Cómo evitar la positividad tóxica

El tener perspectiva positiva de la vida se piensa como algo bueno para el bienestar mental. El problema es que la vida no siempre es positiva. Todos lidiamos con emociones y experiencias dolorosas. Esas emociones, aunque a menudo desagradables, son importantes y deben sentirse y tratarse abierta y honestamente.
yellow smiley emoji on gray textile

¿Qué es la positividad tóxica?

La positividad tóxica suele basarse en la idea de que las personas deben ser siempre positivas y felices, y que las emociones negativas son indeseables. Esto puede hacer que las personas sientan que tienen que ocultar sus verdaderos sentimientos o que no se les permite expresarlos.

También puede hacer que la gente invalide las experiencias de otras personas diciéndoles que sólo se sienten así porque están pensando negativamente. La positividad tóxica puede hacer que las personas sientan que tienen que poner una cara feliz todo el tiempo, incluso cuando están pasando por momentos difíciles. Esto puede llevar al agotamiento y al resentimiento.

¿Cómo se manifiesta la positividad tóxica?

La positividad tóxica puede manifestarse de muchas maneras. Te compartimos algunos ejemplos que pudieras haber experimentado alguna vez en tu vida:

  • Si te enfrentas a una situación difícil, te pudieran haber dicho cosas como “mira el lado bueno” o “podría ser peor”. Si bien dichos comentarios a menudo tienen la intención de ser comprensivos, también pueden ser una forma de silenciar cualquier cosa que desee decir sobre lo que está experimentando.
  • Ante una pérdida, la gente te dice “todo pasa por algo”. Este tipo de comentarios puede dificultar que las personas que sufrieron la pérdida expresen realmente como se sientan.
  • Cuando expresas decepción o tristeza, alguien te dice que “la felicidad es una elección”. Esto sugiere que si sientes emociones negativas, entonces es tu culpa por no “elegir” ser feliz.

¿Por qué es dañina la positividad tóxica?

La positividad tóxica puede ser perjudicial porque puede impedir que las personas expresen sus emociones de forma saludable. También puede conducir al agotamiento, el resentimiento y el aislamiento.

La positividad tóxica puede dificultar que las personas expresen sus verdaderos sentimientos. Esto puede provocar problemas en las relaciones y la comunicación.

También tiene el potencial de hacer sentir a las personas culpables de que no pueden ser más positivas.

La positividad tóxica también puede invalidar las experiencias de otras personas. Esto puede hacer que se sientan aislados.

Es posible ser optimista ante experiencias y desafíos difíciles. Pero las personas que atraviesan una situación difícil o evento traumático no necesitan que se les diga que se reaccionen de manera positiva.

Cómo evitar la positividad tóxica

Es importante ser consciente de las formas en que se manifiesta la positividad tóxica y buscar evitarla, te compartimos algunas recomendaciones:

  • Cuando escuches a alguien que te cuenta un problema, en vez de tratarlo de hacer sentir mejor, escucha y valida sus sentimientos y experiencias. Esto puede ayudar a crear una conversación más abierta y comprensiva.
  • Recordar que es normal sentirse estresado o triste cuando te enfrentas a una situación difícil. Más que querer sentirse mejor pronto, enfócate en el autocuidado, en los pequeños pasos que puedes hacer para recuperar tu estabilidad.
  • Estar al pendiente de cómo te sientes y con lo que te rodeas. Seguir cuentas de redes sociales “positivas” a veces puede servir como fuente de inspiración, pero presta atención a cómo se siente después de ver e interactuar con dicho contenido. Si te quedas con una sensación de vergüenza o culpa después de ver publicaciones “motivadoras”, podría deberse a una positividad tóxica. En tales casos, considera limitar su consumo de redes sociales.

Lista de recursos para trabajar la positividad tóxica

La positividad tóxica tiene una estrecha relación en nuestra manera de gestionar las emociones, si trabajas en identificar y manejar tus emociones de una manera más honesta y abierta, seguramente reducirá las ocasiones en que reaccionas con positividad tóxica a tus emociones y a los demás. Te compartimos una serie de recursos que podrán ayudarte en el proceso:

  1. El poder de la vulnerabilidad: La académica, investigadora y escritora Brené Brown ha escrito muchos libros sobre cómo el aceptarnos y mostrarnos como seres más vulnerables nos hace sentir más felices y preparados para lidiar con la adversidad.
  2. Comenzar una terapia psicológica: los psicólogos son profesionales de la salud expertos en ayudar a las personas a manejar sus emociones. Hablar sobre lo que sientes (o sentiste en el pasado y reprimiste) en un espacio de terapia psicológica seguro y sin juicios, es un gran paso en el proceso de mejorar la relación que tienes con tus emociones.
  3. Lidiar con las emociones negativas: en este artículo escrito y revisado por 2 profesionales de la salud mental, podrás leer varias ideas y ejercicios para ayudarte a manejar de formas diferentes las emociones negativas.

Últimas palabras sobre la positividad tóxica

La positividad tóxica suele ser sutil, y todos nos hemos involucrado en este tipo de pensamiento en un momento u otro. Sin embargo, al aprender a reconocerlo, podrá ayudarte a reducir este tipo de pensamiento y brindar (y recibir) un apoyo más auténtico cuando estés pasando por algo que no es fácil.


Cinthia Marcos. Psicóloga y directora de Neopraxis

Post Anterior

EDIT.org, la startup de diseño gráfico online perfecta para otras startups 

Siguiente Post

Amazon te pagará 10 dólares de crédito por tu huella biométrica en la palma de la mano

Posts Relacionados