Las SPAC están al acecho de las startups en fase inicial

Las SPAC, respaldadas por niveles récord de capital, están persiguiendo a las startups en fase inicial para realizar fusiones.

A finales del año pasado, el CEO y fundador de Nautilus Biotechnology, Sujal Patel, tuvo que tomar una decisión. La empresa biotecnológica, respaldada por el fondo de riesgo de Jeff Bezos, podía obtener una ronda de financiación de serie C, como suele hacer una empresa de cuatro años. O podía salir a bolsa a través de una sociedad de adquisición con fines especiales. Patel eligió esta última opción.

Nautilus es una de las cada vez más numerosas empresas jóvenes que salen a bolsa mediante la fusión con una SPAC (una sociedad instrumental que ha recaudado dinero en efectivo con el único fin de adquirir otra empresa), según los fundadores e inversores. La empresa de tecnología espacial Momentus y la empresa de tecnología de vehículos autónomos Innoviz Technologies, ambas con menos de cuatro años de vida y con unos ingresos anuales de 5 millones de dólares o menos, también han tomado este camino.

Estas salidas a bolsa permiten a las empresas emergentes aprovechar la intensa demanda de acciones tecnológicas públicas, pero pueden empujar a las empresas jóvenes a la luz pública antes de que estén preparadas. Para los inversores particulares, estas SPAC suponen un mayor acceso a algunas de las empresas más prometedoras del sector tecnológico, pero con un mayor riesgo de pérdidas.


El Takeaway

Las SPAC, respaldadas por niveles récord de capital, están persiguiendo a las startups en fase inicial para realizar fusiones. Estas operaciones ofrecen a los inversores públicos una forma de respaldar a las empresas en fase inicial, una táctica de alto riesgo que normalmente sólo está al alcance de los inversores de capital riesgo.

El año pasado, las SPAC recaudaron la cifra récord de 83.400 millones de dólares en 248 ofertas públicas, según SPAC Research, y otras 170 ofertas públicas iniciales de SPAC han recaudado 54.700 millones de dólares este año. El tiempo corre para que la mayoría encuentre socios para las fusiones; las SPAC que acaban de salir a bolsa tienen que encontrar empresas para adquirirlas en los dos años siguientes a su formación.

“Ahora no hay nadie que no esté hablando con una SPAC, sin importar el tamaño [de la empresa]”, dijo Pamela Marcogliese, una socia con sede en Nueva York del bufete de abogados Freshfields. “Hay tantas SPAC que necesitan objetivos y no hay suficientes empresas más grandes para que las SPAC vayan a por ellas”.

Esta demanda ha creado una tentadora oportunidad para los fundadores de empresas emergentes en fase inicial. Además de ofrecer acceso a un mercado frenético de acciones públicas, los acuerdos de SPAC dan a las empresas una forma de proporcionar a los empleados pagados con acciones una oportunidad de cobrar. Estos acuerdos también eliminan parte de la incertidumbre a la que se enfrentaría una empresa emergente a la hora de fijar el precio de una eventual OPI, un proceso influenciado por las condiciones del mercado de valores. Cuando una empresa se fusiona con una SPAC, establece una valoración fija en el momento del acuerdo.

“Nuestro curso de acción por defecto era [recaudar] una serie C, una serie D y luego salir a bolsa”, dijo Patel de Nautilus, que sacó a bolsa la empresa de almacenamiento en red Isilon Systems en 2006.

La moda de las SPAC cambió su perspectiva. A principios de febrero, Nautilus dijo que saldría a bolsa a través de una fusión SPAC con una valoración de 900 millones de dólares, casi el triple de su última valoración privada, con la que recaudó 350 millones de dólares. “[Una SPAC] es más rápida y eficiente”, dijo Patel.

Este camino alternativo para recaudar dinero podría acelerar la inversión de una tendencia de larga duración, personificada por Airbnb y Uber, de las startups que retrasan la salida a bolsa en favor de un capital de riesgo casi ilimitado. La edad media de las empresas que salieron a bolsa el año pasado fue de nueve años, frente a los 12 de 2017, según datos recogidos por Jay Ritter, profesor de la Universidad de Florida que estudia las OPI.

Sin embargo, un repunte en las salidas a bolsa de empresas en fase inicial conlleva riesgos para las startups y sus eventuales accionistas. Natalie Hwang, socia directora fundadora de la empresa de capital riesgo Apeira Capital, con sede en Nueva York, ha observado que hay más SPAC que persiguen a las nuevas empresas. Esto refleja el elevado número de SPAC que buscan un socio para la fusión y el limitado número de startups más maduras que normalmente se considerarían listas para una OPI. Un aumento de las startups no probadas que salen a bolsa a través de una SPAC puede llevar a los inversores a hacer apuestas cada vez más especulativas, advierte.

Las empresas “con poco más que un prototipo y un plan de negocio están vendiendo, en última instancia, más una visión que un historial de éxito probado”, dijo Hwang. “Eso crea grandes riesgos para los inversores que no están acostumbrados a evaluar estos negocios en el mercado público”.

Un nuevo mundo valiente

Muchas de las startups que salen a bolsa a través de fusiones de SPAC están lejos de alcanzar un marcador tradicional de madurez: al menos 100 millones de dólares de ingresos anuales. En su lugar, los gestores de SPAC, al igual que los inversores de capital riesgo, están dispuestos a pasar por alto unos ingresos bajos o incluso inexistentes a cambio de indicadores de crecimiento como las patentes y otra propiedad intelectual, especialmente en sectores como los vehículos autónomos, el espacio y la biotecnología.

Ese fue el caso de Nautilus. Todavía está desarrollando su tecnología patentada para analizar el proteoma humano, es decir, todas las proteínas producidas por las células, los tejidos y los órganos, y no espera generar ingresos este año. Hasta el pasado mes de mayo, la empresa había estado en modo oculto, es decir, operando en secreto, financiada por empresas de capital riesgo como Andreessen Horowitz y Madrona Venture Group.

A pesar de su novedad, en diciembre había abandonado sus planes de captar más capital riesgo. En su lugar, Patel dijo que uno de los patrocinadores de Nautilus, Perceptive Advisors, que ya había lanzado con éxito varias SPAC, le convenció de que buscara una fusión de SPAC.

“Se trata de un mundo nuevo y valiente”, dijo Patel. Su última empresa, un negocio de almacenamiento de datos, generó unos ingresos de 62 millones de dólares en 2006, el año en que salió a bolsa. Nautilus, en cambio, espera no superar ese nivel hasta cerca de 2024, según una presentación a los inversores.

En lugar de basarse en los ingresos, los gestores de SPAC también señalan los contratos comerciales de una startup como signo de crecimiento futuro.

Momentus, una startup de tres años que fabrica vehículos espaciales para transportar satélites desde los cohetes a la órbita, había conseguido financiación de serie A en 2019 y otra ronda de financiación en 2020. En octubre, acordó fusionarse con un SPAC.

En ese momento, el graduado de Y Combinator dijo que solo estaba en camino de generar 2 millones de dólares en ingresos en 2020. Pero los contratos con SpaceX, la NASA y Lockheed Martin, que se traducen en 90 millones de dólares de ingresos potenciales, señalaban una senda de crecimiento futuro, dijo Brian Kabot, director de inversiones de Stable Road Capital, la firma detrás de la SPAC, en una presentación a los inversores el año pasado.

Las acciones se han duplicado desde octubre, pero han caído un 23% desde su máximo de febrero después de que Momentus retrasara el lanzamiento de su vehículo espacial y dijera que su fundador, de origen ruso, dimitiría por motivos de seguridad nacional.

Innoviz, de cuatro años de edad, que anunció su fusión con una SPAC en diciembre, había proyectado unos ingresos similares más típicos de una empresa privada: sólo 5 millones de dólares para 2020. Sin embargo, el fabricante de hardware y software para coches autoconducidos había llegado a un acuerdo con BMW para integrar su tecnología en los vehículos “ya en este año natural”, dijo Bruce Linton, presidente y CEO de Collective Growth Corp, la SPAC que ha acordado fusionarse con Innoviz.

El acuerdo con BMW, más las expectativas de que Innoviz pueda conseguir pedidos con otros fabricantes de automóviles, se impusieron. “Los primeros ingresos son sólo prototipos”, dijo Linton. Las acciones de Collective Growth Corp. han rondado el mismo precio al que cotizaban cuando la SPAC anunció la fusión con Innoviz a mediados de diciembre, unos 13 dólares.

SPACs de capital riesgo

Los gestores de SPAC, como Linton, se están introduciendo en un mercado ya muy competitivo para la realización de operaciones de capital riesgo, gracias a los niveles récord de dinero disponible en los fondos de capital riesgo. Una de las respuestas de los capitalistas de riesgo ha sido unirse a ellos. En los últimos meses, fondos como Tribe Capital, Fifth Wall, Khosla Ventures y FirstMark Capital han lanzado sus propias SPAC.

Michael Jones, cofundador de la empresa de capital riesgo Science Inc. en su fase inicial, dijo que hacía tiempo que deseaba ampliarla para incluir apuestas en fases posteriores. La aparición de las SPAC le brindó esa oportunidad.

En enero, Science anunció una SPAC de 270 millones de dólares, dirigida al mercado de venta directa al consumidor, así como a los sectores del entretenimiento móvil y social. La empresa, que ha respaldado el servicio de patinetes Bird y la startup de banca digital Wealthfront, podría optar por hacer una fusión de la SPAC con una de sus empresas en cartera siempre que el consejo de la SPAC esté de acuerdo.

No será una de las primeras inversiones que Science suele hacer: Jones se centra en empresas que hayan obtenido al menos 100 millones de dólares de ingresos.

“Me da un poco de miedo cuando veo que empresas que están en una fase muy temprana -con poco crecimiento de ingresos, sin retención de clientes- entran en los mercados públicos”, dijo.


Kate Clark es una reportera de The Information que cubre el capital riesgo y las startups. Reside en San Francisco y se la puede encontrar en Twitter @KateClarkTweets.
Ross Matican ha sido reportero en The Information desde 2020, cubriendo los mercados de tecnología y de capitales. Tiene su sede en San Francisco y se le puede encontrar en Twitter @rossmatican.

Post Anterior

Los SPAC se extienden a China mientras el inversor de ByteDance, Hony Capital, prepara su salida a bolsa

Siguiente Post

Vigilando los picos de SPAC

Posts Relacionados