La increíble historia real detrás del judío espacial más extraño de la televisión

Una investigación de ocho años para explicar por qué un judío religioso apareció en uno de los espectáculos más célebres de la ciencia ficción contemporánea
Historia real del judio espacial
Historia real del judio espacial

By Yair Rosenberg

El género de la ciencia-ficción lleva mucho tiempo influido por las influencias judías, tanto si el público se da cuenta como si no. Por ejemplo, el éxito de taquilla del mes pasado, Dune, adaptación de la famosa novela de Frank Herbert. El personaje principal de la película, Paul Atreides, es una figura mesiánica que recibe muchos nombres místicos, incluido uno que sin duda confundió a muchos espectadores: “Kwisatz Haderach” La razón por la que este término suena como una tontería en inglés es que no es inglés. Es la transliteración aproximada de Herbert del término judío tradicional kefitzat haderech (קפיצת הדרך), que significa “acortamiento del camino” o “salto del sendero” El mesías, en otras palabras, es el que impulsa a la humanidad hacia su destino final.

Dune es sólo un ejemplo de ciencia ficción semítica. En Star Trek, el actor Leonard Nimoy adaptó el gesto de la mano de la bendición sacerdotal judía para el saludo de Spock “Larga vida y prosperidad“. Un personaje de la serie seminal Babylon 5 incluso sentó el shiva en la estación espacial de la serie con su rabino, interpretado por Theodore Bikel de El violinista en el tejado. En la comedia de Hulu Future Man, todo un episodio gira en torno a los personajes que se infiltran en el James Cameron Compound, o JCC, un juego de palabras con el acrónimo de Centro Comunitario Judío. Como comenta el héroe con un guiño: “Acabo de dejar entrar a dos terroristas en el JCC”

Pero para mí, con perdón de Mel Brooks, el judío espacial más notable y totalmente inesperado es este tipo del clásico de culto Firefly:

Amnon Duul (Al Pugliese) in Firefly, dressed in inexplicably Jewish garb
Amnon Duul (Al Pugliese) en Firefly, vestido con un atuendo inexplicablemente judío (20th Century Studios / Ilustración de Konstantin Pozin)

Creada por Joss Whedon, Firefly sólo duró una temporada, pero vendió tantos DVD después de su cancelación que el estudio la resucitó para hacer una película completa. La figura vestida con kipá es Amnon, el cartero espacial que dirige una oficina de correos frecuentada por los héroes de la serie. Sólo aparece en un episodio, y su condición de judío es tan fascinante porque pasa totalmente desapercibida. Los personajes de la serie nunca hablan de ello, y no desempeña ningún papel en la trama. Simplemente está ahí.

Entonces, ¿cómo ha sucedido esto, y nada menos que en una de las temporadas más célebres de la televisión jamás creada? ¿Y qué explica la increíble atención a los detalles? Los espectadores observadores se darán cuenta de que Amnón lleva incluso tzitzit, los flecos rituales que suelen llevar, aunque no exclusivamente, los hombres judíos ortodoxos, un toque impresionantemente hábil. ¿Por qué tanto esfuerzo para algo tan aparentemente incidental?

Amnon Duul sports ritual fringes (tzitzit) in Firefly
20th Century Studios / Ilustración de Konstantin Pozin

He tardado ocho años en averiguarlo.

El lugar lógico para empezar era el hombre que interpretaba al propio Amnon, el veterano actor de carácter Al Pugliese, que había tenido papeles de invitado en todo tipo de programas, desde Law & Order hasta Glee. En 2013, me puse en contacto con él y le pregunté: ¿Intentó la serie elegir deliberadamente a un judío para este papel, o aportó él su judaísmo al papel? La respuesta resultó ser aún más increíble de lo que había imaginado.

En aquel momento, explicó Pugliese, le representaba una agencia dirigida por dos hombres, uno judío y otro italoamericano. Cuando se publicó la convocatoria de casting para Firefly –“buscaban básicamente a un judío jasídico en el futuro que fuera esencialmente el director general de correos”-, el socio no judío apostó 100 dólares a su homólogo judío a que Pugliese, un italiano criado como católico, podría conseguir el papel.

“Así que fui a la audición”, recuerda Pugliese, “y la anécdota divertida es ésta: Cuando llegué allí, era el único gentil en la audición” Se podría pensar que esto le ponía en desventaja, pero Pugliese no era un gentil cualquiera, y llegó preparado. “Había estado estudiando las raíces hebraicas de la fe cristiana”, explicó. “La Biblia es un libro judío, por lo que pensé: si voy a tener una comprensión real de, por ejemplo, Pablo, que era un fariseo que escribía a los hebreos en la diáspora… ¿cómo puedo entenderlo realmente si no lo sitúo todo en su contexto, cultural, histórico y lingüístico?”

Y así, Pugliese comenzó a estudiar la Torá. “Empecé a ir y a relacionarme con rabinos para empezar a aprender más sobre la fe judía”, dijo. “Creo que la primera fiesta que celebré fue Hanukkah. Fui a la zona judía aquí en Los Ángeles y conseguí una menorá, compré un tallit y empecé a estudiar las oraciones en hebreo” Fue entonces cuando le llegó la audición de Firefly.

El momento no pudo ser mejor. “Estaba en medio de este estudio”, dijo, “y estaba tan inmerso en él que cuando fui a esta audición, tenía esos materiales para audicionar con el tallit y cosas así” Naturalmente, Pugliese consiguió el papel. No sólo eso, sino que su aspecto era tal que le confundían constantemente con un judío religioso real. “Cuando estaba en el plató, me hacían, casi como un asesor técnico, preguntas sobre ‘Bueno, ¿harías esto? ¿Haría eso un judío ortodoxo?’ Se dirigían a mí como si fuera una especie de experto, cosa que no era, y sigo sin serlo, obviamente”, se rió. Incluso algunos de los judíos del plató -actores y miembros del equipo- lo confundían con una autoridad religiosa. “Les decía: ‘Un momento, chicos, no soy un rabino, soy un actor'”

Ahora entendía por qué la representación de Amnón era tan acertada. Pero seguía sin entender por qué los directores de la serie habían decidido hacerlo judío en primer lugar. Y como no suelo informar sobre Hollywood, no tenía ni idea de cómo averiguarlo. Ponerse en contacto con un actor de carácter era una cosa, pero ponerse en contacto con los peces gordos de la televisión era otra. Tras unas cuantas consultas poco entusiastas, dejé de lado la historia.

Ocho años después, se lanzó este boletín y decidí retomarlo. Pero seguía sin saber cómo obtener las respuestas que quería. Intenté varias vías oficiales para contactar con Tim Minear, director y coguionista del episodio de Firefly y actual showrunner de 9-1-1 y 9-1-1: Lone Star. Ninguna de ellas dio resultado. Así que la semana pasada, saqué mi kit de herramientas de investigación que normalmente se utiliza para excavar el mal comportamiento de los candidatos políticos…

Básicamente, desenterré el número de móvil personal de Minear y le llamé en frío. Afortunadamente, en lugar de colgar, se tomó la molestia de responder a mis preguntas.

¿Por qué el cartero era judío? “Intentábamos que el personaje fuera más real”, explicó. “Cuando tienes a alguien que sólo está ahí durante un par de escenas, quieres encontrar la manera de que parezca más sustancial” Al dotar al empleado de correos galáctico de una clara identidad judía, el programa hacía un gesto hacia un mundo más amplio que el que se veía explícitamente en la pantalla. “Queríamos que diera la sensación de que tenía una existencia fuera del marco”

Esta respuesta parece sencilla, pero en realidad es bastante inusual en la televisión convencional. Normalmente, cuando una serie introduce un personaje visiblemente judío, es para hacer algún comentario sobre su fe al servicio de la historia. Con demasiada frecuencia, los judíos religiosos son rarezas cuyas extrañas prácticas sirven como convenientes dispositivos argumentales. Sin embargo, lo que hace notable a Amnon es que no es notable. Ninguno de los personajes de Firefly comentasu fe, porque para ellos no tiene nada de excepcional. En este universo, 500 años en un futuro lejano, los judíos no son una curiosidad ni un punto de la trama ni una especie en peligro de extinción, sino simplemente una presencia cotidiana normal.

Y ése podría ser el mensaje más audazmente esperanzador de todos.


Siempre supuse que terminaría esta historia aquí.

Pero lo que ocurre con el reportaje de una narración a lo largo de ocho años es que el tiempo no se detiene para la historia. Mientras seguía buscando en Google para atar algunos cabos sueltos, encontré una esquela. Al Pugliese murió el 24 de julio de 2021. Tenía 74 años.

En Internet, dejó un ministerio virtual que mezclaba su profundo conocimiento del judaísmo con su permanente creencia cristiana, incluyendo un archivo de oraciones y poesía llana.

Los judíos desconfían por naturaleza de los cristianos que reivindican nuestra religión, y con razón. Hemos tenido demasiadas experiencias duras con otros que intentan usurpar nuestra fe y luego se vuelven contra nosotros cuando no accedemos a sus pretensiones. Muchos Judíos por Jesús intentan, abierta o encubiertamente, convertir a los judíos a su tipo de cristianismo, algo que resulta especialmente doloroso para una comunidad judía que ya es tan pequeña en número. Así que no es sorprendente que una de las pocas cosas en las que la mayoría de los judíos están de acuerdo, según Pew, es que un judío no puede creer en Jesús.

Pero Pugliese no hizo proselitismo conmigo, y no expresó ningún deseo de misionar a los judíos. Estaba claro que simplemente admiraba a los judíos, y sentía que había llegado a comprender mejor su propia fe a través de la de ellos. Había aprendido hebreo, estudiado la historia judía y, finalmente, en su búsqueda y esfuerzo, había llegado a confundirse con uno de nosotros durante aquella improbable estancia en el plató de Firefly.

La esquela de Pugliese dice que murió “debido a complicaciones de Covid-19” Al revisar sus redes sociales, pronto me di cuenta de que probablemente no estaba vacunado. Entre muchas citas de las escrituras, había compartido contenido conspirativo muy crítico con la vacunación y los cierres, junto con muchas otras opiniones ajenas a las mías, como su apoyo a Donald Trump.

El mundo furioso e implacable en el que vivimos hoy me diría que apartara a esta persona y la dejara de lado como parte del problema. Pero me encontré deseando poder volver a hablar con él, y darle las gracias por ayudar a mi yo adolescente judío ortodoxo a descubrir mi experiencia reflejada en un lugar que no esperaba. Y por recordarme, años después, que a pesar de todas las líneas que trazamos, podemos vernos en los demás después de todo.

Que su recuerdo sea una bendición.


Yair Rosenberg.

Post Anterior

Cómo preocuparse menos por el trabajo

Siguiente Post

Cuando el marketing multinivel conoció a la generación Z

Posts Relacionados