La ropa “Made in USA” recibe un impulso tecnológico

La pandemia ha acelerado los proyectos de automatización en diversos sectores entre las empresas deseosas de aislarse de futuras interrupciones laborales

Cuando el invierno pasado el virus Covid-19 comenzó a propagarse en China, la cadena de suministro de ropa a nivel mundial se desordenó y la producción en el extranjero de esta categoría se detuvo. Fue entonces cuando Marta Miller -propietaria de Lefty Production Co., una empresa con sede en Los Ángeles que fabrica ropa para sus clientes- empezó a ver un aumento de las consultas de las marcas de ropa que querían aumentar la producción en Estados Unidos.

Para satisfacer la demanda de los clientes, Miller recurrió a Tukatech, un fabricante de software que genera maquetas digitales de prendas de vestir. La herramienta reduce la dependencia del fabricante de la creación de muestras físicas -un proceso tedioso que implica constantes recortes y costuras- para finalizar el aspecto de las prendas cuando se produzcan en masa. Al simular el comportamiento de los tejidos en la vida real mostrándolos sobre los cuerpos de avatares virtuales, el software de Tukatech acelera el proceso de producción al garantizar un ajuste preciso antes de coser las prendas.


El Takeaway

Las empresas tecnológicas que ayudan a automatizar la confección de prendas de vestir están experimentando un aumento del negocio a medida que la pandemia impulsa a más empresas de confección a trasladar la producción a Estados Unidos.

Aunque la gran mayoría de las prendas de vestir que se venden en Estados Unidos se siguen fabricando en el extranjero, la pandemia del virus Covid-19 ha acelerado un movimiento ya en marcha entre un número creciente de empresas para traer la producción a casa. Uno de los resultados es el aumento de la demanda de tecnologías que ayuden en partes clave del proceso de confección de prendas de vestir, incluidas herramientas como las de Tukatech, que digitalizan la creación de prototipos de prendas de vestir, y máquinas que automatizan la costura.

La pandemia ha acelerado los proyectos de automatización en diversos sectores entre las empresas deseosas de aislarse de futuras interrupciones laborales. The Information ya informó de un aumento del interés por las tecnologías de centros de llamadas basadas en la inteligencia artificial, que se produjo después de que Covid-19 cerrara las operaciones físicas de atención al cliente. Algunas empresas de comercio electrónico, como Gap Inc., han empezado a desplegar más robots de almacén para hacer frente a las normas de distanciamiento social.

En el mercado de la confección, las marcas llevan años trasladando parte de la producción de prendas a Estados Unidos debido al aumento de los costes laborales en el extranjero y a la preocupación por el impacto medioambiental del envío de prendas desde el exterior. Sin embargo, los elevados costes de la mano de obra en el país han impedido a la mayoría de los fabricantes realizar ese cambio.

La tecnología promete cambiar esta situación, ya que permite a las empresas de confección producir sus productos de forma más rentable y cerca de los clientes. Esto, a su vez, ha permitido a algunas de ellas cambiar a modelos a la carta -fabricando las prendas después de que los clientes las pidan-, lo que reduce los residuos medioambientales y los problemas financieros derivados de las existencias no vendidas.

“Tienes que estar dentro de una sola frontera para hacer la [producción] bajo demanda”, dijo Raj Rajan, director general de SoftWear Automation, una empresa cuya máquina Sewbot cose automáticamente las prendas.

SoftWear afirma que ha pasado la última década desarrollando el Sewbot, que utiliza el aprendizaje automático y la inteligencia artificial para “manejar la complejidad de tratar con los tejidos”, dijo Rajan en una entrevista. La empresa, con sede en Atlanta, planea poner la máquina en uso comercial dentro de los próximos 15 meses fabricando camisetas de algodón, que espera vender por unos 3 dólares cada una gracias al ahorro de costes que supone la máquina. Rajan tiene el ambicioso objetivo de fabricar mil millones de camisetas al año dentro de una década.

SoftWear también tiene previsto fabricar ropa para otras empresas. Rajan afirma que el Sewbot permitirá a su empresa fabricar camisetas el mismo día que los clientes las pidan por Internet y entregarlas en dos o tres días.

“Si entras en un centro comercial, estamos en conversaciones con la mitad de las marcas del centro”, dijo, aunque declinó nombrar las empresas con las que SoftWear está hablando debido a los acuerdos de confidencialidad.

Scott Phoenix, director general de la empresa de robótica Vicarious, dijo que el uso de tecnologías de automatización da a los fabricantes de ropa una razón más convincente para trasladar la producción a Estados Unidos, ya que pueden responder mejor a la demanda de los clientes. “Las ventajas de fabricar con robots es que se puede hacer más cerca del mercado”, dijo Phoenix.

Este es el año de la tecnología adaptable”.

Aunque la costura robotizada todavía no es un estándar en la industria de la confección debido a los retos técnicos que supone para los robots trabajar con telas, es probable que los avances tecnológicos hagan que máquinas como el Sewbot sean más comunes, dijo Gad Allon, profesor de operaciones, información y decisiones en la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania.

Antes de la pandemia, algunas empresas de ropa estaban trasladando la fabricación a Estados Unidos debido al aumento de los costes de transporte y de la mano de obra en países como China, Vietnam y Bangladesh, dijo Allon.

Aun así, la ropa fabricada en Estados Unidos representa un nicho en el mercado general. La producción nacional representó solo alrededor del 2,9% y el 1,9% de los mercados de ropa y calzado, respectivamente, en 2018, según un informe de la American Apparel and Footwear Association, una organización comercial de la industria.

La pandemia, sin embargo, ha hecho que las marcas de ropa piensen más seriamente en producir sus productos en el país, dijo el CEO de la asociación, Steve Lamar. “La velocidad de comercialización y la proximidad a los consumidores adquirieron un nuevo significado durante Covid, especialmente con el impulso del comercio electrónico”, dijo Lamar.

Una de las empresas de tecnología de la confección que ha visto aumentar su negocio durante la pandemia es 3DLook, una empresa de software con sede en San Francisco que utiliza la inteligencia artificial para ayudar a los minoristas de ropa y a las marcas a calcular tallas más precisas para las personas que compran ropa por encargo en Internet. Uno de los objetivos del software es reducir las devoluciones de los minoristas.

Whitney Cathcart, cofundadora y directora de estrategia de la empresa, dijo que los ingresos de 3DLook han aumentado un 500% desde el comienzo de la pandemia, un ritmo de crecimiento significativamente más rápido que el que experimentaba antes del brote. El repunte comenzó el año pasado, cuando Covid-19 puso fin a la medición en persona de clientes para empresas de uniformes y ropa, y el impulso ha continuado en 2021, dijo Cathcart.

Aunque se negó a identificar a las empresas que utilizan su software, dijo que 3DLook ha demostrado ser especialmente popular entre las empresas que confeccionan ropa bajo demanda en los Estados Unidos.


Malique Morris

Post Anterior

Patreon considera la posibilidad de salir a bolsa este mismo año

Siguiente Post

Los accionistas de Plaid presentan ofertas por 15.000 millones de dólares tras el fracaso de la fusión

Posts Relacionados