Por qué la vida es más rápida pero la depresión es menor en las grandes ciudades

Las grandes ciudades pueden parecer perjudiciales para la salud mental, pero una comparación de las tasas de depresión sugiere que más grande es mejor
Brooklyn, Nueva York,
Brooklyn, Nueva York, marzo de 2016. Foto de Alex Webb/Magnum

Las ciudades son bastiones de oportunidades. Están llenas de un gran número de personas que se reúnen con sus amigos y familiares, visitan restaurantes, museos, salas de conciertos y eventos deportivos, y se desplazan hacia y desde sus trabajos. Sin embargo, muchos de los que vivimos en ciudades nos sentimos a veces abrumados por la actividad. Otras veces, nos sentimos “solos en la multitud”. Durante décadas, las experiencias contradictorias de la vida en la ciudad han llevado a urbanistas y estudiosos a preguntarse: ¿son las ciudades malas para la salud mental?

La sabiduría convencional y la respuesta científica durante más de medio siglo ha sido “sí”. Esta cuestión es cada vez más importante a medida que se desarrolla la urbanización global: alrededor de dos tercios de la población mundial vivirá en ciudades en 2050. Las ciudades más grandes, que tienen más de lo que hace que una ciudad sea una ciudad, parecen ser especialmente malas para la salud mental. Una explicación típica invoca factores como el ruido, la delincuencia y las interacciones sociales breves e insensibles (pensemos en la reputación de grosería de la ciudad de Nueva York) para argumentar que las grandes ciudades crean cargas sensoriales y sociales que los habitantes de las ciudades tienen que combatir constantemente desde el punto de vista psicológico. Aunque esta explicación parece estar respaldada por algunas pruebas de que las zonas rurales podrían, en general, tener tasas de depresión más bajas que las ciudades, hay pocas pruebas de que estos factores concretos causen tasas de depresión más altas en las ciudades, y ninguna investigación sobre cómo se comparan las ciudades más grandes con las más pequeñas.

Resulta que la relación entre las ciudades y la salud mental es más compleja de lo que sugieren las explicaciones convencionales. Un estudio que he realizado recientemente con mis colegas de la Universidad de Chicago demuestra que las ciudades más grandes de Estados Unidos tienen en realidad tasas de depresión sustancialmente más bajas que las ciudades más pequeñas. Nuestro equipo examinó las tasas de depresión calculadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, otras tasas de depresión de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias, y otras tasas estimadas por nosotros, utilizando publicaciones de Twitter geolocalizadas y un algoritmo de aprendizaje automático. A pesar de que se utilizaron distintos métodos para evaluar las tasas de depresión -algunos se basaban en criterios clínicos, otros en encuestas telefónicas, etc.- y de que cada fuente incluía conjuntos diferentes (aunque superpuestos) de ciudades estadounidenses, encontramos un resultado consistente. En concreto, una duplicación de la población de la ciudad se asoció con una disminución del 12% de las tasas de depresión, por término medio.

Las tasas más bajas de depresión en las ciudades más grandes parecen ser una consecuencia de cómo se construyen las ciudades y pueden explicarse mediante una nueva visión científica de las ciudades denominada teoría de la escala urbana. La teoría de la escala urbana nos ha ayudado a comprender por qué algunas experiencias son comunes a todos los urbanitas y nos proporciona nuevas perspectivas sobre cómo estas experiencias colectivas influyen en la innovación, la delincuencia, la productividad económica y, ahora, la salud mental.

Para mí, el ajetreo de la vida en las ciudades más grandes se hizo especialmente patente cuando viajé por primera vez desde mi ciudad natal, Nueva York, a Chicago para ir a la universidad. Cuando bajé del avión, el ritmo más lento y la tranquilidad del medio oeste de Chicago parecían suspendidos en el aire. Me encontré de inmediato desacelerando y aclimatándome al estilo de vida algo más relajado de un área metropolitana de 9,6 millones de habitantes (en comparación con los 20,1 millones del área metropolitana de Nueva York).

Las redes de infraestructuras de las ciudades son similares al sistema circulatorio humano, y los patrones de ramificación de los árboles

Esta experiencia se debió, con toda probabilidad, a mi interiorización del hecho de que el ritmo de vida es más rápido en las ciudades más grandes, hecho que predice cuantitativamente y con precisión la teoría de la escala urbana. En concreto, una ciudad con el doble de habitantes que otra tendrá un ritmo de vida aproximadamente un 12% más rápido (el mismo porcentaje en el que disminuyen los índices de depresión). ¿Qué significa esto concretamente? Las investigaciones demuestran que la gente camina literalmente más rápido en las ciudades más grandes. La gente de las ciudades de unos 10.000 habitantes tiende a caminar a un ritmo pausado de 3,5 km por hora, mientras que la gente de las ciudades de alrededor de 1 millón de habitantes tiende a caminar a un ritmo de 5,8 km por hora, casi un trote.

Además de la velocidad al caminar, los estudios han encontrado pruebas de que la invención, la diversidad de empleos, las interacciones sociales, la diversidad de restaurantes y la delincuencia también aumentan en las ciudades más grandes, y también siguen la regla del 12%. Hay cierta variabilidad de una ciudad a otra, pero el aumento medio es del 12% por duplicación de la población. Estos estudios muestran que, en general, las ciudades fomentan una mayor interacción social (tanto positiva como negativa), diversidad, cultura y generación de ideas. Estos principios se resumen en la regla del 12% (y algunas otras) y parecen aplicarse en todas las culturas y a lo largo del tiempo, desde el año 1150 a.C.

¿Cómo es posible que podamos hacer predicciones tan precisas teniendo en cuenta todos los factores que hacen que cada ciudad y cada barrio sean únicos? En esencia, la teoría de la escala urbana es un conjunto de modelos matemáticos que explican cómo se organizan las ciudades. Estos modelos, tomando prestada una frase de Platón, “reúnen en una sola idea las particularidades dispersas” de la vida en la ciudad moderna, y explican y contextualizan algunas de las experiencias que los habitantes de la ciudad tienen cada día. Una idea clave es que el trazado físico de las ciudades sigue reglas sencillas. Las ciudades tienen redes de infraestructuras en capas -formadas por líneas eléctricas, calles, líneas de ferrocarril, etc.- con componentes más grandes que se ramifican en otros más pequeños que sirven a grupos más reducidos de personas. En este sentido, las redes de infraestructuras de las ciudades son similares a la red del sistema circulatorio humano de arterias, venas y capilares ramificados, y a los patrones de ramificación de los árboles. Además, el movimiento semirregular de las personas por las ciudades está limitado por estas redes de infraestructuras. Esto significa que podemos tomar prestadas algunas herramientas matemáticas de la física para construir ecuaciones que describan cómo se mueven las personas por las ciudades.

Con algunas consideraciones adicionales, las ecuaciones de la teoría de la escala urbana preguntan qué ocurre cuando equilibramos los costes y los beneficios asociados al movimiento de las personas, las mercancías y la información a través de las redes de infraestructuras de las ciudades. Aunque las matemáticas son complicadas, los resultados son relaciones sencillas entre el tamaño de la población de una ciudad y una serie de métricas urbanas. De ahí viene la predicción de un aumento del 12% en las métricas sociales, como la delincuencia y la innovación, con una duplicación del tamaño de la ciudad: es el resultado de cómo se construyen las redes de infraestructuras de las ciudades y facilitan las interacciones entre las personas que se mueven por ellas.

En cuanto a la depresión, la idea más importante es que las ciudades más grandes facilitan más interacciones sociales. Y sí, esto también sigue la regla del 12%. Para fundamentar esto en algunos números hipotéticos, si los residentes de una ciudad de 1 millón de personas tuvieran una media de 43 contactos sociales dentro de la misma ciudad, se esperaría que los residentes de una ciudad de 10 millones de personas tuvieran una media de 63 contactos sociales. ¿Por qué es esto importante para la depresión? Desde hace unos 10 años, sabemos que el número de contactos sociales que tiene la gente está fuertemente asociado al riesgo de depresión: cuanta más gente se relaciona, menor es el riesgo de experimentar síntomas depresivos. Teniendo en cuenta esto, tiene sentido que hayamos comprobado que las tasas de depresión son menores en las ciudades más grandes, y que esta reducción de las tasas de depresión sigue la regla del 12%.

El carácter de una ciudad, la influencia colectiva de sus habitantes, pende del aire

Esta observación tiene profundas implicaciones en nuestra forma de pensar sobre la depresión. Una de ellas es que la depresión en las ciudades puede entenderse en parte como un fenómeno ecológico colectivo. Los factores individuales son, por supuesto, importantes para la experiencia de una persona con la depresión, pero también lo es la red social más amplia en la que están integradas las personas. Por desgracia, aún no comprendemos del todo la dinámica exacta que conecta las interacciones sociales con la depresión. Sin embargo, mi investigación sugiere que el efecto de las interacciones sociales es acumulativo: las amistades cercanas y solidarias y las relaciones familiares pueden ser más importantes que las interacciones pasajeras con desconocidos, pero es probable que haya más de ambas (y de cualquier otro tipo de interacción social) en las ciudades más grandes.

Es importante destacar que el entorno físico de la ciudad -sus carreteras, líneas de tren y autobús, aceras y carriles bici- da forma a estas redes sociales. En concreto, a nivel de ciudades enteras, las infraestructuras facilitan la entrega de bienes, servicios e información, que ayudan a apoyar todas las oportunidades que ofrecen las ciudades. Al mismo tiempo, estas redes de infraestructuras permiten que las personas se desplacen por toda la ciudad para acceder a estas oportunidades y, en consecuencia, también facilitan las oportunidades para una mayor diversidad y número de interacciones sociales.

En este sentido, es cierto que el carácter de una ciudad, la influencia colectiva de sus habitantes, cuelga en el aire, dispuesta a tener un efecto sobre quien esté cerca para respirarlo.

Esta analogía adquiere un significado más concreto con respecto al COVID-19, que, como es lógico (ya que el contacto social facilita la transmisión por el aire), sigue la misma regla del 12% en la velocidad a la que se propaga por las ciudades. Al igual que en el caso de las enfermedades infecciosas como el COVID-19, existen razones de peso para realizar mediciones frecuentes y locales de las tasas de depresión. Los trastornos depresivos parecen ser cada vez más frecuentes, son extremadamente debilitantes y cuestan a la economía mundial miles de millones de dólares cada año en pérdidas de producción económica. Sospecho que un esfuerzo de seguimiento de la depresión de este tipo revelaría mejores formas de distribuir el acceso a la atención sanitaria mental a las comunidades que más lo necesitan.

Además, un seguimiento local repetido podría allanar el camino para comprender mejor otras enfermedades mentales. Algunas de ellas, como la ansiedad, son muy comórbidas con la depresión y probablemente sigan pautas similares. Otras, como la esquizofrenia o el autismo, podrían mostrar patrones diferentes en ciudades de distinto tamaño. Este seguimiento también podría ayudarnos a entender por qué las tasas de depresión son más bajas en algunas zonas rurales, a pesar de que las redes sociales son generalmente más pequeñas. ¿Quizás en las zonas rurales las interacciones sociales de mayor calidad compensan la falta de cantidad, mientras que en las grandes ciudades la cantidad compensa la menor calidad?

Las ciudades han tenido históricamente una mala reputación para la salud mental y física. Sin embargo, en un mundo en rápido proceso de urbanización, la mayor conectividad social de las grandes ciudades podría influir positivamente en la salud mental de los habitantes. Aunque un mayor número de contactos sociales dificulta la contención de epidemias como la COVID-19, también conlleva mayores oportunidades económicas, más innovación política y tecnológica y, aparentemente, menores tasas de depresión. Como cada año hay más personas que viven en las ciudades, es importante que reconozcamos, midamos e interioricemos cómo los lugares físicos que habitamos -y las personas con las que compartimos esos espacios- influyen en nuestro bienestar de formas que quizá no esperemos.


Andrew Stieris. Estudiante de doctorado en neurociencia integradora en la Universidad de Chicago. Su investigación se centra en la comprensión sistemática del contenido del pensamiento y la salud mental en las ciudades.

Post Anterior
green and white medication pill in clear glass jar

Experimentar con nootrópicos para aumentar la capacidad mental y la claridad

Siguiente Post

El fondo de inversión que está destripando los periódicos

Posts Relacionados