¿Podría COVID-19 ser una oportunidad para las Startups internacionales en Nueva York?

Durante años, los emprendedores internacionales invirtieron mucho en la expansión de los Estados Unidos. Ahora, Nueva York, uno de sus principales destinos, ha sido duramente golpeado por la pandemia. ¿Cómo está enfrentando los desafíos el ecosistema global de la ciudad?
0 Shares
0
0
0

Cuando COVID-19 llegó a Nueva York, muchos empresarios extranjeros se encontraron atrapados en la ciudad. “Todo se movió repentinamente en línea, pero hubo un gran lío con los vuelos: muchos fundadores no pudieron regresar a casa”, dijo Anastasia Lykova, socia del acelerador Starta, con sede en la ciudad de Nueva York, que se centra en las empresas de nueva creación de Europa del Este.

Algunos países también cerraron sus fronteras para todos los viajeros que llegaban. Los empresarios de Túnez, Mauricio y la India no han podido salir durante semanas, según Giulia Imperatrice, directora de programa del acelerador de startups francés NUMA. “Pero ninguno de nuestros fundadores se rindió, y todos siguieron trabajando en sus proyectos”, dijo Imperatrice. “La moral siempre ha sido muy alta: todos ellos están ahora de vuelta en el negocio, algunos contratados.”

Conexión digital

Nueva York, un destino popular entre las compañías internacionales de tecnología por su alta concentración de clientes B2B, ha sido especialmente vulnerable a la pandemia. Las organizaciones de desarrollo de startups con base en NYC tuvieron que repensar la forma en que ayudaron a los fundadores extranjeros a cerrar la brecha cultural.

Normalmente, los empresarios internacionales aprenden de sus experiencias en persona, como las presentaciones de inversores y las reuniones con clientes. Todo esto se hizo imposible durante el cierre. Por suerte, algunas organizaciones estaban preparadas.

NUMA, por ejemplo, ya había estado ejecutando una parte de su programa en línea. “Nos cambiamos completamente al modelo virtual y empezamos a desarrollar nuestra comunidad de mentores”, dijo Imperatrice. “Ahora, aparte de la ciudad de Nueva York, tenemos mentores en California, Texas y otros estados”. Junto con Zoom, NUMA está usando una plataforma Metaprise, creada para apoyar a las redes de emprendedores.

Recaudar capital en la pandemia

COVID-19 eliminó algunas desventajas a las que se enfrentaban las startups internacionales, como la falta de conocimiento sobre los retos específicos del mercado estadounidense. “Los desafíos a través de la frontera son ahora muy similares: las corporaciones buscan digitalizar y reducir sus costos”, dijo Imperatrice.

Algunos fundadores internacionales lograron reunir capital en los Estados Unidos a pesar de la pandemia. Algunos ejemplos recientes son la solución de contratación israelí JobFul, la solución de reuniones austríaca Meetfox y la plataforma de enseñanza a distancia GoStudent, con sede en Viena.

“La pandemia golpeó cuando los inversores estadounidenses tenían mucho dinero en sus cuentas”, dijo Florian Krisch, responsable de las Startups en Advantage Austria, la organización oficial de promoción comercial del país.

Según Krisch, todo el mundo tiene ganas de invertir y quiere tener una participación en los campeones de COVID-19. Las principales áreas de interés son la computación en nube, la biofarmacéutica, los juegos y el futuro del trabajo.

Las startups que demostraron su resistencia en la crisis también demostraron que son una buena inversión. “Aquí, algunas empresas tecnológicas extranjeras pueden incluso tener una ventaja: generalmente, las startups europeas tienen balances más saludables cuando están listas para expandir su negocio en el mercado estadounidense”, dijo Krisch.

“Los europeos pueden no ser tan buenos en marketing y publicidad como sus pares estadounidenses, pero en la pandemia lo que importa es el flujo de caja, no sólo el marketing agresivo”, agregó Krisch. “Esta crisis puso a prueba la viabilidad de muchas startups y ayudó a separar a los fuertes de los débiles”.

¿Qué sigue para las startups internacionales?

COVID-19 ha sido una curva de aprendizaje empinada: los fundadores internacionales hicieron un verdadero esfuerzo para lanzar a los inversores estadounidenses en Zoom, buscar nuevos clientes en línea y ampliar sus límites. Sorprendentemente, esto valió la pena. “Algunas de nuestras startups, como la londinense PitchMe, triplicaron sus ingresos”, dijo Anastasia Lykova de Starta. “También aprendimos mucho y nos dimos cuenta de que hay dos tipos de startups: aquellas para las que una crisis es una oportunidad y aquellas para las que es una maldición”.

En la pandemia, Starta también lanzó un programa de preaceleración para los fundadores extranjeros que pensaban mudarse a los EE.UU., cubriendo la inmigración, los impuestos y otros temas. Según Lykova, más asesores e inversores estadounidenses se interesan ahora por las startups internacionales debido a su potencial en los mercados extranjeros.

Lo más probable es que el modelo de negocio virtual haya llegado para quedarse. “La comunicación en línea funcionó bien para nosotros, los asesores son muy receptivos, así que probablemente lo mantendremos virtual en enero”, dijo Imperatrice. “Pero los eventos son algo en lo que creemos firmemente. Con suerte, las cosas volverán a la normalidad”.

Los EE.UU. siguen siendo muy atractivos para las startups internacionales, cree Krisch. “A menos que ocurra algo imprevisto o muy desestabilizador, las startups internacionales se interesarán por este mercado, a pesar de la tensa situación política y la crisis sanitaria en curso”, dijo Krisch. “Pero los empresarios de todo el mundo se han dado cuenta de que deben ser conscientes de los eventos del cisne negro como COVID-19, y necesitan un plan de emergencia”.

 

You May Also Like