La fiebre de los terrenos en el Metaverso es una ilusión

La industria “inmobiliaria del futuro” del metaverso está plagada de software defectuoso, servidores vacíos y enormes oportunidades de abuso.

DESPUÉS DEL REEMBOLSO DE FACEBOOK a Meta, comenzó una serie de historias sobre una fiebre de tierras digitales. Los inversores estaban comprando parcelas en el ciberespacio, a veces por millones de dólares, aparentemente convencidos de que debía haber oro en esas colinas del metaverso. Y si tanta gente con tanto dinero se apresuraba, debía ser porque había beneficios. ¿No es así?

Sin embargo, el lenguaje que hemos utilizado para hablar de esta nueva fase de la tecnología -describiéndola en términos de un metaverso singular con un espacio finito para desarrollarse- ha ayudado a ocultar una realidad que se asemeja más a los videojuegos de acceso temprano y a los esquemas comunes de bombeo y descarga.

La narrativa del Metaverso

Sólo han pasado un par de meses desde el cambio de marca de Facebook, pero es difícil exagerar lo mucho que ha impulsado la conversación sobre el “metaverso”. Para empezar, casi todo el mundo lo describe como metaverso, cuando la realidad es que no existe un metaverso singular en el sentido en que hablamos de “Internet”. Servicios como Horizon Worlds, de Meta, y Mesh, de Microsoft, no interactúan entre sí, sino que son aplicaciones de RV independientes.

El problema de esta peculiaridad del lenguaje es que puede dar la impresión de que, por ejemplo, si una empresa dice que su aplicación de RV, su videojuego o su plataforma social forman parte del “metaverso”, entonces esa aplicación concreta debe ser el lugar donde se desarrollará ese futuro nebuloso. Lo cual es un poco como decir que la realidad aumentada es el futuro, y que Google Glass es un producto de RA, por lo tanto Google Glass es el futuro.

Bajo este marco implícito, las historias publicadas en todas partes, desde los sitios de criptoentusiastas hasta Business Insider y The New York Times, han promovido un “boom de tierras virtuales”, destacando la venta de 2,4 millones de dólares de una finca de 116 parcelas en Decentraland, mientras los inversores vierten millones de dólares en lugares virtuales. En estos artículos, los ejecutivos de Metaverse Group, una empresa autodenominada “inmobiliaria virtual”, describieron la compra de parcelas en “el metaverso” como algo parecido a la compra de una propiedad en Manhattan mucho antes de que la ciudad se desarrollara.

Más concretamente, plataformas como Decentraland o Sandbox venden tokens basados en NFT que apuntan a secciones de un mapa en sus mundos virtuales específicos, pero esos espacios no se cruzan. Como explicó a WIRED Dan Olson, un ensayista de vídeo que ha cubierto ampliamente las experiencias y los movimientos sociales en línea, desde los conciertos digitales de Fortnite hasta la tierra plana y QAnon, y que actualmente investiga la esfera de las criptomonedas, “están vendiendo sus tokens que te dan permiso para construir dentro de su espacio. Así que estás comprando efectivamente su servicio”.

En otras palabras, comprar “bienes inmuebles” en estas plataformas es como comprar una propiedad en Manhattan, pero en un mundo en el que cualquiera podría crear una cantidad infinita de Manhattans alternativos a los que fuera igual de fácil llegar. Lo que significa que la única razón para que los usuarios compren en este Manhattan es que ofrezca un servicio mejor que los demás.

En la mayoría de los aspectos, estas plataformas se asemejan a un videojuego corriente. El usuario controla un avatar 3D personalizable con el ratón y el teclado (aquí no hay RV ni RA) y navega por un entorno virtual. El debate sobre si un mundo social virtual cuenta como un videojuego es tan antiguo como Second Life, pero se llamen como se llamen, la principal innovación novedosa en ellos es el uso de NFT y criptomonedas.

El argumento de Decentraland es que el uso de NFTs hace que el terreno en su mundo de juego sea escaso y, por tanto, valioso. Puedes ser propietario de una parte del terreno, que aumentará su valor a medida que aumente la demanda del espacio, momento en el que podrás venderlo. También puedes alquilar el espacio de tu propiedad a marcas que quieran anunciarse, organizar eventos y obtener una parte de las ventas, o abrir una tienda y vender artículos digitales a los usuarios.

El lenguaje que utilizan los inversores, e incluso los medios de comunicación que los cubren, para describir este tipo de desarrollo se hace eco de la terminología inmobiliaria de la vida real. Un comunicado de prensa de Tokens.com (que posee una participación del 50 por ciento en Metaverse Group) decía que la empresa había puesto “tierra digital” en una torre en Decentralandia -frase de la que se hizo eco The New York Times en su informe sobre la historia- y que la torre está “en construcción” en las parcelas de tierra que posee Metaverse Group.

Sin embargo, esta es una forma poco habitual de describir el proceso de diseño de modelos 3D o entornos virtuales. Como explicó a WIRED el ingeniero de software y escéptico de las criptomonedas Stephen Diehl, este tipo de lenguaje puede tener más que ver con la construcción de una historia que con la descripción de un proceso técnico. “La gente necesita tener una narrativa detrás. Porque, al fin y al cabo, sólo estás comprando números en un ordenador”, dijo.

“La historia de que estás comprando algo en un nuevo rascacielos o en un edificio es en gran medida una especie de mentira”.


Eric Ravenscraft.

Post Anterior

Los VCs bañaron a las startups con dinero en 2021. Ahora viene lo difícil

Siguiente Post
woman sitting on bed with MacBook on lap

Life Hacking: cuando no se puede optimizar más

Posts Relacionados