Lo que la Proposición 22 hace posible ahora

La Proposición 22, el referéndum aprobado por los votantes de California la semana pasada, abre esta opción para las personas que trabajan para aplicaciones de envío y entrega y muestra un camino a seguir para redefinir la relación entre las empresas de tecnología y la mano de obra más ampliamente.

Desde que apareció el gig work, hemos necesitado una nueva clasificación para los trabajadores que no encajan estrictamente en las categorías de empleados o contratistas independientes. La Proposición 22, el referéndum aprobado por los votantes de California la semana pasada, abre esta opción para las personas que trabajan para aplicaciones de envío y entrega y muestra un camino a seguir para redefinir la relación entre las empresas de tecnología y la mano de obra más ampliamente.

Menlo Ventures, la firma de capital riesgo de la que soy socio, invirtió en Uber en 2011, inspirada en su visión de ofrecer transporte de grifo, mantener a los conductores empleados (frente a la espera ociosa) y crear una experiencia de consumo mucho más accesible. El modelo revolucionó el transporte en todo el mundo, con Uber llegando a más de 700 ciudades en 10 años, e inspiró a otras industrias.

Pero como en la mayoría de los primeros borradores, había agujeros en el modelo. El más grande era que los conductores caían entre los tradicionales cubos legales para los trabajadores. Tenían la flexibilidad de trabajar para diferentes servicios y trabajar sólo las horas que querían, como lo hacen los trabajadores independientes. Pero muchos también trabajaban suficientes horas que merecían tener acceso a un seguro médico, licencia por enfermedad pagada y otros beneficios, como lo hacen los empleados. Como escribió el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, en el New York Times a principios de este año, “Nuestro sistema de empleo actual es anticuado e injusto. Obliga a cada trabajador a elegir entre ser un empleado con más beneficios pero menos flexibilidad, o un contratista independiente con más flexibilidad pero casi sin red de seguridad”.

La Proposición 22 ayudó a tapar ese agujero, permitiendo a los conductores de las empresas de transporte y reparto basadas en aplicaciones mantener la flexibilidad y al mismo tiempo proporcionar beneficios adicionales, como ingresos mínimos, subsidios de atención médica y seguro de discapacidad. Los conductores son clasificados como contratistas independientes, por lo que las leyes estándar que cubren a los empleados en torno al salario mínimo, las horas extras y el seguro de desempleo no se aplican. Antes de la aprobación de la Proposición 22, las empresas que buscaban proporcionar más beneficios a los trabajadores independientes no lo hacían porque se preocupaban de que si lo hacían ya no podrían considerarlos trabajadores independientes y tendrían que clasificarlos como empleados.

Voté a favor de la Prop. 22, junto con una mayoría del 58% de los californianos, creyendo que es la mejor opción ofrecida hasta ahora para proporcionar beneficios a los trabajadores, permitirles mantener la autonomía y no obligar a los empleadores a desechar un modelo que en su mayoría funciona. El trabajo no está hecho, pero este fue un comienzo importante.

En términos más amplios, la Prop. 22 representa una evolución en la forma en que pensamos sobre el trabajo. Con su aprobación, ahora le decimos a la gente que pueden tener trabajos flexibles sin sacrificar los beneficios. En un momento en que algunos de nosotros hemos perdido trabajos y necesitamos empleos de corto plazo mientras buscamos trabajo o tenemos horarios cambiantes para acomodar el trabajo remoto y la educación en el hogar, el atractivo de un trabajo flexible con la seguridad que proporcionan los beneficios es fácil de entender.

Los trabajadores de todo tipo de industrias, desde la agricultura hasta el cuidado de los zoológicos, podrían beneficiarse de la estructura que proporciona la Proposición 22, si se les extendiera. Creo que podría funcionar básicamente para cualquier industria donde una relación continua con un solo empleador no es esencial para hacer bien el trabajo. No parece viable en los deportes, por ejemplo, tener un entrenador diferente en cada práctica -la continuidad de la relación y el conocimiento es demasiado importante para el valor central. Pero la existencia de acuerdos de trabajo flexibles en campos como la enfermería, la asistencia ejecutiva, la tutoría, la programación, el trabajo en restaurantes y el diseño sugiere que un enfoque inspirado en la Prop. 22 también podría tener sentido allí.

La Prop. 22 ofrece un modelo que permite a los conductores moverse con menos fricción entre los servicios, trabajando para diferentes servicios de transporte y entrega, dependiendo de lo que les ofrezca la mezcla más convincente de compensación y experiencia laboral. Sus beneficios son portátiles, lo que significa que el seguro médico comprado con estipendios pagados por las compañías de aplicaciones se mueve con ellos. Una mejora restante sería que el umbral para recibir estos beneficios se calculara entre las compañías de aplicaciones. Con la advertencia de que algunas funciones requieren una formación específica y la comprobación de antecedentes, el objetivo final debería ser que los trabajadores puedan cambiar de trabajo casi tan fácilmente como los consumidores pueden cambiar la aplicación que utilizan para viajar.

La única pieza importante que falta en la Proposición 22 es exigir que las compañías de aplicaciones proporcionen herramientas para que los trabajadores puedan calcular fácilmente los verdaderos salarios y beneficios. La Proposición 22 es un comienzo al exigir que las horas que se pasan conduciendo en la aplicación se reporten regularmente, pero eso no es suficiente. Para comprender con precisión las ganancias, un trabajador necesita tener en cuenta sus costos, como los gastos de gasolina, la depreciación del vehículo y el tiempo que está esperando para que se le asigne un viaje o que no esté registrado pero que esté realizando funciones relacionadas con el trabajo. Estas herramientas serían sencillas de crear para las empresas y no requerirían que los trabajadores fueran contadores de costos para tener una idea clara del valor generado por hora trabajada.

Para recapitular, estas piezas, ensambladas juntas, proporcionarían un increíble sistema operativo para el trabajo flexible en este nuevo modelo económico:

  • Con la Proposición 22, cualquier compañía puede ofrecer a los trabajadores beneficios adicionales a los salarios.
  • Con la Prop. 22, los trabajadores pueden moverse sin fricción entre las plataformas.
  • Lo que falta es que todas las empresas deben ser completamente transparentes en cuanto a los salarios y beneficios obtenidos en el tiempo que pasan en la plataforma.

Con todo esto, la mano invisible podría hacer su magia y dirigir tanto a los consumidores como a los trabajadores hacia los servicios de mayor rendimiento, maximizando la satisfacción del cliente y del trabajo.

Hubiera preferido que esta solución viniera de nuestros legisladores y no a través del proceso de proposición. Pero el hecho de que la Proposición 22 tuvo éxito significa que probablemente veremos que el camino de las “proposiciones como solución” se vuelve más popular en la gran tecnología. Puede ver el atractivo: Las compañías tecnológicas cambian a un ritmo mucho más rápido de lo que el gobierno y la legislación son capaces de acomodarse a los procesos actuales.

Pero si las propuestas se convierten en la forma más efectiva de resolver los obstáculos legales, existe el riesgo de que las compañías abusen de ese proceso, pasando por alto la legislatura para escribir reglamentos y legislación diseñados para favorecer sus intereses. La tecnología y los negocios no se ralentizarán; los legisladores deben encontrar la manera de ser más ágiles en la creación y adaptación de leyes que aborden la complejidad introducida por la innovación.

Dejando de lado las consideraciones políticas, parece claro que la aprobación de la Prop. 22 mejorará las condiciones de trabajo de los conductores. Ya sea que las empresas de aplicaciones se hayan visto forzadas o no, veo esto como una buena ciudadanía y un buen negocio. He visto una y otra vez que cuando los trabajadores ganan lo suficiente para cuidar de sus familias y ven que el empleador vela por sus intereses, hacen un mejor trabajo y se mantienen más leales.

Tenemos la oportunidad de crear un mundo en el que la elección de ser un trabajador por cuenta ajena frente a un empleado no se sienta como una compensación, un mundo en el que algunos o muchos de los beneficios y protecciones legales de los que disfrutan los empleados se extiendan a los trabajadores por cuenta ajena. En este escenario, los trabajadores de todas las industrias ganan seguridad, la relación entre empleados y empleadores se fortalece, y la economía se beneficia de una población más segura desde el punto de vista financiero, una innovación continua e innumerables nuevas eficiencias.

 

Shawn Carolan (@shawnvc) es socio de Menlo Ventures, donde invierte en empresas de consumo utilitario en sus primeras etapas. Ha dirigido inversiones en Uber, Jump, Chime, Roku y más. Carolan cofundó anteriormente Handle, una herramienta de organización personal.


Post Anterior

Dentro de las ambiciones de Amazon para el transporte

Siguiente Post

El personal de Apple en EE.UU. regresa a China, animado por los bonos en efectivo

Posts Relacionados