sido un malentendido. Al mismo tiempo, introdujo en un blog el concepto de una Carta de Derechos y Responsabilidades de Facebook, invitando a la gente a compartir sus opiniones, pero sólo si se registraban en una cuenta de Facebook.

“Más de 175 millones de personas utilizan Facebook”, escribió. “Si fuera un país, sería el sexto más poblado del mundo. Nuestras condiciones no son sólo un documento que protege nuestros derechos; es el documento que rige el uso del servicio por parte de todo el mundo”

Desde entonces, la población de Facebook se ha multiplicado por 17. Por el camino, Zuckerberg se ha erigido repetidamente en jefe de la nación de Facebook. Su obsesión por el dominio del mundo parece predestinada en retrospectiva: su antigua preocupación por el imperio romano en general y por Augusto César en particular, la versión digital de Risk que codificó cuando era adolescente, su permanente interés por la psicología humana y el contagio emocional.

En 2017, en un sinuoso manifiesto sobre su “comunidad global”, Zuckerberg lo expresó así “En general, es importante que la gobernanza de nuestra comunidad se adapte a la complejidad y a las exigencias de su gente. Nos comprometemos a hacerlo siempre mejor, aunque eso implique construir un sistema de votación mundial para darte más voz y control” Por supuesto, como en cualquier negocio, los únicos votos que importan a Facebook son los de sus accionistas. Sin embargo, Facebook siente la necesidad de encubrir su comportamiento de búsqueda de beneficios con falsos pretextos sobre los mismos valores democráticos que amenaza.

Fingir que subcontrata sus decisiones más importantes a imitaciones vacías de organismos democráticos se ha convertido en un mecanismo útil para que Zuckerberg evite rendir cuentas. Controla alrededor del 58% de las acciones con derecho a voto de la empresa, pero en 2018 Facebook anunció la creación de una especie de rama judicial conocida, de forma orwelliana, como Consejo de Supervisión. El Consejo toma decisiones difíciles sobre cuestiones espinosas relacionadas con la moderación de contenidos. En mayo tomó la decisión de mantener la suspensión de Donald Trump por parte de Facebook. Facebook dice que los miembros del consejo son independientes, pero los contrata y les paga.

Ahora, según The New York Times, Facebook está considerando la posibilidad de formar una especie de órgano legislativo, una comisión que podría tomar decisiones sobre asuntos relacionados con las elecciones: sesgo político, publicidad política, injerencia extranjera. Esto desviaría aún más el escrutinio de la dirección de Facebook.

Todas estas disposiciones tienen el aspecto de un sistema de justicia Potemkin, que revela a Facebook como lo que realmente es: un estado extranjero, poblado por personas sin soberanía, gobernado por un líder con poder absoluto.

Alos defensores de Facebook les gusta argumentar que es ingenuo sugerir que el poder de Facebook es perjudicial. Las redes sociales están aquí, insisten, y no se van a ir a ninguna parte. Hay que aceptarlo. Tienen razón en que nadie debería desear volver a los ecosistemas de información de los años 80, o de los 40, o de los 1880. La democratización de la edición es milagrosa; sigo creyendo que la triple revolución de Internet, los teléfonos inteligentes y los medios sociales es un bien neto para la sociedad. Pero eso sólo es cierto si insistimos en que las plataformas son las que más interesan al público. Facebook no lo es.

Facebook es un instrumento diseminador de mentiras para el colapso de la civilización. Está diseñado para una reacción emocional contundente, reduciendo la interacción humana a la pulsación de botones. El algoritmo guía a los usuarios inexorablemente hacia el material menos matizado y más extremo, porque es lo que más eficazmente provoca una reacción. Los usuarios están implícitamente entrenados para buscar reacciones a lo que publican, lo que perpetúa el ciclo. Los ejecutivos de Facebook han tolerado la promoción en su plataforma de la propaganda, el reclutamiento de terroristas y el genocidio. Apuntan a virtudes democráticas como la libertad de expresión para defenderse, mientras desmantelan la propia democracia.

Estas hipocresías están ya tan consolidadas como la reputación de despiadado de Zuckerberg. Facebook ha realizado experimentos psicológicos con sus usuarios sin su consentimiento. Creó un sistema secreto por niveles paraeximir a sus usuarios más famosos de ciertas normas de moderación de contenidos y suprimió la investigación interna sobre los efectos devastadores de Instagram en la salud mental de los adolescentes. Ha rastreado a personas en la red, creando perfiles en la sombra de personas que nunca se han registrado en Facebook para poder rastrear sus contactos. Jura luchar contra la desinformación y la desinformación, mientras engaña a los investigadores que estudian estos fenómenos y diluye el alcance de las noticias de calidad en sus plataformas.

Incluso los leales a Facebook admiten que es un lugar para la basura, para la hipérbole, para la mendacidad, pero sostienen que la gente debería ser libre de gestionar su consumo de esas toxinas. “Aunque Facebook no sea nicotina, creo que probablemente sea como el azúcar”, escribió el veterano ejecutivo de Facebook Andrew “Boz” Bosworth en un memorando de 2019. “Como todas las cosas, se beneficia de la moderación… Si quiero comer azúcar y morir pronto, es una postura válida”

Lo que Bosworth no dijo es que Facebook no sólo tiene la capacidad de envenenar al individuo; está envenenando al mundo. Cuando hay 2.900 millones de personas implicadas, lo que se necesita es moderación en la escala, no moderación en el consumo personal. La libertad de destruirte a ti mismo es una cosa. La libertad de destruir la sociedad democrática es otra muy distinta.

Facebook se vendió a las masas prometiendo ser una salida para la libre expresión, para la conexión y para la comunidad. En realidad, es un arma contra la web abierta, contra la autorrealización y contra la democracia. Todo ello para que Facebook pueda colgar tus datos delante de los anunciantes.

En un grado u otro, esto es algo que Facebook tiene en común con su filial Instagram y sus rivales Google, YouTube (que posee Google) y Amazon. Todos posicionan su existencia como algo noble: su propósito es, de diversas maneras, ayudar a la gente a compartir su vida, proporcionar respuestas a las preguntas más difíciles y ofrecer lo que necesitas cuando lo necesitas. Pero de los gigantes, Facebook es el más ostentoso en su abdicación moral.

Facebook necesita que sus usuarios sigan creyendo que su dominio es un hecho, que ignoren lo que está haciendo a la humanidad y que utilicen sus servicios de todos modos. Cualquiera que busque proteger la libertad individual y la gobernanza democrática debería sentirse molesto por esta aceptación del statu quo.

Los reguladores tienen la vista puesta en Facebook con razón, pero la amenaza que la empresa supone para los estadounidenses es mucho más que su monopolio en la tecnología emergente. El ascenso de Facebook forma parte de un movimiento autocrático más amplio, que está erosionando la democracia en todo el mundo a medida que los líderes autoritarios establecen un nuevo tono para la gobernanza mundial. Considera cómo Facebook se presenta como un contrapeso a una superpotencia como China. Los ejecutivos de la empresa han advertido que los intentos de interferir en el crecimiento sin trabas de Facebook -mediante la regulación de la moneda que está desarrollando, por ejemplo- serían un regalo para China, que quiere que su propia criptodivisa sea dominante. En otras palabras, Facebook está compitiendo con China como lo haría una nación.

Quizás los estadounidenses se han vuelto tan cínicos que han renunciado a defender su libertad de la vigilancia, la manipulación y la explotación. Pero si Rusia o China estuvieran llevando a cabo exactamente las mismas acciones para socavar la democracia, los estadounidenses seguramente se sentirían de otra manera. Ver a Facebook como una potencia extranjera hostil podría obligar a la gente a reconocer en qué están participando, y a qué están renunciando, cuando se conectan. Al final, no importa realmente lo que es Facebook; importa lo que hace Facebook.

¿Qué podríamos hacer a cambio? Las empresas “socialmente responsables” podrían boicotear a Facebook, privándole de ingresos publicitarios del mismo modo que las sanciones comerciales privan a las autocracias de divisas. Sin embargo, en el pasado, los boicots de grandes empresas como Coca-Cola y CVS apenas han hecho mella. Tal vez los empleados de base de Facebook puedan presionar para que se produzca una reforma, pero nada que no sea una huelga masiva, del tipo que haría imposible el funcionamiento de Facebook, tendría mucho efecto. Y eso requeriría un valor extraordinario y una acción colectiva.

Los usuarios de Facebook son el grupo con más poder para exigir cambios. Facebook no sería nada sin su atención. Los ciudadanos estadounidenses, y los de otras democracias, podrían evitar Facebook e Instagram, no sólo como una opción de estilo de vida, sino como una cuestión de deber cívico.

¿Podría unirse un número suficiente de personas para derribar el imperio? Probablemente no. Aunque Facebook perdiera 1.000 millones de usuarios, le quedarían otros 2.000 millones. Pero tenemos que reconocer el peligro que corremos. Tenemos que sacudirnos la idea de que Facebook es una empresa normal, o que su hegemonía es inevitable.

Quizá algún día el mundo se congregue como uno solo, en paz, como soñaba Einstein, indivisible por las fuerzas que han lanzado guerras y colapsado civilizaciones desde la antigüedad. Pero si eso ocurre, si podemos salvarnos, no será ciertamente gracias a Facebook. Será a pesar de él.


Adrienne LaFrance. Adrienne LaFrance es la editora ejecutiva de The Atlantic. Anteriormente fue editora senior y redactora de plantilla en The Atlantic, y editora de TheAtlantic.com

Post Anterior
We The people text

Nosotros, el criptopueblo, buscamos una Constitución

Siguiente Post
Éric Zemmour montando caballo como Napoleón

¿Qué tan aterradora es la nueva derecha francesa de Éric Zemmour?

Posts Relacionados