Accel respalda el esfuerzo de la startup mexicana Flink para llevar el consumerinvesting a América Latina

Esa plataforma, llamada Flink, atrajo la atención de la empresa de capital riesgo Accel, con sede en Silicon Valley, que acaba de liderar una Serie A de 12 millones de dólares para la compañía

Aquí, en Estados Unidos, damos por sentada la posibilidad de invertir y comerciar en el mercado de valores. Así que, aunque podemos alborotar sobre las diversas formas en que Robinhood puede o no actuar de forma responsable, puede ser fácil olvidar que no todo el mundo tiene el mismo acceso a la posibilidad de ganar -o perder- dinero a través del mercado como nosotros.

Para Sergio Jiménez Amozurrutia, nacido en Ciudad de México, el hecho de que en su país, con más de 120 millones de habitantes, sólo una pequeña fracción de la población tenga la posibilidad de invertir en los mercados de capitales no le parecía correcto. Para él, la falta de participación generalizada en la inversión es un ejemplo de que los ricos se hacen más ricos en el marco de una infraestructura “construida para los ricos”. El resultado de este desequilibrio es que mucha gente se ve excluida de realizar inversiones potencialmente generadoras de riqueza.

Así que después de vender Easy Credit, una plataforma de préstamos al consumidor que había construido con Rick Rafael Bueno (a quien conoció en 2015 en un hackathon en el Tec de Monterrey), Amozurrutia se propuso dar a los mexicanos acceso a algo a lo que creía que nunca habían tenido acceso: una plataforma de comercio al consumidor basada en una app.

Esa plataforma, llamada Flink, atrajo la atención de la empresa de capital riesgo Accel, con sede en Silicon Valley, que acaba de liderar una Serie A de 12 millones de dólares para la compañía. En la financiación también participaron ALLVP, Clocktower, Kevin Efrusy y Oskar Hjertonsson, y el actual patrocinador Raptor Financial Group.

La demanda de lo que ofrece Flink es evidente. Desde el lanzamiento de su primer producto de corretaje en julio de 2020, Flink ha superado el millón de usuarios y las 800.000 cuentas de corretaje activas. Esto convierte a Flink en el servicio de corretaje minorista más grande de México, según Amozurrutia. Tiene un promedio de 6.000 nuevos clientes al día, sobre todo debido al boca a boca, dijo la empresa. Además, la aplicación se situó recientemente en el top 10 de todas las aplicaciones descargadas en México a través de Google Play, superando las descargas de aplicaciones de Spotify y Facebook, según Amozurrutia.

“La mayoría de los bancos mexicanos tradicionales atienden a menos del 1% de la población, lo que significa que la mayoría de los mexicanos no tienen una cuenta bancaria, y mucho menos una cuenta de corretaje”, dijo. “En Flink, nos guiamos por la creencia de que el sistema financiero de México debe funcionar para todos – no sólo para unos pocos elegidos”.

El hecho de que los latinoamericanos no estén bancarizados no es una noticia nueva. En México, en particular, hay muchos menos bancos que los miles que hay en Estados Unidos. Esos bancos, cree Amozurrutia, dificultan que la mayoría de la gente haga inversiones al cobrar altas comisiones, entre otras barreras de entrada, como grandes depósitos mínimos.

“Además, aquí en México, la población no es tan sofisticada como en Estados Unidos en términos de inversión en los mercados”, dijo a TechCrunch. “Los bancos y los titulares se aprovechan de eso y hacen sentir a la gente que no es lo suficientemente inteligente para manejar su dinero. Dicen: ‘Dame tu dinero y lo invertiré y te cobraré comisiones’. ”

Flink no sólo quiere dar a los mexicanos una forma de invertir, sino también ayudar a educarlos. El noventa por ciento de sus usuarios son inversionistas por primera vez, y muchos son millennials.

“Cuando comparas este tipo de producto con Robinhood o Acorns, por ejemplo, la diferencia con nosotros es que tenemos que ser aún más responsables con el tipo de información y acceso que estamos tratando de proporcionar”, dijo Amozurrutia. “Tenemos que educar a un nivel básico”.

Image: Flink

Flink también ha creado una comunidad en torno al producto para que la gente pueda compartir ideas e intentar ayudarse mutuamente, incluido un grupo de Facebook formado por más de 35.000 personas.

Para el socio de Accel Andrew Braccia (que también fue uno de los primeros inversores en Slack), lo más interesante de Flink es que en muchos sentidos está “creando un mercado”, en lugar de construir una oferta en un mercado ya grande y sofisticado.

“Un alto porcentaje de los clientes son un grupo demográfico más joven que nunca ha invertido antes, y nunca ha tenido las herramientas o la oportunidad de utilizar un producto como Flink”, dijo Braccia. “Es una responsabilidad que nos tomamos muy en serio, así que intentamos asegurarnos de que haya una enorme cantidad de educación y transparencia en el proceso”.

También cree que la historia de Flink y la oportunidad más amplia de lo que está ocurriendo en México “se centra en la accesibilidad y la esperanza”.

La demanda del producto de Flink no sólo procede de México, sino de otros países latinoamericanos como Colombia, Chile, Perú y Argentina.

Flink aún no puede entrar en esos mercados debido a las restricciones normativas, pero conseguir licencias para hacer negocios en los países latinoamericanos es algo para lo que la empresa planea utilizar parte de su nuevo capital.

“Cuando uno trata de entender los problemas más profundos en torno a los servicios financieros en América Latina”, dijo Amozurrutia, “verá que el statu quo es realmente similar”.

Braccia, de Accel, está de acuerdo.

Flink, en su opinión, ya ha creado unas condiciones equitativas para quienes quieran participar en la inversión en México.

“El hecho de que la gran mayoría de sus usuarios sean participantes por primera vez en el mercado de valores habla de la importancia de su visión de accesibilidad financiera, una visión que creemos que seguirá resonando en otros mercados en toda América Latina”, dijo Braccia a TechCrunch.

Flink también planea utilizar su financiación en parte para seguir mejorando la experiencia del usuario y la oferta de productos, así como para añadir a su plantilla actual de 60 personas para poder satisfacer la creciente demanda.

“Nuestro objetivo es llegar a los 4 millones de usuarios a finales de 2021”, dijo Amozurrutia.

El apoyo a Flink encaja en la tesis de inversión general de Accel. La firma también ha puesto dinero en otras fintech a nivel global, como la francesa Lydia, las londinenses Monzo y WorldRemit, Galileo y Braintree/Venmo, entre otras.

Por
Mary Ann Azevedo


HyperNoir.

Post Anterior

Nuevos auriculares de realidad mixta de Apple: Diademas intercambiables, seguimiento ocular

Siguiente Post

Lo más destacado del segundo día de la Conferencia Future of Startups de The Information

Posts Relacionados